EE.UU. y el régimen de Israel, aprovechando los kurdos sirios y el grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe), están ultimando sus planes para dividir a Siria en áreas de influencia.
kurrdos

Combatientes kurdos sirios
El portal de noticias estadounidense Veterans Today informó el jueves, citando fuentes militares sirias, de que los servicios de inteligencia rusa han tenido conocimiento de una reunión de funcionarios militares estadounidenses con Daesh en la ciudad de Azaz, al norte de la provincia de Alepo.

Durante la reunión, añade, los militares estadounidenses llegaron a un acuerdo con turcos, israelíes y kurdos sirios, junto con los líderes operativos del llamado Ejército Libre de Siria (ELS), Daesh y el Frente Al-Nusra, para que EIIL evacúe sus fuerzas del norte de Siria, que serían reemplazadas por un consorcio israelí- turco.

Estados Unidos planea, como parte de un acuerdo secreto para dividir Siria, abrir una base militar en Azaz. El plan muestra un alto nivel de cooperación entre Washington y el grupo extremista Daesh contra el Gobierno de Damasco, observa la fuente.

Por otra parte, una fuente anónima siria ha criticado la eficacia de los ataques aéreos de la llamada coalición internacional contra el grupo takfirí EIIL, asegurando que dichas operaciones no han causado bajas en las filas de la agrupación terrorista, sino más bien permitido una retirada segura de los extremistas de las zonas bajo su control, tal y como habían acordado antes con el país norteamericano.

El miércoles, el general retirado sirio Yahya Suleiman aseguró, en declaraciones recogidas por el diario ruso Izvestia, que EE.UU. busca fraccionar Siria en áreas de influencia, tal como le sucedió a Alemania después de la Segunda Guerra Mundial.