Imagen
Como tantas otras propagandas que salen de los canales oficiales occidentales en los últimos años, la historia 'oficial' sobre lo sucedido al MH17 ha sido presentada al público al revés, de adentro hacia afuera y hacia atrás.

Tan solo un día después del accidente, los gobiernos occidentales y su prensa servil estaban gritando "¡misil de Putin!", sin una pizca de evidencia sólida para respaldar sus histéricas afirmaciones. Sin embargo, con la reciente publicación del informe final por las autoridades holandesas, que señaló con el dedo a una "ojiva 9N314M portada por un misil de la serie 9M38, lanzado por un sistema Buk de misiles tierra-aire" como la causa de la destrucción del avión, la respuesta de las mismas potencias occidentales y la prensa ha sido escandalosamente silenciada.

La razón de esto debe quedar clara para todos: el objetivo real detrás del derribo del MH17 se logró en los primeros días y semanas posteriores al accidente.

Poco después del inmediato "juicio difamatorio de los medios occidentales" hacia Putin, se impusieron sanciones a Rusia y el acuerdo del gasoducto South Stream entre Rusia y la UE fue cancelado. Estas y otras medidas punitivas antirrusas beneficiaron a los EE.UU. en su larga y, en última instancia, inútil, guerra destinada a impedir el surgimiento de una Rusia fuerte en el escenario internacional. Así que, tal como algunos sugieren acerca de los ataques del 11S, ¿fue el derribo del MH17 por rebeldes ucranianos un estupendo golpe de suerte para los belicistas occidentales, que llegó en el momento justo para echar más leña a su campaña de propaganda antirrusa en curso? ¿O es posible que los propios belicistas occidentales fueran los responsables del derribo del MH17?

Antes de decidir, hay algunas cosas que usted debe considerar.

Las autoridades holandesas que realizaron la investigación estaban, por defecto, sesgadas en su enfoque. Este sesgo se deriva de las acusaciones difamatorias e infundadas dirigidas contra Putin en el período inmediatamente posterior al accidente; en el que se estableció una narrativa cargada emocionalmente y ficticia sobre que un misil BUK debió haber derribado el avión. A partir de ahí, los investigadores holandeses procedieron a "encajar los hechos a la política" y trataron de mostrar cómo el avión podría haber sido derribado si se hubiera utilizado un misil Buk. Su enfoque era similar al de un agente de policía que decide que, puesto que la víctima recibió un disparo con un arma de fuego, debió haber sido con una Colt 45.

Fragmentos con forma de mariposa

Gran parte de la 'evidencia' del informe para apoyar la teoría del misil Buk se basa en la forma de los fragmentos que fueron recuperados del avión y los cuerpos del capitán y el primer oficial. El informe afirma que no menos de 120 fragmentos de metal se encontraron en el cuerpo del primer oficial, con más de 800 perforaciones que se encontraron en los restos disponibles de la cabina.

"Algunos" de estos fragmentos supuestamente tenían una forma de "mariposa" que es característica de la ojiva del misil 9M38M1 Buk. El informe señala que hay 8.000 fragmentos en una ojiva Buk: 4.000 grandes de forma cuadrada, 2.000 pequeños de forma cuadrada y 2000 en forma de mariposa. Así que, naturalmente, es de esperar encontrar una proporción bastante constante de 2:1:1, de grandes cuadrados, pequeños cuadrados y "mariposa". A continuación se muestra una imagen del informe que muestra 4 fragmentos que, según alega, fueron recuperados del MH17.
Imagen

Consejo holandés de seguridad: Informe de la 'Caída del vuelo MH17 de Malaysia Airlines', página 89
Mientras que más de 8.000 fragmentos de metal fueron recuperados de los cuerpos de los pilotos, pasajeros, la cabina y el fuselaje, y que en el informe se afirma que "algunos" tenían forma de mariposa, sólo 20 fueron utilizados específicamente para el informe, y de estos 20, sólo dos tenían "forma de mariposa". Esto plantea la pregunta de por qué, en el intento de demostrar que se utilizó un misil Buk, el informe no especificó exactamente cuántos fragmentos incriminatorios en forma de mariposa fueron encontrados y por qué, en particular, sólo 2 de los 20 fragmentos elegidos para el análisis especifico y su inclusión en el informe, en realidad tenían forma de mariposa.

