Los bomberos en el occidental estado de California siguen tratando aun de contener incendios forestales que han causado al menos 17 muertos y desplazado a miles de personas.
En la región productora de vinos en el norte de California, algunos residentes como Todd Caughey recién están dando un vistazo a la devastación.

Lo que experimentamos fue horrífico. El domingo por la noche nos despertamos ante una incandescencia roja proveniente del norte y tuvimos apenas minutos realmente para salir de la casa, despertar a nuestros hijos. Llamamos a nuestros vecinos, y fue una locura. Había caos".

Las autoridades han reportado 17 muertos y más de 100 personas estaban desaparecidas dado que el fuego sorprendió a la gente la madrugada del lunes. Las llamas eran avivadas por las condiciones de sequía y fuertes vientos.

Miles de residentes huyeron a más de 10 centros de evacuación. El presidente Donald Trump aprobó fondos federales para California