Un portavoz del Ejército egipcio ha comparecido para aclarar que el mandato del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, al que el dimitido presidente Hosni Mubarak ha cedido todos los poderes, no puede ser una alternativa a la "legítima" administración que reclaman los ciudadanos.

El portavoz ha destacado que Mubarak ha dimitido "en interés de la nación" y ha agradecido su servicio en favor del país en "tiempos de guerra y de paz". Asimismo, ha querido recordar a los "mártires" de esta revolución, iniciada el 25 de enero y que ha concluido con la caída de un presidente con 30 años de poder a sus espaldas.
Imagen

El ejército egipcio apoya la autoridad que desee la población

El mensaje, que sigue al pronunciado por el vicepresidente egipcio, Omar Suleiman, fija la postura de un Ejército que, según su portavoz, se declara "comprometido con la transición". En este sentido, ha avanzado que estudiará las peticiones de la población.