Investigadores de la Universidad de Monash descubren que beber agua en exceso activa el mecanismo de "inhibición de ingesta".
© Francois Lenoir/ Reuters
Todo en exceso es malo, incluso cuando se trata de beber agua. Así lo han demostrado un grupo de científicos de la Universidad de Monash, que cuestionan que la recomendación de beber, como mínimo, ocho vasos de agua al día sea saludable.

En el estudio, publicado en la revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., los investigadores analizaron con una resonancia magnética los procesos que surgen en el cerebro cuando bebemos agua aunque no tengamos ganas de hacerlo.

Así, comprobaron que el cerebro activa un mecanismo denominado "inhibición de ingesta", que sirve para proteger nuestro cuerpo de la hiperhidratación, que puede causar una intoxicación potencialmente peligrosa para la salud.

"Si simplemente hacemos lo que nuestro cuerpo nos exige, probablemente lo haremos bien. Tenemos que beber según la sed que tengamos en lugar de hacerlo por un calendario elaborado", aseguró Michael Farrell, profesor asociado de la universidad y uno de los autores del estudio.