El 20 de febrero de 2014, francotiradores desconocidos dispararon contra personas reunidas en la plaza central de Maidán de Kiev y mataron a 49 manifestantes y cuatro policías. Los líderes locales de la oposición, así como los representantes de EE.UU. y la UE, se apresuraron en señalar con el dedo al "régimen de Viktor Yanukóvich". Sin embargo, la investigación oficial no obtuvo ningún resultado y los culpables siguen en libertad.

Un corresponsal de Sputnik se ha reunido con los supuestos francotiradores, todos ellos de Georgia. Ellos insisten en que recibían órdenes de los líderes del Maidán. Además, tenían órdenes directas de disparar contra los policías Y manifestantes para enfurecer a la multitud y provocar una crisis política.
maidan snipers
El general Tristan Tsitelashvili, excomandante de la unidad de élite Avaza del ejército georgiano, fue el primero en decir que algunos francotiradores georgianos participaron en el tiroteo del Maidán. Tsitelashvili luchó en Abjasia y participó en la "guerra de cinco" días de agosto de 2008, pero más tarde se convirtió en un enemigo personal de Mikheil Saakashvili, que trató de culpar a los militares por su fiasco.

La casa de Tsitelashvili fue allanada por la policía, quienes detuvieron al general e hirieron gravemente a su hijo pequeño. Trataron de forzarlo a admitir que había desempeñado un papel en una supuesta "conspiración por parte de los generales" que supuestamente resultó en la derrota de Georgia en la guerra de 2008. El general no testificó y desde entonces ha sido un enemigo acérrimo de Saakashvili.
"Ya en 2014 conocía a personas de Georgia que estaban presentes en la plaza Maidán con órdenes específicas de disparar. Algunos de ellos sirvieron bajo mi mando en el ejército georgiano. Algunos siguen en Ucrania, luchando, otros han regresado a Georgia. Se tomaron su tiempo para hablar porque tenían miedo. ¡Siguen teniendo miedo porque simplemente pueden ser eliminados como testigos no deseados!"

General Tristan Tsitelashvili
"La gente nos llamaba el Sonderkommando"

Koba Nergadze es una de las personas que el general Tsitelashvili tenía en mente.

Como oficial de carrera en el ejército georgiano, entre 2003 y 2004 participó en varias operaciones especiales en el distrito de Ergeneti, situado entre Georgia y Osetia del Sur.
"Estábamos luchando contra contrabandistas. La región se había dividido en zonas controladas por empresarios georgianos y osetios. Ocasionalmente estallaban conflictos, incluidos los enfrentamientos armados con los militares osetios. Nuestra brigada sufrió 11 o 12 muertos, no estoy seguro. En total, el ejército georgiano perdió a 45 personas", dijo Nergadze.
Él abandonó las filas del ejército en 2006 como Teniente Mayor y, poco después, con ayuda de Mamuka Mamulashvili, se unió al Servicio de Seguridad del Ministerio de Defensa. Actualmente, Mamulashvili es el comandante de la llamada "Legión Georgiana", que lucha en Ucrania oriental en el bando de Kiev.

"Lo conocí por primera vez cuando estaba en el ejército, en la fiesta de cumpleaños de mi amigo Bezho", agregó Koba. "Oficialmente, también nos ocupábamos de la protección de las manifestaciones celebradas en Tbilisi, para asegurarnos de que no hubiera enfrentamientos entre seguidores y adversarios de Saakashvili. De hecho, se nos encomendó la tarea de reprimir las manifestaciones de la oposición y vigilar a la oposición", admitió.
"Si era necesario, por orden de los comandantes, nuestros oficiales de servicio golpeaban a los líderes de la oposición. Como regla general, hacíamos esto mientras usábamos máscaras. La gente nos llamaba "Sonderkommando". Por lo general, los miembros en servicio hablaban muy poco sobre dónde trabajaban y qué hacían."

Koba Nergadze
Los agentes fueron divididos en decenas. Nergadze era uno de los jefes. Otros jefes a los que conoció son Georgy Saralidze, Merab Kikabidze y David Makiashvili. En su entrevista con Sputnik, Koba mencionó algunas de las tarifas. Dijo que les pagaron 1.000 dólares por golpear a un diputado de la oposición.

En diciembre de 2013, Mamulashvili invitó a los "jefes" a una reunión y les ordenó "que fueran inmediatamente a Ucrania para ayudar a los manifestantes". Al grupo de Nergadze se le asignaron 10.000 dólares y les prometieron 50.000 dólares adicionales a su regreso.

Utilizaron los pasaportes de otras personas para llegar a su destino. Nergadze tenía un pasaporte expedido a nombre de Georgy Karusanidze (nacido en 1977).

En Kiev, el grupo se alojaba en la calle Ushinsky y cada día se dirigían a Maidán, como si estuvieran yendo a trabajar.

"Se nos dijo que aseguráramos el orden para que no hubiera borrachos, que mantuviéramos la disciplina e identificáramos a los agitadores enviados por las autoridades", relató el oficial

Nergazde celebró el Año Nuevo en el Hotel Ukraina, que ya estaba controlado por los manifestantes.

