Traducido por el equipo de SOTT.net

Las famosas orcas del Estrecho de Gibraltar han vuelto. Esta semana, otro velero fue inutilizado frente al Cabo Espartel por unas orcas que lo atacaron hasta romperle el timón, un patrón demasiado familiar para los navegantes de la región.
Orcas off Spain (file image courtesy MITMA)
© Imagen de archivo cortesía del MITMAOrcas frente a España
A primera hora del lunes, la tripulación del velero Larios hizo una llamada de socorro e informó de que su embarcación estaba inutilizada. Habían entrado en contacto con tres orcas y habían perdido el timón. La Salvamar Marítima envió la embarcación de rescate Salvamar Arcturus desde el puerto de Tarifa para prestarles ayuda, y el Arcturus los remolcó hasta Barbate para repararlos.

Nunca se ha documentado un ataque mortal a un humano por parte de una orca en libertad, pero las orcas llevan años chocando contra veleros frente al Estrecho de Gibraltar y la costa de Galicia. Sólo entre julio y octubre de 2020 se registraron al menos 40 incidentes con veleros frente a las costas de España y Portugal. Los ataques tienen un patrón específico: las orcas siempre apuntan al timón, y a menudo hacen que el barco se balancee en un amplio arco. Las embarcaciones atacadas son siempre veleros de menos de 15 metros de eslora.

Tras revisar las imágenes de vídeo de los incidentes de los veleros y analizar las cicatrices en los cuerpos de las orcas, los científicos marinos del centro de investigación CIRCE determinaron que se trata de tres ejemplares concretos, todos machos adolescentes. Identificados a partir de las encuestas de investigación como Gladis Black, Gladis White y Gladis Gray, todos pertenecen a la misma manada familiar, y parecen estar involucrándose con los veleros como una forma de entretenimiento.

"Por lo que estoy viendo, son sobre todo dos de esos tipos [los Gladis] en particular los que se están volviendo locos", declaró a la BBC el Dr. Renaud de Stephanis, biólogo marino. "Sólo juegan, juegan y juegan. . . . Parece que es algo que les gusta mucho y ya está".

Las interacciones continuaron el año pasado: en julio de 2022, dos embarcaciones quedaron inutilizadas con daños en el timón en rápida sucesión frente a Galicia, y una tuvo que pedir un remolque a Salvamento Marítimo.