Pero el principal problema con el asunto de los fragmentos en forma de "mariposa" fue destacado por la Reguladora Nacional de Aviación de Rusia, Rossaviation, durante una rueda de prensa el 14 de Octubre, cuando su jefe adjunto dijo: "No hay un solo agujero en los restos del avión que muestre un patrón de mariposa". El punto es, ¿cómo unos pocos fragmentos de metal en forma de mariposa pueden entrar en los cuerpos de la tripulación de vuelo sin dejar agujeros en forma de mariposa en el fuselaje? Cuando fue cuestionado por una agencia de noticias española si su posición oficial era que los investigadores holandeses contaminaron las pruebas, RossAviation respondió: "Por supuesto que sí, tenemos pruebas".

Es importante señalar aquí que RossAviation ni siquiera acepta que se haya utilizado un misil Buk de cualquier variedad. Sus declaraciones en respuesta al informe holandés simplemente estaban destinadas a impugnar los resultados basados en un enfoque singular de los investigadores de que un misil Buk fue responsable. El subjefe de RossAviation, Oleg Storchevoy, ha declarado que su investigación sobre lo que realmente sucedió al MH17 aun continúa.

Además, el fabricante ruso del sistema de misiles Buk, Almaz-Antey, llevó a cabo sus propias investigaciones y publicó su informe el día antes que el OSD publicara su informe final propio. Ellos también señalaron la ausencia de agujeros en forma de mariposa en los restos del avión, concluyendo que la ojiva no podría haber sido un 9N314M. Más bien, si se trataba de un Buk, tendría que ser un B9N314, que no incluye metralla de mariposa, y que sólo se utiliza en los modelos antiguos de misiles 9M38 - los cuales hace mucho tiempo no son utilizados por el ejército ruso. El ejército de Ucrania, por otra parte, todavía utiliza esta variante. (A pesar de que afirman haber vendido su arsenal a Georgia.)

Y en cuanto a los 2 o 3 fragmentos en forma de mariposa que son tan cruciales para el informe, parece que la fuente de los fragmentos por sí mismos es un secreto militar clasificado del Ministerio de Defensa holandés.

La Tripulación de cabina fue el objetivo específico

Las imágenes de abajo son de la página 140 del informe y dan un modelo del patrón de daño al MH17 por un misil similar a un Buk 9M38M1:

Imagen
Éstas demuestran que el misil que acertó al MH17 lo hizo con casi "extrema" precisión, de tal forma que el poder de destrucción total de la ojiva fue lanzado solamente a la cabina y a la tripulación de la cabina. Parece razonable concluir, por tanto, que los que dispararon el misil lo hicieron con la intención deliberada de matar instantáneamente a los pilotos y lograr que la cabina sea desgarrada del resto del avión (que es lo que ocurrió momentos después de que el misil explotó, según el informe). Este hecho esta claramente en desacuerdo tanto con la narrativa del informe como incluso con las naciones occidentales que han acusado a los rebeldes del este de Ucrania de ser responsables del derribo. Nunca ha habido alguna sugerencia, de ninguna de las partes, de que los rebeldes intencionadamente derribaron al MH17. De hecho, nunca ha sido explicado cómo exactamente es que un equipo que opera un sistema de misiles Buk, que puede distinguir fácilmente los aviones comerciales de los militares, podría haber derribado "accidentalmente" al MH17.

Imagen

El punto de detonación del misil sugiere la intención deliberada de matar inmediatamente a la tripulación de cabina
La página 166 del informe concluye:
"Las numerosas lesiones resultantes de la perforación de los fragmentos preformados después de la detonación de la ojiva inmediatamente mataron a los tres miembros de la tripulación de la cabina.

