Traducido por el equipo de Sott.net

La clase política y los medios de comunicación occidentales han desestimado como "teorías de la conspiración" todas las afirmaciones de que Estados Unidos es probablemente responsable del sabotaje del mes pasado de los gasoductos Nord Stream, incluso mientras lanzan exactamente las mismas acusaciones contra Rusia sin utilizar nunca ese término. Lo que probablemente dice mucho sobre la forma en que se ha utilizado esa etiqueta a lo largo de los años, si se piensa en ello.
gasleak
© Danish Defence/Anadolu Agency/Getty Images
Fuga de gas en Nord Stream 2 vista desde un interceptor F-16 danés
En una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU el viernes, el enviado estadounidense Richard Mills acusó repetidamente a Rusia de promover "teorías conspirativas" en sus acusaciones de Nord Stream contra Estados Unidos, diciendo:
"Nuestros colegas rusos han decidido instrumentalizar la reunión del Consejo de Seguridad para difundir teorías conspirativas y desinformación. Es importante que utilicemos esta reunión no para fomentar teorías conspirativas, sino para centrar nuestra atención en la flagrante violación de la Carta por parte de Rusia y en sus crímenes en Ucrania". Estados Unidos niega categóricamente cualquier implicación en este incidente y no hay justificación para que la delegación rusa plantee teorías conspiratorias y desinformación masiva en este Consejo".
A continuación, Mills dedica el resto de su intervención a insinuar que en realidad fue Rusia quien perpetró los ataques, mencionando la palabra "infraestructura" no menos de nueve veces en sus argumentos para establecer que en Ucrania, Rusia tiene un historial de ataques a infraestructuras civiles críticas similares a los oleoductos.

Mills dice:
"El sabotaje de infraestructuras críticas debería preocuparnos a todos. En el contexto de la agresión de Rusia contra Ucrania, hemos visto numerosos ataques rusos que han dañado infraestructuras civiles. Fuimos testigos de cómo Rusia se apoderó imprudentemente del control de la mayor central nuclear de Europa, con el riesgo de una catástrofe nuclear en Europa. Hemos visto innumerables ataques que han destruido infraestructuras eléctricas civiles. A pesar de los esfuerzos que hemos escuchado hoy para distraernos de la verdad, para distribuir más desinformación y teorías un poco descabelladas, los hechos sobre el terreno en Ucrania hablan por sí mismos".

Business Insider ha publicado un nuevo artículo titulado "El sabotaje de los gasoductos fue un 'disparo de advertencia' de Putin a Occidente, y debería prepararse para más subterfugios, advierten los expertos rusos". Los "expertos" en cuestión son los siguientes: Eso es todo; esos son todos los expertos. Dos belicistas mentirosos y una profesora de historia.

En ninguna parte del artículo de Business Insider aparecen las palabras "conspiración" o "teoría". Contrasta esto con el reciente artículo de Associated Press titulado "Los rusos impulsan una teoría infundada que culpa a Estados Unidos de la rotura del oleoducto", en el que se ponía tanto empeño en hacer pasar las acusaciones de sabotaje del Nord Stream por parte de Estados Unidos como una disparatada teoría de la conspiración que la enmarcaba como algo que sólo creen los sectarios de QAnon. AP escribió:
"La sugerencia de que Estados Unidos causó el daño estaba circulando en foros en línea populares entre los conservadores estadounidenses y los seguidores de QAnon, un movimiento de teoría de la conspiración que afirma que Trump está luchando una batalla contra una secta satánica de tráfico de niños que controla los eventos mundiales.

Una y otra vez vemos cómo se aplica el peyorativo "teoría de la conspiración" a las acusaciones contra una nación pero no contra la otra, a pesar de que se trata exactamente de la misma acusación. Ambas son teorías de la conspiración por definición: son teorías sobre una supuesta conspiración para sabotear los oleoductos rusos. Pero la clase política/mediática occidental aplica sistemáticamente esa etiqueta a una y nunca a la otra.

