El aislamiento social y la soledad son una amenaza más grande para la longevidad que la obesidad, según opinan los científicos de la Universidad Brigham Young (EEUU).
De acuerdo con los investigadores estadounidenses, la influencia de estos factores sobre los individuos es cada vez más inquietante, de tal modo que podría convertirse en un problema nacional en un futuro próximo. Los resultados del estudio fueron publicados en el portal especializado EurekAlert!.

"Tenemos que empezar a tomar nuestras relaciones sociales más en serio", declara Julianne Holt-Lunstad, la encargada del estudio.

Según los resultados de otra investigación, denominada Loneliness Study (Estudio sobre la soledad, en español) y realizada por la empresa AARP en 2014, 42,6 millones de estadounidenses mayores de 45 años sufren de soledad crónica. En total, un cuarto de la población de EEUU vive a solas, mientras que más de la mitad no tiene pareja.

De acuerdo con los psicólogos, las relaciones sociales son una de las necesidades fundamentales del ser humano. Además, atesoran una importancia clave tanto para la salud psicológica como para la supervivencia de la humanidad.

Los investigadores de la Universidad Brigham Young analizaron los datos de más de 200 trabajos científicos con un total de 3.700 mil participantes. Como resultado del experimento, los científicos estadounidenses llegaron a la conclusión de que mantener fuertes lazos sociales reduce el riesgo de muerte prematura en un 50%. Asimismo, el aislamiento social y la soledad aumentan el riesgo en la misma medida que otros factores, como la obesidad.

Según los psicólogos, el sistema de salud debe tener en cuenta el vínculo entre los lazos sociales y la salud de la población, así como construir centros de ocio y parques para que los jubilados -que son las personas más vulnerables a la soledad- se sientan socialmente más conectados.