Traducido por el equipo de Sott.net

Tras tres días intentando salvar a varios calderones varados en Cape Cod, los esfuerzos de los rescatadores llegaron a su fin el miércoles.
The pilot whales were found stranded on a Massachusetts beach

Los calderones aparecieron varados en una playa de Massachusetts
Seis ballenas fueron encontradas varadas en una playa de Eastham el lunes por la tarde. Los esfuerzos de los rescatadores por devolver las ballenas al agua con la marea alta tuvieron éxito en un principio, pero el martes encontraron muerta a la ballena más joven y luego descubrieron que cuatro de las otras ballenas se habían vuelto hacia la orilla y habían quedado varadas de nuevo.

Misty Niemeyer, oficial de rescate de animales y coordinadora de varamientos del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales, que dirigió la respuesta, dijo que eran cautelosamente optimistas sobre el esfuerzo, pero al final no fue posible salvar a esas cuatro ballenas que volvieron a varar. Dijo que todas ellas estaban en mal estado de salud y se encontraban en una zona en la que era difícil trabajar. Eso, combinado con los vientos huracanados de hoy y la marea alta al anochecer, llevó a veterinarios y biólogos a determinar que lo mejor era aplicar la eutanasia a las ballenas.


"Estos animales no iban a poder sobrevivir después de estar tantos días ahí fuera", dijo Niemeyer.

Los equipos de rescate no han podido encontrar a la última de las seis ballenas que quedaron varadas el lunes, y temen que también tenga problemas.

"Aunque lleva una marca temporal por satélite, si los animales quedan varados y están en un poco de agua o no están erguidos, puede ser difícil encontrarlos", explicó. "En algunas zonas de Cape Cod, hay muchos recovecos difíciles de localizar. Y por eso hemos tenido equipos buscando durante horas esta mañana e intentando localizar a ese animal".

Dijo que debido a la geografía de Cape Cod y a los cambios de marea, la región es efectivamente una "trampa" para delfines y ballenas. De hecho, es el lugar donde varan con más frecuencia los delfines del mundo, lo que significa que su equipo tiene mucha práctica -y muchos éxitos- en ayudar a los animales varados. Sin embargo, afirma que los calderones tropiezan con dificultades especiales porque su tamaño hace que sea más difícil y peligroso trabajar con ellos.

"Nuestro objetivo es siempre sacar a los animales y rescatarlos cuando podemos. También queremos asegurarnos siempre de anteponer el bienestar del animal y tomar la mejor decisión para él", explicó. "Y puede ser muy duro cuando tu equipo pone todo su esfuerzo y energía y se agotan durante días para que luego ese sea el resultado. Pero, por desgracia, a veces es así".