Traducido por el equipo de SOTT.net

Francia ha prohibido los vuelos nacionales de corta distancia cuando existan alternativas ferroviarias, en un intento de reducir las emisiones de carbono.
plane train
© Image source, EPA/ Getty ImagesLos activistas climáticos habían propuesto suprimir los viajes en avión cuando existieran trayectos en tren de menos de cuatro horas.
La ley entró en vigor dos años después de que los legisladores votaran a favor de poner fin a las rutas en las que el mismo trayecto podía hacerse en tren en menos de dos horas y media.

La prohibición prácticamente excluye los viajes aéreos entre París y ciudades como Nantes, Lyon y Burdeos, mientras que los vuelos de conexión no se ven afectados.

Los críticos han calificado las últimas medidas de "prohibiciones simbólicas".

Laurent Donceel, director interino del grupo del sector Airlines for Europe (A4E), declaró a la agencia de noticias AFP que "prohibir estos viajes sólo tendrá efectos mínimos" en la producción de CO2.

Añadió que, en su lugar, los gobiernos deberían apoyar "soluciones reales y significativas" al problema.

Las aerolíneas de todo el mundo se han visto gravemente afectadas por la pandemia de coronavirus, y el sitio web Flightradar24 ha informado de que el número de vuelos del año pasado se redujo casi un 42% con respecto a 2019.

El gobierno francés se había enfrentado a peticiones para introducir normas aún más estrictas.

La Convención Ciudadana por el Clima de Francia, creada por el presidente Emmanuel Macron en 2019 e integrada por 150 ciudadanos, había propuesto desechar los viajes en avión cuando existieran trayectos en tren de menos de cuatro horas.

Pero se redujo a dos horas y media tras las objeciones de algunas regiones, así como de la compañía aérea Air France-KLM.

La asociación francesa de consumidores UFC-Que Choisir había pedido anteriormente a los legisladores que mantuvieran el límite de cuatro horas.

"De media, el avión emite 77 veces más CO2 por pasajero que el tren en estas rutas, a pesar de que el tren es más barato y la pérdida de tiempo se limita a 40 minutos", afirma.

También pidió "garantías de que [la compañía nacional de ferrocarriles francesa] SNCF no aprovechará la oportunidad para inflar artificialmente sus precios o degradar la calidad del servicio ferroviario".

transport emissions