No se encontraron fragmentos preformados en los cuerpos de los otros ocupantes. Como consecuencia del impacto, fueron expuestos a factores diferentes y extremos interactuando entre sí: la brusca desaceleración y aceleración, la descompresión y la formación de niebla asociada, la disminución del nivel de oxígeno, el frío extremo, el fuerte flujo de aire, el descenso muy rápido del avión y los objetos del volando alrededor.

Como resultado, algunos ocupantes sufrieron graves lesiones que probablemente fueron fatales. En otros, las exposiciones llevaron a la conciencia reducida o pérdida del conocimiento dentro de un tiempo muy corto. No fue posible determinar en qué momento murieron los ocupantes. No era posible sobrevivir al impacto contra el suelo".
Otra prueba de la naturaleza altamente especulativa de las pruebas presentadas por el informe se observa en la sección que se ocupa de las partes del cuerpo del supuesto misil Buk que se encontraron en Ucrania. En la página 80 del informe, se muestran imágenes de estas partes, junto con imágenes del cuerpo de un misil Buk. Una de las partes se describe como una "tobera del motor de misiles" que fue "encontrada en Ucrania". Vea abajo:
Imagen
El problema con la tobera en forma de cono como "prueba" de que un misil Buk se utilizó es que no hay marcas distinguibles en esta tobera, y prácticamente todos los misiles de un tamaño similar a un Buk 9M38M1, incluyendo muchos misiles aire-aire, poseen una tobera en forma de cono similar. En cuanto a la "aleta" y al "cable de datos"; me pueden corregir si me equivoco, pero la mayoría de los misiles se componen de esas partes, por no hablar de los coches, las casas... etc.

En su conclusión sobre la causa de la ruptura del MH17 durante el vuelo, el informe afirma que "no fue causada por un evento externo, como un rayo, el impacto de un meteorito o el reingreso de desechos espaciales". El informe también rechazó, de manera cualificada, la posibilidad de que una bomba haya detonado a bordo:
"Si bien la secuencia de ruptura del fuselaje tenía algunas similitudes con la secuencia de fallo y ruptura encontradas en accidentes como los de Lockerbie en 1988, en este accidente diferían en que la perforación era desde el exterior. Un artefacto explosivo en el interior del casco presurizado no podría producir los patrones de daño que se encuentran en los restos ".
El problema aquí es que los "patrones de daño que se encuentran en los restos" no excluyen la detonación de una bomba a bordo del avión. De hecho, el propio informe señala que después de la separación de la cabina, el resto del fuselaje se partió en dos. Exactamente cuándo y por qué sucedió esto es "desconocido", porque "no hay datos disponibles de radar o declaraciones de testigos en el momento de la ruptura en vuelo". Aparentemente, los autores del informe no estaban interesados en las declaraciones de testigos presenciales que sí existen y que cuentan una historia diferente. Por ejemplo:
Aleksandr, otro poblador local que presenció la caída del avión desde el cielo, estaba viendo la televisión, pero cuando escuchó "un rugido y dos explosiones", salió a ver lo que estaba pasando.

"[Yo] vi un avión girando sin un ala con algo que caía fuera de él. El avión fue derribado", dijo a RT. "Hubo explosiones en el cielo. Y aparte de los sonidos fuertes del avión en sí, oí el zumbido que hacen los aviones de combate."
Una vez más, las autoridades holandesas parecen haber tenido una creencia formada de antemano sobre cuál fue la causa del accidente y trataron de hacer que los datos se ajusten a esa creencia. Además, este "informe final" es realmente sólo un informe parcial, debido a que aproximadamente el 40% del fuselaje "no fue recuperado".
Imagen

Consejo holandés de seguridad: Informe 'Caída del vuelo Mh17 Malaysia Airlines, página 55

¿Cómo? ¿No existen imágenes por satélites?


