Existe una gran cantidad de hipótesis acerca del origen de la vida en la Tierra, es decir, de la transformación de la naturaleza inerte en la habitada. Un nuevo estudio de los químicos del Centro de investigación Scripps (TSRI, por sus siglas en inglés) en EEUU busca averiguar qué reacciones químicas condujeron al surgimiento de la vida.
© CC0 / Pixabay
La ciencia moderna sostiene que un papel importante en el 'mecanismo de la vida' lo juega la fosforilación, una reacción química específica que permite combinar tres ingredientes que participaron en la formación de las primeras formas de vida.

Se trata de los nucleótidos cortos para el almacenamiento de información genética; los fragmentos cortos de aminoácidos para realizar la mayor parte del programa celular básico; y finalmente, los lípidos forman las paredes de las estructuras intracelulares. Sin embargo, no se sabía qué agente podría haber producido estas tres clases de moléculas juntas.

Los científicos del TSRI, a su vez, consiguieron obtener una sustancia que sirvió de base para que aparecieran estos tres primeros componentes de origen de la vida en la Tierra.

Se trata del diamidofosfato (DAP), que, según los químicos, estuvo presente en la Tierra en el período en el que se originó la vida.

Ramanarayanan Krishnamurthy, uno de los autores del estudio publicado en Nature Chemistry, señala que la fosforilación podría haber provocado la aparición de los componentes requeridos -es decir, oligonucleótidos, oligopéptidos y estructuras celulares básicas-, todos en el mismo lugar.

Este descubrimiento permite suponer que existían otros procesos químicos viables, antes considerados imposibles en las condiciones de un planeta joven.

El estudio brinda a los científicos una nueva oportunidad para aprender algo nuevo acerca de la transformación de un 'caos químico' en biología celular y bioquímica. Existen otras reacciones que también se consideran capaces de realizar la fosforilación de estas moléculas, pero, en primer lugar, requieren diferentes agentes y, en segundo lugar, unos entornos poco probables para diferentes tipos de sustancias.

Krishnamurthy afirma que es difícil imaginar cómo los procesos tan diversos podrían haberse unido en el mismo lugar para producir las primitivas formas de vida.

No obstante, el nuevo descubrimiento no refuta otras hipótesis, incluso las más absurdas: aún no está claro si la vida se formó bajo la influencia de algunos factores externos, ya sea la caída de un meteorito o el trabajo de los extraterrestres. El DAP permite estudiar la bioquímica celular más básica. Los científicos han demostrado cómo la fosforilación de azúcares simples conduce a la formación de carbohidratos, primeros 'ladrillos' a partir de los cuales se construyó la vida.