Una ballena de alrededor de diez metros fue hallada muerta en una playa de la ciudad de Bombay, en el oeste de la India, solo unas pocas semanas después de que otro centenar de cetáceos quedara varado en el sur del país, informó este a Efe una organización ecologista.
© La Prensa/EFE
Un grupo de curiosos observa a la grúa llevarse el cuerpo sin vida de una ballena encontrada en la playa de Juhu, en la costa del mar Arábigo, en Bombay (India).
La ballena, un rorcual tropical (Balaenoptera brydei), apareció anoche hacia las 22.00 hora local en la playa de Juhu, situada en pleno corazón de la capital financiera de la India.

El portavoz de la organización conservacionista marina ReefWatch, Animesh Limaye, explicó que la ballena "no presenta heridas serias" por lo que señaló que solo una autopsia podría ayudar a clarificar las causas del fallecimiento.
"Las razones podrían ser varias: la polución sonora provocada por los barcos pesqueros, una infección, contaminación industrial o el consumo masivo de plásticos", aseguró Limaye.
"Lo que está claro es que durante los últimos 50 años el océano se ha convertido en un lugar cada vez menos apto para la vida", añadió el ecologista, que afirmó que en lo poco que va de 2016 han hallado en las playas de Bombay una docena de delfines muertos.
La ballena, de color gris oscuro en la parte superior y blanca en la inferior, podría ser disecada para su exhibición en un museo, según el ecologista, una oportunidad única debido a que su caza está prohibida por la Comisión Ballenera Internacional desde 1986.

A comienzos de enero, en la costa de Tamil Nadu, en el sur de la India, se quedaron varadas un centenar de ballenas piloto, de las cuales solo unas 40 lograron ser devueltas con vida al Océano Índico.