Traducido por el equipo de Sott.net

El lunes, Ucrania masacró a 16 civiles, entre ellos dos niños, con proyectiles de 155 mm de la OTAN, según el jefe de la República Popular de Donetsk (RPD), Denis Pushilin. Los proyectiles alcanzaron dos barrios adyacentes, diezmando zonas residenciales y comerciales, incluido un mercado que ya había sufrido ataques mortales.
donetsk explosion
© Eva Bartlett
El número de muertos civiles sigue creciendo mientras algunos ciudadanos de la UE se levantan contra el apoyo de sus gobiernos a Kiev
Las escenas de muerte no son nada nuevo para los residentes y los periodistas de Donetsk, que de vez en cuando es objeto de ataques ucranianos, como el que afectó a su región central el 4 de agosto, en el que murieron seis personas, entre ellas una bailarina de 11 años, su abuela y su profesora de ballet.

Pero la carnicería del lunes fue peor que cualquier otra que haya visto en los meses que llevo informando aquí. La calle estaba llena de trozos de carne: parte de una mano, un pie, una oreja. Alguien había puesto el teléfono de un hombre muerto sobre su estómago. Estaba sonando, el alegre tono de llamada era incongruente con su cuerpo sin vida y las escenas y el hedor de la muerte a su alrededor.


Para la mayoría de la gente, el concepto de guerra es lejano, y las muertes se normalizan gracias a los medios de comunicación que informan del número de víctimas y de los edificios destruidos, por lo que la mayoría de los que oyen hablar de la muerte de civiles no entienden realmente cómo es o huele una escena así.

Para los lugareños, también está normalizado, a su manera, después de más de ocho años de ataques ucranianos: un tipo de normalidad trágicamente grotesca, en la que la rutina posterior a los bombardeos comienza poco después de que se apaguen las últimas explosiones.

Cuando llegué al lugar de los hechos, los lugareños ya estaban barriendo los fragmentos de vidrio y tapando las ventanas, preparándose para reabrir sus tiendas. Los inspectores del Comité de Investigación ruso estaban en el lugar recogiendo metralla y midiendo el punto de impacto del proyectil, para determinar la naturaleza del armamento. Cuando se les preguntó por lo sucedido, se cuidaron de afirmar que no podían decir nada hasta la conclusión de su investigación.

Llegó un vehículo de emergencia y los trabajadores empezaron a cargar los cadáveres, o partes de ellos, en camillas y a retirarlos.

A unos 100 metros de distancia, había un enorme agujero en el lateral de un edificio de apartamentos. El proyectil había impactado justo en el lugar en el que un escrito en la pared indicaba la dirección del sótano más cercano, que debía ser utilizado como refugio antibombas. Las puertas de estas escaleras suelen dejarse permanentemente abiertas, para que cualquiera que quede atrapado en el bombardeo tenga una oportunidad de sobrevivir, si consigue llegar a la puerta y al sótano a tiempo.

Las víctimas de otro asalto ucraniano, que tuvo lugar el sábado, no tuvieron esa opción. El centro de Donetsk fue alcanzado por unas diez bombas en el transcurso de 30 minutos alrededor del mediodía. Al menos cuatro civiles murieron, uno de los cuales vi todavía en el suelo. Unos minutos después, se llevaron su cuerpo. Uno de los proyectiles impactó en un coche que circulaba por la calle Artema, incendiándolo y matando a dos civiles. Cuando llegué al lugar, el vehículo se había quemado y se habían llevado a los muertos. Los trabajadores ya estaban repavimentando las calles, barriendo los escombros y los cristales de las aceras.

Las armas occidentales matan a los civiles del Donbás

Cuando las voces rusas y del Donbás afirman que Ucrania está matando a los civiles del Donbás con armas occidentales, la respuesta es el silencio, la burla o la inversión de la realidad: afirma que Rusia está bombardeando el Donbás, algo que cualquier residente de a pie podría desmentir fácilmente, ya que lleva más de ocho años bajo los bombardeos de Ucrania.

La corresponsal de guerra, Christelle Neant, escribió sobre los bombardeos del sábado:
"Después de presentar las fotos de la metralla que encontré en el lugar a Adrien Bocquet, que ahora es un experto en armas de la OTAN para la representación de la RPD en el JCCC (Centro Conjunto de Vigilancia y Coordinación de los Crímenes de Guerra de Ucrania), confirmó que eran proyectiles estadounidenses de 155 mm, algunos disparados por cañones Caesar y otros por cañones TRF1.

Los famosos cañones TRF1 que pueden disparar municiones de racimo de 155 mm (prohibidas), que yo había mencionado en junio y que la prensa occidental había asegurado que Francia no había suministrado a Ucrania. Antes de enterarse, a principios de septiembre, de que París sí las había vendido a Kiev".
Recientemente, los europeos de Alemania, Francia e Italia llevaron a cabo acciones "#StopKillingDonbass", denunciando la venta de armas occidentales a Ucrania, y pidiendo que se ponga fin a la misma. Fue bastante apropiado que las acciones se produjeran el día después de que Ucrania bombardeara de nuevo el centro de Donetsk.

A estas acciones les siguió la publicación de una petición contra el suministro de armas a Ucrania, en la que se decía
"Hoy, en contra de los principios fundamentales establecidos en el artículo 2 de la Carta de la ONU, en particular, los principios de igualdad soberana y de solución pacífica de las controversias internacionales, nuestros países suministran a Ucrania armas que causan muertes y heridas masivas de civiles en el Donbás, incluidos niños."

Concluye: "Exigimos que se ponga fin a la financiación del terrorismo de Estado y al genocidio contra el pueblo del Donbás, así como a las continuas violaciones de los Convenios de Ginebra de 1949 y otros actos del derecho internacional humanitario desde 2014."
En este momento, no hay ninguna región segura en Donetsk, ningún lugar está fuera de los bombardeos de Ucrania, ni las maternidades, ni los concurridos mercados. Sin embargo, el tema parece estar fuera de los límites de la información de los medios de comunicación occidentales de propiedad corporativa.
Eva Bartlett es una periodista independiente canadiense. Ha pasado años sobre el terreno cubriendo zonas de conflicto en Oriente Medio, especialmente en Siria y Palestina (donde vivió casi cuatro años). @evakbartlett