Pero quizás el problema más evidente con el informe holandés se refiere al uso (o la falta) de los datos por satélite como parte de la investigación. En el mismo, se utilizó información satelital del clima para determinar las condiciones meteorológicas en el día del accidente. Los datos de voz y transmisión de datos vía satélite se utilizaron para determinar las últimas comunicaciones desde y hacia el MH17. Los datos de radar se utilizaron para determinar la última posición conocida del avión e imágenes satelitales se utilizaron para determinar que algunos de los restos habían sido "perturbados" en el día del accidente y el día después. Lo que es extraño, sin embargo, es que podría decirse que las autoridades holandesas ni siquiera mencionaron los datos satelitales más importantes, y ni hablemos de que los hayan utilizado.

Tres días después del accidente, el 20 de julio de 2014, John Kerry anunció en el programa Meet the Press de la NBC que el Departamento de Estado de los Estados Unidos "sabía con certeza que entre las horas de la ocurrencia del evento, este sistema en particular [Buk SA11] paso a través de dos ciudades en la vecindad de las inmediaciones del lugar del derribo. Lo sabemos porque lo hemos observado en imágenes, que en el momento del derribo, hemos detectado un lanzamiento [de misil] desde esa zona y nuestra trayectoria demuestra que fue dirigido hacia la aeronave".

Kerry dejó muy en claro que el gobierno de Estados Unidos tenía pruebas concluyentes y condenatorias sobre el origen del misil que, según él, derribó al MH17; sin embargo, el informe final es extremadamente ambivalente sobre el origen del supuesto misil Buk, llegando a la conclusión de que no es posible decir desde dónde exactamente fue disparado - si desde territorio "rebelde" o desde territorio en poder de los militares ucranianos. Esto no impidió que el presidente consultor de la OSD, Tjibbe Joustra ,dijera pretendidamente a periodistas holandeses que el Buk fue lanzado desde el territorio controlado por los rebeldes. Pero, de nuevo, Almaz-Antey concluyó que el misil no pudo haber sido lanzado desde esa ubicación - el patrón de la explosión en el avión habría sido diferente. Pero aún así, yo realmente quiero saber donde están "las imágenes" de John Kerry sobre el derribo.

A principios de agosto del año pasado, expertos en aviación de Malasia dijeron al diario malasio Straits Times que el MH17 pudo haber sido derribado por un misil aire-aire y por un cañón del caza Su-25 que había estado "siguiéndolo desde cerca". La sugerencia de que un Su-25 estuvo involucrado fue hecha por primera vez por las autoridades militares rusas unos pocos días después del accidente, cuando reveló que su radar había detectado la presencia de un avión de combate en las cercanías del MH17, inmediatamente después de que fuera derribado. La razón por la cual el jet no fue detectado antes de este momento se debía a que los radares rusos fueron configurados para monitorear objetos aéreos en esa zona que estuviesen volando por encima de una cierta altura. A medida que el jet aumento su altitud se hizo visible. Esta información fue suministrada a las autoridades holandesas, pero fue omitida en el informe final.
Imagen
Considerando el sesgo inherente en el informe holandés, que deja abierta la posibilidad de que la evidencia fue falsificada para apoyar una política formada de antemano para incriminar a Rusia; la evidencia de que la cabina del piloto fue alcanzada alevosamente para matar a la tripulación del vuelo; el hecho de que el fuselaje se haya partido por la mitad inexplicablemente; la casi total falta de fragmentos en forma de "mariposa" indicativos de un misil Buk; y la clara motivación de las potencias occidentales, incluidas las autoridades holandesas, para difamar a Rusia en la escena internacional al servicio de (principalmente) la histérica intención de Washington de impedir la expansión económica de Rusia, considero que, en el contexto de la comprensión de la verdad de lo que pasó con el MH17, el "informe final" de los holandeses no tiene ni el valor del papel en el que fue escrito.