El Homo neanderthalensis es un pariente extinto del Homo sapiens que ha estado en el foco de la comunidad científica desde hace más de 150 años. Uno de los factores biológicos que más le caracterizan es su gran masa muscular. Esta, según los especialistas, conllevaría un aporte de aire al organismo también grande, ya que el tejido muscular es un gran consumidor de O2.

Este alto consumo de oxígeno debería verse reflejado en la caja torácica. Sin embargo esto no se ha podido aún comprobar mediante métodos tradicionales, ya que las costillas y vértebras aparecen generalmente fragmentadas o deformadas en el registro fósil.
neanderthal homo sapiens oxygen rib cage costillas
© Journal of Human Evolution
Forma media del tórax neandertal (azul) comparado con el de H. sapiens (rojo), estudiado a nivel de caja torácica superior (costilla 1), media (costilla 5) e inferior (costilla 11). La caja torácica neandertal es mucho más amplia que la de Homo sapiens, lo cual es más evidente a nivel medio e inferior

Ahora, paleoantropólogos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN), utilizando técnicas como morfometría geométrica 3D, han podido conocer cómo era el tórax del hombre de neandertal.

Los especialistas estudiaron más de 100 restos torácicos (costillas y vértebras) del yacimiento de El Sidrón (Asturias, España), junto con restos de otros Neandertales (Kebara 2, Shanidar 3, Tabun 1, La Chapelle-aux-Saints). Los resultados fueron publicados en el Journal of Human Evolution.

Después de una tarea de reconstrucción de costillas y vértebras mediante técnicas 3D, los autores llegaron a la conclusión de que los neandertales estarían caracterizados por una caja torácica relativamente más corta y que sería más amplia en su parte inferior que en Homo sapiens (ver figura).
"Como el diafragma, uno de los músculos más involucrados en la respiración, se sitúa en la parte inferior del tórax, una expansión de esta zona podría conferir a los neandertales una mayor potencia respiratoria y una mayor entrada de aire en el organismo debido a una mayor contribución diafragmática", asegura el coautor Daniel García Martínez, del Laboratorio de Morfología Virtual del MNCN y doctorado por la UAM.

"Esta mayor entrada de aire en el organismo sería totalmente coherente con la necesidad de un mayor aporte de O2 al organismo debido a que su masa muscular era mayor que en nuestra propia especie", añade el investigador.
El porqué de la mayor masa muscular en neandertales es algo controvertido a día de hoy. Algunos autores piensan que podría ser una adaptación a la lucha cuerpo a cuerpo contra grandes presas; otros piensan que esta podría proporcionar una aislación térmica en los neandertales, ya que vivían en Europa en momentos en que la temperatura media anual era muy baja. Otros, por su lado, opinan que dicho carácter podría ser debido simplemente a la deriva génica.

(Fuente. UAM)