Traducido por el equipo de sott.net

Hoy se cuestionan más fotografías de una campaña de Balenciaga retirada por el protagonismo de un libro que homenajea a un artista belga cuya obra incluye representaciones de niños pequeños castrados.
balenciaga unused photo ad campaign

En esta imagen de la campaña de primavera del 23 de Balenciaga, Isabelle Huppert está sentada frente a una pila de libros, incluido uno que homenajea a Michael Borremans, un pintor belga cuya obra es conocida por incluir representaciones de niños pequeños castrados.
En dos fotos de la campaña de primavera del 23 de la marca, ahora cancelada, aparece la actriz francesa Isabelle Huppert posando en una oficina de Manhattan con una pila de libros detrás de ella.

Entre los libros hay uno que homenajea al pintor belga Michael Borremans. La obra de Borremans es variada, pero con frecuencia está protagonizada por niños. Su serie 2017/2018, El fuego del sol, muestra a un grupo de niños pequeños, algunos de ellos con la piel manchada de sangre, en una composición siniestra.

En algunas de las imágenes, los niños pequeños parecen castrados.

Balenciaga no ha hecho comentarios sobre el libro de Borremans ni sobre cómo se ha incluido en su campaña de Primavera del 23.

Hay otras similitudes claras entre el trabajo de Borremans y algunos de los diseños pasados de Balenciaga, en concreto la imagen de Kim Kardashian en la Gala del Met de 2021, donde apareció con una tela negra cubriendo su rostro.
kim kardashian face covered

Las imágenes en las que aparece el libro de su obra fueron rápidamente retiradas de la web de la marca de moda esta semana tras la polémica de los osos de peluche BDSM.

Dichas imágenes mostraban a jóvenes modelos infantiles que sostenían los osos, que en realidad eran bolsos mullidos, posando alrededor de una cristalería.

En un comunicado el lunes, la marca volvió a pedir disculpas por la campaña de los osos y asumió toda la responsabilidad de la misma:

"Nos gustaría abordar las controversias en torno a nuestras recientes campañas publicitarias. Condenamos enérgicamente el abuso infantil; nunca fue nuestra intención incluirlo en nuestra narrativa.

Las dos campañas publicitarias en cuestión reflejan una serie de graves errores de los que Balenciaga se hace responsable.

La primera campaña, la de la colección de regalos, mostraba a niños con bolsos de peluche vestidos con lo que algunos han calificado de trajes inspirados en el BDMS. Nuestros bolsos de peluche y la colección de regalos no deberían haber sido presentados con niños.

Fue una elección equivocada por parte de Balenciaga, combinada con nuestro fracaso en la evaluación y validación de las imágenes. La responsabilidad de este hecho recae exclusivamente en Balenciaga", declaró.

Sin embargo, la casa de moda afirma que otro controvertido accesorio que se coló en el plató (una copia impresa de una sentencia de la Corte Suprema de EEUU sobre pornografía infantil) fue culpa de la empresa de producción de diseños North Six.

La segunda campaña, independiente, para la primavera de 2023, que pretendía replicar un entorno de oficina de negocios, incluía una foto con una página de fondo de una sentencia de la corte suprema que confirma como ilegal y no protegida por la libertad de expresión la promoción de la pornografía infantil.

Todos los elementos incluidos en este rodaje fueron proporcionados por terceros que confirmaron por escrito que estos accesorios eran documentos de oficina falsos.

Resultaron ser documentos legales reales que probablemente procedían del rodaje de un drama televisivo.

La inclusión de estos documentos no aprobados fue resultado de una negligencia temeraria por la que Balenciaga ha presentado una denuncia.

Asumimos toda la responsabilidad por nuestra falta de supervisión y control de los documentos en el fondo y podríamos haber hecho las cosas de otra manera".

Los abogados de Balenciaga presentaron la semana pasada una notificación de comparecencia contra North Six y el escenógrafo Nicholas Des Jardins, alegando que son responsables.

El agente de Des Jardins dijo que se le está convirtiendo en un chivo expiatorio, y que varios miembros del personal de Balenciaga estaban en el plató en el momento del rodaje.

Otros miembros de la industria de la moda están de acuerdo.

1 Granary, fundada por estudiantes de Central Saint Martins para representar el talento en la industria de la moda, condenó la respuesta de Balenciaga.

"La rendición de cuentas sólo cuando se tiene éxito, parece ser el mantra de Balenciaga esta semana.

Quieren hacernos creer que Demna es el genio que todo lo ve y que toma personalmente todas las decisiones creativas de la casa... y sin embargo, cuando una campaña se cancela con razón, de repente se culpa a los colaboradores externos.

Los verdaderos líderes asumen la responsabilidad. De los errores de su equipo y de los suyos propios", dijeron.

En la presentación, los abogados de Balenciaga culpan al estudio, al que ha recurrido en múltiples ocasiones en el pasado, de la controversia, sin hacer mención a la polémica de los osos de principios de semana.

"Como resultado de la mala conducta de los demandados, los miembros del público, incluidos los medios de comunicación, han asociado falsa y horriblemente a Balenciaga con el repulsivo y profundamente perturbador tema de la decisión judicial", revelan los documentos judiciales.

"Los demandados son responsables ante Balenciaga de todos los daños resultantes de esta falsa asociación".

La marca está siendo boicoteada por un puñado de clientes famosos.

Kim Kardashian, su prolífica embajadora que es amiga del director creativo Demna Gvasalia, dijo que estaba "disgustada" con las imágenes y que estaba "reevaluando" su relación con la marca.

Demna no ha emitido ningún comunicado personal desde que estalló la polémica.