El consumo de drogas es un problema cada vez extendido a nivel mundial, y las consecuencias de estos acarrean numerosos problemas para las personas a nivel físico, psicológico y social.
adicciones
Por lo tanto, el primer paso a la hora de luchar contra la drogadicción en conocer las causas de esta. En este artículo veremos 14 causas que drogadicción que han mostrado ser habituales; van desde las influencias sociales y familiares, hasta la propia actuación de los neurotransmisores y la genética.

¿Existen factores que causan la drogadicción?

Por supuesto, tanto el inicio de los hábitos de drogadicción como el mantenimiento de estos no aparecen de manera espontánea o aleatoria, sino que son la respuesta o el resultado de una serie de situaciones previas que predisponen a ella.

No obstante, es necesario especificar que cada persona es totalmente diferente a la hora de afrontar estas situaciones, y que la vivencia de estas no tiene que acabar necesariamente con un hábito de drogadicción. Incluso en aquellas causas de origen genético, la persona deberá de esta influida por otros mucho factores que le predispongan a ello.

Esto significa que la drogacción no tiene una causa única. A pesar de que existan numerosos elementos que influyan en su aparición, deberán de aparecer conjuntamente dos o más de estos para que la persona decida comenzar a consumir drogas de manera recurrente.

Causas más comunes de la drogadicción

Entre las causas de la drogadicción más habituales encontramos las siguientes.

1. Curiosidad

Tras numerosas investigaciones se ha llegado a la conclusión de que la curiosidad es una de las principales causas que originan las conductas de drogadicción.

Este factor se da sobre todo en la población más joven, lo cuales se inician en el consumo de drogas influidos por la información recibida del entorno o los medios de comunicación.

2. Vivencias traumáticas

Aunque no todas las personas que han experimentado una vivencia traumática o con un alto contenido emocional desarrollen conductas o hábitos de drogadicción, muchas otras encuentran en las drogas una vía de escape que les ayuda a sobrellevar ciertas situaciones especialmente complicadas.

El objetivo de estas conductas es el de olvidar ciertos recuerdos que torturan la mente de la persona y así, distraer el intelecto para no tener que enfrentarse a ellos. De esta manera, son muchas las personas que deciden experimentar con las drogas para conseguir un estado de relajación o aturdimiento.

3. Alivio del estrés

Este punto está estrechamente relacionado con el anterior. Aquellas personas cuyo ritmo de vida conlleva una gran presión o estrés, bien a nivel laboral, familiar o social, pueden llegar a encontrar en las drogas una manera de relajarse y aliviar estar tensión aunque sea por unos momentos.

No obstante, la propia adicción generará más y más tensión entre un consumo y otro, por lo que la persona necesitará cada vez más dosis y lo hará de manera más y más recurrente.

4. Mejorar el desempeño

En ciertos ámbitos como los deportivos o académicos, es habitual que algunas personas recurren al consumo de algún tipo de sustancia estupefaciente para intentar mejorar su rendimiento.

Lo que estas personas ignoran o piensan que pueden evitar, es que aunque la droga solamente sea consumida en momentos específicos con algún fin concreto, son muchas las probabilidades que acabe convirtiéndose en una adicción.

5. Falta de motivación y objetivos

Son numerosos los casos de drogadicción personas que no encuentran ningún tipo de motivación en su vida, por lo tanto buscan en las drogas la experimentación de sensaciones agradables o de euforia.

6. Influencia del contexto familiar

Ciertos estudios establecen que la convivencia en un entorno familiar inestable, ser hijo de padres drogadictos o los trastornos mentales en padres son factores que facilitan el consumo de drogas en los más jóvenes.

En un entorno familiar en el que el consumo de drogas es algo habitual e incluso está normalizado, es común que los hijos desarrollen algún tipo de adicción y que los padres, por su condición de consumidores, no condenen estas conductas.

7. Presión o influencias del círculo de amistades

Una de las causas más frecuentes de la drogadicción en adolescentes es la presión que reciben de su grupo de amistades para iniciar el consumo. En grupos en los que el consumo es habitual o frecuente, es muy posible que el menor inicie y mantenga el consumo de drogas con la intención de encajar o de integrarse en él.

8. Falta de habilidades sociales

Las propiedades de ciertas drogas de abuso facilitan que la persona se sienta deshinibida y segura. Por lo tanto, aquellas personas de carácter introvertido o con escasas habilidades sociales tienen más posibilidades de consumir alguna sustancia en los momentos en los que se tenga que enfrentar a la interacción social.

9. Imitación por admiración

Sobre todo en edades más tempranas, la influencia de ciertas personas conocidas o personajes públicos puede conseguir que algunas personas quieran imitar algunas de sus conductas entre las cuales se encuentra la experimentación con las drogas.

10. Problemas de sueño

Los problemas de sueño son cada vez más comunes en muchas personas, asimismo aquellas personas que necesiten descansar correctamente por cualquier motivo, o que cumplan con su trabajo en horario nocturno y necesiten dormir por el día, pueden comenzar a consumir fármacos o compuestos relajantes que les ayuden a dormir.

Sin embargo, si la persona comienza a obstinarse con las horas de sueño y el cansancio, el consumo repetitivo de estos compuestos o drogas puede llegar a provocar una adicción seria.

11. Prescripción médica

En la mayoría de los casos, cuando pensamos en una adicción, solamente nos vienen a la mente todo tipo de sustancias ilegales o alcohol. No obstante, aquellos fármacos prescritos con riesgo de adicción y administrados de forma errónea, son susceptibles de convertirse en posibles drogas de abuso o, al menos, generar mucha dependencia.

12. Enfermedades mentales

Existen ciertos trastornos y enfermedades mentales cuya sintomatología puede instigar a la persona a consumir algún tipo de droga. Bien para aliviar el dolor. o bien para aliviar el malestar psicológico.

Los trastornos que más frecuentemente se asocian al consumo de drogas son: 13. Factores genéticos

A pesar de que no pueda considerarse una causa directa de drogadicción, existe un extenso debate entre las investigaciones que defienden la existencia de una predisposición genética a la drogadicción y aquellas otras que insisten en que esta asociación se debe realmente al aprendizaje.

No obstante, estudios realizados en hermanos gemelos han encontrado evidencias que apuntan a una fuerte relación entre la relación parcial entre drogadicción y genética.

14. Mecanismos neuroquímicos

En la mayoría de los casos, el propio mecanismo de placer y recompensa llevado a cabo por diferentes neurotransmisores implicados en los procesos de adicción, son los que llevan a la persona a querer volver a experimentar las sensaciones agradables que sintieron durante el primer consumo.

De esta forma, una persona con un organismo especialmente sensible a la acción de ciertas sustancias, puede pasar de experimentar con las drogas por primera vez a desarrollar una adicción que le permita experimentar repetidamente las mismas sensaciones de placer.