Netanyahu
© HispanTV
El psicopático primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu, durante una reunión con otras autoridades, 12 de noviembre de 2017.
El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, ha elogiado la maduración de la 'cooperación secreta' de Tel Aviv con varios regímenes árabes.

En un discurso pronunciado este jueves con motivo del 44º aniversario de la muerte del fundador del régimen de Israel, David Ben Gurión, Netanyahu ha evocado que "cooperarán con nosotros residentes de ciertos países vecinos (árabes)".

"Nuestra fructífera cooperación con los países árabes es en general secreta, pero estoy convencido de que las relaciones con ellos continuarán madurando", ha manifestado el premier israelí.

Según ha recogido el diario Yedioth Ahronoth, Netanyahu ha argüido que los países árabes han de mejorar sus relaciones con Israel, pues, "de lo contrario, tendrán que cooperar con los esclavistas extranjeros", ha opinado, sin ofrecer más detalles.


Comentario: ¡Qué cordial invitación! Mejor cooperen con el esclavajista vecino, ya que está ahí cerca.


En otro momento de sus afirmaciones, Netanyahu ha vuelto a acusar a Irán de crear bases militares en Siria, para luego asegurar: "no permitiremos que las fuerzas iraníes se establezcan ceca de nuestras fronteras ni en ningún otro lugar en Siria".


Comentario: Esto demuestra que Israel realmente le teme a Irán, ya que éste no es un Estado que esté dispuesto a ser su peón. Además, su cercanía con Rusia no es del agrado de los poderes sionistas:

En las últimas semanas, las autoridades israelíes han recalcado que la hostilidad de Arabia Saudí a Irán podría dar lugar a una convergencia de intereses entre el régimen de ocupación de Tel Aviv y el régimen de Riad.

A este respecto, el jefe del estado mayor de Israel, Gadi Eizenkot, manifestó la semana pasada en una poco habitual entrevista con un medio árabe que Israel está dispuesto a cooperar y proporcionar información sobre Irán de sus servicios de inteligencia a Arabia Saudí "para hacer frente" al país persa.


Con la excepción de Jordania y Egipto, que han firmado un tratado de paz con Israel, el régimen de Tel Aviv no mantiene relaciones oficiales bilaterales con ningún país árabe.

Sin embargo, en los últimos años y después del estallido del conflicto en Siria en 2011, Israel y ciertos países árabes, como Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU), han estado tratando, de manera sigilosa, de mejorar sus relaciones diplomáticas, tal como divulgó el portal de filtraciones Wikileaks.