Imagen
© telesur
Los medios de comunicación manipulan información sobre las protestas en Wisconsin, sostuvo la analista Sarah Sloan.
Los medios de comunicación que en Estados Unidos dan cobertura a las protestas contra la ley antisindicatos en el estado de Wisconsin, además de otros estados del norte del país, manipulan la información correspondiente para favorecer a clases poderosas en la nación norteamericana que se beneficiarán ante una eventual aprobación de la normativa.

Así lo denunció este martes la analista política Sarah Sloan, quien en entrevista concedida a teleSUR además opinó que los medios de comunicación estadounidenses ''van más allá de intentar ocultar la verdad".

"Ellos lo que quieren es manipular la situación'' relacionada con las protestas en rechazo a la ley antisindicatos, dijo la analista.

Agregó que estos medios ''intentan poner a los trabajadores del sector público en oposición a los del sector privado''.

''Las noticias relacionadas a estas protestas se enfocan en publicar que los trabajadores del sector privado opinan que los del sector público tienen sueldos demasiado altos (...) Ésta es una jugada fríamente calculada por los medios'', indicó.

En ese sentido, señaló que esta cobertura de los hechos que ocurren en el país norteamericano ''lastima a toda la clase trabajadora de Estados Unidos (...) Los medios quieren dividirlos''.

Acotó que ''sabemos que hay una relación muy cercana entre los medios en Estados Unidos y la estructura corporativa de este país (...) La gente que pretende pasar estas leyes antisindicatos son las mismas que tiene intereses en los medios''. ''La clase trabajadora compone la mayor parte de Estados Unidos, menos del uno por ciento controla la riqueza del país'', añadió.

También en entrevista con teleSUR, el presidente del Sindicato Internacional de Trabajadores,Eliseo Medina, afirmó que con la ley antisindicatos, ''al quitar el derecho de réplica, lo que quiere decir es que tendrían la libertad de eliminar beneficios".

''La mejor manera de resolver el presupuesto es que hay que asegurar que todos hagan su parte. Algunas compañías tienen mas de 100 millones de dolares y no pagan ningún tipo de impuesto, si estas corporaciones pagaran su parte no tendríamos problemas de presupuesto'', manifestó Medina.

''Estamos una lucha sin cuartel para defender a la clase media de este país, defender los sueldos'', concluyó.

Miles de personas han protagonizado manifestaciones desde el pasado mes de frebrero en la ciudad estadounidense de Madison, en el estado de Wisconsin (medios oeste), en rechazo a las duras medidas de ajuste propuestas por el gobernador de esta entidad, Scott Walker, que buscan suprimir algunos derechos de los sindicatos de trabajadores.

La máxima autoridad del estado explicó hace poco que estas medidas se tomaban para "equilibrar un déficit presupuestario de 131 millones de dólares".

El plan de Walker establece un aumento bastante considerable de las contribuciones de los empleados públicos puesto que deberán pagar 30 veces más por su pensión y 12 por ciento por el seguro médico en vez del dos por ciento que cancelaban hasta ahora, con la finalidad de ahorrarle al Gobierno unos 300 millones de dólares en los próximos dos años.

La nueva normativa también obligaría a los sindicatos de empleados públicos a certificarse cada año y prohibiría a los patronos deducir cuotas sindicales de los sueldos, así como también corta la negociación del pacto colectivo con los sindicatos.

Además de Wisconsin, a las protestas se sumaron los pobladores de otros estados del norte de Estados Unidos como Indiana, Rhode Island, Nueva Jersey y Ohio a las protestas debido a que también se pretende implementar esta medida en esas entidades.

El pasado 2 de marzo, el Senado de Ohio aprobó, con 17 votos a favor y 16 en contra, la normativa que limita la capacidad de negociación de los sindicatos e impide las huelgas. Luego de la aprobación el instrumento legal deberá pasar a la Cámara de Representantes donde se espera que también sea ratificada.