Ante un posible bloqueo gubernamental tras los resultados de las elecciones generales del 7 de julio en Francia, Emmanuel Macron podría dimitir, pero tiene una segunda opción: recurrir al artículo 16 de la Constitución francesa, que le daría plenos poderes autocráticos. Según fuentes internas, Macron ha hablado de esta posibilidad con varias personas de su entorno. Sin embargo, el Elíseo lo ha desmentido.
Macron Jupiter
Hay dos condiciones para activar el artículo 16 de la Constitución: una amenaza de insurrección que pueda poner en tela de juicio la "integridad del territorio", o la interrupción del funcionamiento regular de las autoridades gubernamentales. Si Macron tomara esta decisión, asumiría el poder absoluto, aunque temporal, en Francia.

"Si decide invocar el artículo 16, el Presidente es completamente libre de hacerlo, sin que se le exija ningún obstáculo constitucional o legal ni ninguna otra formalidad. Sin embargo, transcurridos 30 días, los opositores pueden recurrir al Consejo Constitucional para que se reconozca o no la validez de la invocación del artículo 16", explica Anne-Charlène Bezzina, especialista en la Constitución.

Aunque la Constitución no estipula una duración máxima para el ejercicio de estos poderes excepcionales, sólo el Consejo Constitucional puede evaluar, al cabo de 60 días, si su uso sigue estando justificado. Hasta la fecha, el artículo 16 sólo se ha utilizado una vez en la historia de la V República francesa: en 1961, por el general De Gaulle, tras el intento de golpe de Estado de los generales.