cometas
© NASA/JPL-Caltech
El Cometa 252P/LINEAR pasó cerca de la Tierra el 21 de marzo, 2016. El 22 de marzo, 2016, el Cometa P/2016 BA14 pasó a una distancia de alrededor de 2,2 millones de millas (3,5 millones de kilómetros).
El Cometa P/2016 BA14, descubierto hace sólo dos meses, el 22 de enero de 2016, por el telescopio Pan-STARRS de la Universidad de Hawai, hizo historia el 22 de marzo, convirtiéndose en el cometa que ha pasado más cerca de la Tierra en 246 años. Las imágenes de radar del sobrevuelo indican que el cometa tiene unos 3.000 pies (1 kilómetro) de diámetro:


En el momento de su máxima aproximación, el cometa estaba a más o menos 2,2 millones de millas (3,5 millones de kilómetros) de distancia, por lo que fue el tercer sobrevuelo más cercano de un cometa en la historia registrada. En primer lugar se encuentra el cometa D/1770 L1 (Lexell), el cual pasó rozando a la Tierra a tan sólo 5,9 distancias lunares en julio de 1770.

Para conocer al segundo sobrevuelo más cercano de un cometa, tenemos que mirar 650 años atrás. Se calcula que el cometa 55P/1366 U1 (Temple-Tuttle) pasó por la Tierra en octubre de 1366 a 8,9 distancias lunares, alrededor de 1.410.100 millas (2,3 millones de km.).

comets
© Slooh Community Observatory
Imágenes capturadas por el telescopio del Observatorio de la Comunidad Slooh de Chile. Muestra al cometa 252P/LINEAR (derecha) y al P/2016 mientras pasaban cerca de la Tierra el 21 de marzo y el 22 de marzo de 2016, respectivamente.

El sobrevuelo del cometa P/2016 BA14 fue doblemente notable porque un SEGUNDO cometa pasó muy cerca al mismo tiempo. Sólo un día antes, el cometa 252P/LINEAR de 750 pies de ancho (230 m) estuvo a más o menos 3,3 millones de millas (5,2 millones de kilómetros) de la Tierra, por lo que es el quinto sobrevuelo más cercano a la Tierra de un cometa en la historia registrada.

Las órbitas de ambos cometas son tan similares que los astrónomos han sugerido que el BA14 es un fragmento que se desprendió del 252P.

Si bien este reciente sobrevuelo doble es para los libros de récords, incluso otro cometa recientemente pasó rozando a Marte aún más cerca. En octubre de 2014, el cometa Siding Spring estuvo a tan sólo 87.000 millas (140.000 km) de la superficie de Marte, causando caos en el campo magnético del planeta y arrancando parte de su atmósfera. Y ese evento no fue una cepillada con desechos espaciales da una sola vez: los astrónomos han identificado al menos 400 cráteres de impacto reciente en Marte.

Todo lo anterior supone una diferencia fundamental entre los asteroides y cometas. En realidad, no hay diferencia. Esencialmente, los cometas son asteroides que brillan debido a la significativa diferencia de potencial eléctrico entre la roca y el espacio circundante.

bola de fuego bangkok

Un meteoro de bola de fuego explota sobre Bangkok el 2 de noviembre 2015, el segundo evento de este tipo en tan sólo dos meses.
En los últimos años, han pasado objetos más grandes que el "cometa" 252P/LINEAR dentro de la órbita de la Luna. Para dar sólo un ejemplo, el 8 de noviembre de 2011 el "asteroide" (308635) 2005 YU55 - cuyo diámetro se estima que era de 400 metros de diámetro - sobrevoló la Tierra a tan sólo 0.85 distancias lunares (324,900 kilómetros - 201.900 millas).

¿Han aumentado de repente los números de asteroides/cometas en el sistema solar interior? Es difícil decir, pero los astrónomos sin duda están observando una mayor cantidad de éstos y más cerca que nunca de nosotros.

Ya sean cuasi-impactos de objetos mayores, o golpes directos de objetos más pequeños, los mismos están aumentando casi con toda certeza. La NASA se está manteniendo muy callada al respecto, pero el asunto del aumento dramático de bolas de fuego en la última década se apoya en los propios datos de la NASA.

En resumen, el tercer y el quinto de los cometas que han sobrevolado más cerca de la Tierra en la historia registrada lo hicieron dentro de 24 horas de diferencia la semana pasada. Uno de esos cometas fue descubierto hace dos meses. Este doble evento ocurrió en el contexto de un aparente aumento en la actividad de asteroides en nuestro entorno del espacio cercano en los últimos años, y en el contexto de un aumento definitivo en los avistamientos de bola de fuego.

Nuestros cielos se están volviendo terriblemente concurridos...