La Cancillería de Irak denuncia el apoyo financiero que brindan ciertos gobiernos occidentales al grupo terrorista EllL (Daesh, en árabe) que opera en su país.
© Internet
Mientras la lluvia de bombas de Rusia ha buscado aniquilar al terrorismo, la lluvia de dólares estadounidenses ha buscado mantenerlos vivos
El canciller iraquí, Ibrahim al-Yafari, ha condenado este miércoles en una entrevista exclusiva con la agencia rusa Ria Novosti, el hecho de que algunos países occidentales apoyan a los extremistas que operan en su país, de manera que les prestan ayuda financiera y le suministran armas modernas.

En concreto, el ministro de Exteriores iraquí ha indicado que los extremistas takfiríes "combaten con un enorme apoyo financiero" que "no es simple", sino que "detrás de ellos están los gobiernos y sus presupuestos".

Asimismo, el jefe de la Diplomacia iraquí ha apostillado que los terroristas que están cercados en Mosul por las fuerzas estatales poseen un gran almacén de armas modernas y municiones.

Además, en otra parte de sus declaraciones Al-Yafari ha asegurado que "en estos momentos la mayor parte de Mosul y sus alrededores, ubicado en la provincia de Nínive ha sido liberada", para luego aseverar que "la doctrina del Ejército de Irak consiste en tratar de evitar las pérdidas entre la población civil, y Daesh se aprovecha de ello; por esa razón no nos apuramos, destinamos medios adicionales y arriesgamos las vidas de nuestros soldados para conservar las vidas de los civiles; necesitamos tiempo para liberar la ciudad con el mínimo de pérdidas".

El pasado 17 de octubre, las Fuerzas Armadas iraquíes iniciaron una ofensiva de gran envergadura para liberar Mosul, principal bastión del grupo terrorista EIIL en el suelo iraquí, y en el marco de la misma, han cosechado grandes victorias y liberado distintas zonas.

El martes, el primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi, aseguró que, en tres meses, el Ejército logrará eliminar al grupo ultraviolento Daesh de su bastión en Mosul.