Traducido por el equipo de SOTT.net

La capital nacional, Delhi, registró el miércoles su octavo día de ola de frío en enero, el mayor número en este mes en al menos 12 años, según el Departamento Meteorológico de la India (IMD).
People sit around a bonfire to warm themselves during a cold winter morning, in New Delhi
© PTI
Personas sentadas alrededor de una hoguera para calentarse durante una fría mañana de invierno, en Nueva Delhi.
Varios vuelos y trenes circulaban con retraso debido a la escasa visibilidad, informó la agencia de noticias ANI.

"Varios vuelos programados para salir del aeropuerto internacional Indira Gandhi (IGI) de Delhi sufrieron retrasos debido a la niebla, citó ANI a la autoridad aeroportuaria.

El observatorio de Sadarjung, la principal estación meteorológica de Delhi, registró una temperatura mínima de 2,6 grados centígrados. El martes fue de 2,4 grados Celsius y el lunes de 1,4 grados.


Delhi vivió siete días de ola de frío en enero de 2020, mientras que el año pasado no registró ninguno.

La ciudad registró una intensa ola de frío del 5 al 9 de enero, la segunda más larga del mes en una década, según datos del IMD.

También ha registrado más de 50 horas de niebla densa este mes hasta ahora, la mayor cantidad desde 2019.


La oficina meteorológica dijo que las condiciones de ola de frío disminuirían del jueves al viernes bajo la influencia de dos perturbaciones occidentales que probablemente afecten a la región en rápida sucesión. Cuando una perturbación occidental -un sistema meteorológico caracterizado por vientos cálidos y húmedos procedentes de Oriente Medio- se acerca a una región, la dirección del viento cambia.

También es posible que se produzcan lluvias débiles o lloviznas hacia la noche del jueves.

Se prevé que lluvias de ligeras a moderadas y una granizada con vientos de hasta 50 kilómetros por hora azoten el noroeste de la India, incluida Delhi, los días 23 y 24 de enero bajo la influencia de otra perturbación del oeste.

Delhi no ha registrado precipitaciones en lo que va de invierno. El departamento meteorológico lo atribuye a la ausencia de fuertes perturbaciones occidentales en noviembre y diciembre.

El año pasado, la ciudad registró 82,2 mm de precipitaciones en enero, la cifra más alta del mes desde 1901.

(Con aportaciones de PTI)