La sal del Himalaya no sólo otorga un sabor diferente, más intenso, a los alimentos, sino que también provee numerosos beneficios para la salud.

© Desconocido
Si bien la cantidad de sal permitida por persona depende de la dieta, actividades físicas y condiciones médicas, lo ideal es consumir tan sólo una cucharadita de sal fina. De acuerdo con el Centro para la Ciencia del Interés Público de España, tan sólo el 10% de este consumo proviene de los alimentos y el agua, y el otro 90% de alimentos procesados, como la comida chatarra o embutidos. El riesgo que existe del cloruro de sodio, alrededor de 1,000mg por día, se asocia con numerosas enfermedades como insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, sobrepeso y obesidad, dificultades respiratorias, entre otras.

Lo recomendable es reducir el consumo de sal en caso de ser posible; sin embargo existen alternativas saludables y ecosustentables. Una de ellas es la sal del Himalaya, la cual no sólo otorga un sabor diferente, más intenso, a los alimentos, sino que también provee numerosos beneficios para la salud.


Comentario: Estamos de acuerdo con que la sal del Himalaya es una alternativa más saludable que la sal común que encontramos normalmente en todas partes, sin embargo, hay un gran mito acerca de los riesgos de consumir sal que no es del todo cierto. Al respecto, recomendamos leer:

Contiene 86 tipos de minerales

La sal del Himalaya es rica en calcio, hierro, potasio, magnesio y otros minerales. A diferencia de la sal regular, ayuda a regular la absorción de nutrientes disminuyendo las consecuencias antes mencionadas pues posee bajos niveles de cloruro de sodio. Además, estos minerales y elementos están presentes en forma de cristales, como pequeñas partículas del tamaño coloidal, facilitando la absorción y la metabolización en las células humanas.

Potencia el sabor de la comida

Basta un poco en los platillos para incrementar el sabor sin sentirlos insípidos o aburridos.

Es un fungicida natural

Cocinar con sal del Himalaya ayuda a la inocuidad de los alimentos. Esto se debe a que este tipo de sal posee agentes fungicidas, por lo que previene la proliferación de microbios tóxicos para la salud.

Es resistente a temperaturas extremas

Sin importar si se coloca en el refrigerador o cerca de la estufa, este elemento de la naturaleza es resistente a las temperaturas extremas. No obstante, no es recomendable que esté expuesto a cambios repentinos de temperatura y se debe dejar reposar 24 horas entre cada cambio.

Reduce síntomas relacionados con dolores de cabeza vasculares

Un método para usarlo como antiinflamatorio es mediante un baño con sal. El otro método es a través de un remedio casero con limón, agua y sal. Esto ayudará a aprovechar los electrolitos y minerales de la sal, fortaleciendo el sistema inmunológico, regulando los niveles de serotonina y restableciendo la cantidad de alcalinidad en el organismo.