Serbia defenderá su territorio sin necesidad de adherirse a ninguna alianza militar, declaró el presidente serbio, Aleksandar Vucic.
El presidente serbio, Aleksandar Vucic.
© REUTERS/ Marko Djurica
El presidente serbio, Aleksandar Vucic.
"Serbia no se incorporará a la OTAN (...) queremos defender nosotros mismos nuestro cielo y nuestro país, es la decisión de nuestro pueblo", dijo Vucic.
Agregó que "Serbia es el único país que pretende tener su propio Ejército y mantener la neutralidad".
"La historia relacionada con la OTAN es tan dolorosa para nosotros que no podemos ni pensar en formar parte de la alianza", puntualizó el presidente.
Este 20 de diciembre el canciller de Serbia, Ivica Dacic, declaró que su país no pretende adherirse a la OTAN.

En el año 1999 la confrontación armada entre los albaneses y fuerzas serbias en la antigua provincia yugoslava de Kosovo derivó en numerosos muertos, violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra.

El 24 de marzo de aquel año la OTAN, sin autorización de las Naciones Unidas, bombardeó el territorio de Yugoslavia en el marco de una operación militar denominada Fuerza Aliada.

Según la OTAN, la campaña militar tenía por objetivo "poner fin al genocidio de la población albanesa en Kosovo".


Comentario: Como reconocen los expertos: "Las bombas de la OTAN no escatimaron ni siquiera a los albaneses kosovares a los que defendían, ya que en mayo de 1999 los aviones de la Alianza bombardearon a los refugiados que regresaban a sus casas."


La operación, que duró 78 días e incluyó 38.000 vuelos de combate, puso fin a las hostilidades y la región pasó bajo control de Naciones Unidas.

Serbia recuperó su soberanía en 2006, con la nueva Constitución que consagra que Kosovo es parte inseparable del país.

Sin embargo, en 2008 el Parlamento kosovar se proclamó unilateralmente república independiente.