Aquí hay un enlace a otro artículo de Business Insider que aplica la etiqueta de "teoría de la conspiración" a las acusaciones de sabotaje del Nord Stream de Estados Unidos. Aquí hay uno de The Independent que hace lo mismo. Aquí hay uno del The Washington Post. Aquí hay uno de Newsweek. Aquí hay uno de Vox. Aquí hay uno del grupo de presión The Atlantic Council. Aquí hay uno del grupo de presión Brookings Institution. Aquí hay uno de Media Matters for America, fundado por el grupo de presión Center for American Progress.

¿Entiendes el mensaje? ¿Recibes el mensaje alto y claro? Acusa a Estados Unidos de sabotear los oleoductos Nord Stream y se le llamará teoría de la conspiración. Acusa a Rusia de hacer exactamente lo mismo y se le llamará noticia.

Y, por supuesto, al señalar este doble rasero caricaturesco no pretendo sugerir que ambas teorías estén igualmente bien probadas. No se esperaría que lo estuvieran en una contienda en la que una de las partes ha hecho sabotear su propia infraestructura energética.

Por ejemplo, está el hecho de que el Secretario de Estado Antony Blinken dijo explícitamente que el sabotaje de los gasoductos que llevan gas ruso a Alemania ofrece una "tremenda oportunidad" para acabar con la dependencia de Europa de la energía rusa. También está el hecho de que un estudio encargado por el Pentágono en 2019 por la Corporación RAND sobre cómo sobrepasar y debilitar a Rusia declaró explícitamente que los Estados Unidos se beneficiarían de detener el Nord Stream 2. También está el hecho de que tanto el presidente Biden como su subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, dijeron explícitamente que el Nord Stream 2 se acabaría si Rusia invade Ucrania, el hecho de que EE.UU. sancionó a los que construyeron Nord Stream 2, el hecho de que la exsecretaria de Estado Condoleezza Rice haya sido grabada diciendo que EE.UU. quiere que los europeos sean más dependientes de la energía de América del Norte que de los gasoductos de Rusia, el hecho de que los alemanes acababan de exigir airadamente el fin de las sanciones dirigidas por EE.UU. a Rusia y la reapertura del gas Nord Stream, el hecho de que las fuerzas navales de EE.UU. hayan realizado recientemente ejercicios con vehículos submarinos no tripulados justo en el lugar donde fueron atacados los gasoductos, el hecho de que se hayan encontrado vehículos submarinos no tripulados con cargas explosivas cerca de los gasoductos rusos en el pasado, el hecho de que Polonia acaba de inaugurar, literalmente, un gasoducto que transportará gas desde Noruega a través de Dinamarca y el Mar Báltico, el hecho de que, según se informa, se grabaron helicópteros militares estadounidenses viajando entre los puntos de explosión y a lo largo del gasoducto Nord Stream 2 poco antes de las explosiones, y el hecho de que la CIA tiene un historial conocido de voladuras de gasoductos rusos.

Pero claro, si crees que Estados Unidos podría tener alguna mínima responsabilidad en este ataque, eres un loco teórico de la conspiración y no te diferencias de los QAnoners que creen que los pedófilos adoradores de Satán gobiernan el mundo.

Bien, imperio. Mensaje recibido. Aunque me hace preguntarme sobre algunas de esas otras "teorías conspirativas" que nos has dicho que ignoremos.
Sobre la autora:
Caitlin Johnstone: Mi trabajo está enteramente apoyado por los lectores, así que si te ha gustado este artículo, por favor, considera compartirlo, seguirme en Facebook, Twitter, Soundcloud o YouTube, o echar algo de dinero en mi bote de propinas en Ko-fi, Patreon o Paypal. Si quieres leer más, puedes comprar mis libros. La mejor manera de asegurarte de que ves las cosas que publico es suscribirte a la lista de correo para en mi website o en Substack, con lo que recibirás una notificación por correo electrónico de todo lo que publique. Todo el mundo, excluidas las plataformas racistas, tiene mi permiso para volver a publicar, utilizar o traducir cualquier parte de esta obra (o cualquier otra cosa que haya escrito) de la forma que quiera sin coste alguno. Para más información sobre quién soy, cuál es mi posición y qué intento hacer con esta plataforma, haz clic aquí. Todas las obras fueron escritas en colaboración con mi marido estadounidense Tim Foley.