Traducido por el equipo de SOTT.net

Un oso atacó y mató a un corredor en un camino forestal en el noreste de Italia, el primer caso de este tipo, dijo el viernes a la AFP una fuente cercana al caso.
A Marsican brown bear in Majella national park in Abruzzo, Italy. Brown bears were reintroduced to Trentino between 1996 and 2004.
© AFPUn oso pardo marsicano en el parque nacional de Majella, en los Abruzos (Italia). Los osos pardos fueron reintroducidos en Trentino entre 1996 y 2004.
Andrea Papi, de 26 años, murió el miércoles mientras corría por una zona montañosa cercana a su pueblo, Caldes, en la región de Trentino. Su familia dio la voz de alarma cuando no regresó y un equipo de búsqueda encontró su cuerpo durante la noche.

Había sufrido heridas profundas en el cuello, los brazos y el pecho, y la autopsia realizada el viernes concluyó que había sido atacado por un oso, añadió la fuente, confirmando los informes de la prensa italiana.

En marzo, un hombre fue atacado por un oso en la misma región, lo que suscitó un debate sobre los peligros que entrañan estos animales, reintroducidos en la zona entre 1996 y 2004.

En 2014, una hembra de oso pardo conocida como Daniza mutiló a un hombre que buscaba setas en la misma región. La osa, trasladada desde Eslovenia a los bosques de Trentino en 2000, murió tras ser anestesiada durante un intento de captura.

La autoridad local ha decidido rastrear y matar al animal, una vez identificado, según declaró a la prensa el viernes por la noche el presidente de la región de Trentino, Maurizio Fugatti. El grupo ecologista WWF ya había reconocido que era necesario sacrificarla.

Pero Annamaria Procacci, ex diputada ecologista que ahora trabaja con el grupo de bienestar animal ENPA, denunció la falta de precauciones de las autoridades locales. Los osos normalmente se mantienen a distancia de las personas, argumentó.

Las autoridades locales debían asegurarse de que la gente se mantuviera alejada de las zonas donde las hembras criaban a sus oseznos, añadió.

Fuente: AFP