Alexander Revazishvili es otro ex militar georgiano que llegó a Kiev en medio de los disturbios. Después de servir en el ejército georgiano, fue miembro activo de la "Zona Libre", una organización de partidarios de Saakashvili. En sus propias palabras, se "infiltró en las filas de los opositores, incitando peleas y participando en otras provocaciones". La organización fue dirigida por Koba Khabazi, quien presentó a Revazishvili a Mamulashvili. Le interesó mucho la especialización militar del exoficial como francotirador.

A mediados de febrero, Revazishvili, Khabazi y otros cuatro representantes de la Zona Libre llegaron a Kiev en un vuelo del UIA. Fueron alojados en la calle Vozduhoflotskaya antes de ser trasladados al conservatorio municipal, que ya estaba controlado por la oposición.
"Al día siguiente Mamulashvili nos llevó a Maidán y nos ubicó en una tienda de campaña instalada en la plaza. Khabazi nos dijo que nuestra tarea era provocar a los manifestantes para que atacaran. Nuestro grupo, junto con los manifestantes, atacó a los Berkut con piedras y cócteles molotov. Algunas personas traían piedras, otras preparaban cócteles molotov, mientras que otras atacaban a los Berkut y a la policía."

Alexander Revazishvili

Andriy Parubiy
© Sputnik, Andrey Stenin
Andriy Parubiy, miembro del Bloque de Yulia Tymoshenko, en la plaza Maidan de Kiev.
"Sergei Pashinsky traía las armas"

"El 14 o 15 de febrero, los comandantes de grupo -yo, Kikabidze, Makiashvili, Saralidze, no recuerdo los nombres de los otros- se reunieron en una suite en el tercer piso del Hotel Ukraina. Entre los presentes se encontraban Parubiy (Andrey Parubiy, político ucraniano de derecha, el 'comandante del Maidán' durante el período de disturbios en Kiev; desde 2016, Presidente de la Rada Verjovna), y Pashinsky (Sergei Pashinsky, un notorio político y empresario ucraniano, Diputado Popular de Ucrania. - Ed.)".

'Necesitamos ayudar a nuestro pueblo fraternal, y pronto tendremos una misión'.

"No dio ninguna otra aclaración. Para ese entonces ya había visto rifles de caza y pistolas, que los manifestantes portaban", dijo Nergadze. También participó en la reunión un tal Christopher Brian, que fue presentado como un ex soldado estadounidense.
"En la noche del 19 de febrero, Sergey Pashinsky y varios desconocidos regresaron al hotel con bolsas grandes. Sacaron carabinas SCS, rifles de asalto Kalashnikov de 7,62 mm, un rifle SVD y una carabina de fabricación extranjera. Pashinsky nos explicó que las armas serían necesarias "para la autodefensa", pero cuando le pregunté de quién íbamos a defendernos, no respondió y salió de la sala."

Koba Nergadze
Entonces Nergadze y Mamulashvili tuvieron una conversación. Mamulashvili mencionó algunas "tareas especiales" y que "es necesario crear caos en el Maidán, usando armas contra cualquier objetivo, manifestantes y policías... sin diferenciarlos". Dijo que el dinero para el "viaje de negocios" se pagaría una vez que la "tarea" hubiera sido completada.

Según Revazishvili, ese mismo día se trajeron las armas al conservatorio: "Mamulashvili, Saralidze, apodado Kid, y unos diez más, han llegado, no sé el resto. Mamulashvili preguntó sobre nuestro estado de ánimo. Se rieron. Alguien le preguntó a Mamulashvili en georgiano: '¿Dónde está Misha?' Él respondió: 'Con Porokh'. Luego se fueron. Pashinsky y varios otros hombres trajeron una bolsa con armas, en su mayoría carabinas SCS, y el propio Pashinsky llevaba un rifle Kalashnikov con el culata abierta".

Entre los presentes se encontraba Vladimir Parasyuk, el líder de uno de los "cientos" del Maidán, quien posteriormente dirigió la 4ª Compañía del Batallón Dnepr y más tarde se convirtió en Diputado Popular de Ucrania.
"Pashinsky me pidió que le ayudara a elegir las posiciones de tiro. Dijo que los Berkut [comandantes de la policía] podrían asaltar el Conservatorio durante la noche y dividir a los manifestantes. De noche, alrededor de las 4 o 5 de la madrugada, oí disparos. Pensé que venían del Palacio de Octubre. Pashinsky saltó, agarró el walkie-talkie, y empezó a gritar para que cesara el fuego, que no era el momento adecuado. El tiroteo se detuvo inmediatamente. Alrededor de las 7.30 de la mañana (tal vez más tarde) Pashinsky nos ordenó a todos que nos preparáramos y abriéramos fuego, que disparáramos dos o tres veces e inmediatamente cambiáramos de posición. El tiroteo continuó durante unos 10-15 minutos. Después de eso, se nos ordenó dejar las armas y salir del edificio."

Alexander Revazishvili
Luego volvió a Maidán. Escuchó que la gente estaba furiosa; algunos creían que los disparos eran de los Berkut. Otros, por el contrario, pensaban que fueron los manifestantes quienes dispararon.

"Me di cuenta de que esto podría terminar mal, que estaba en un aprieto real, que la gente podría destrozarme aquí mismo si supieran la verdad. Salí a dar un paseo por el Maidán. Entonces decidí que era hora de partir. Tomé un taxi hasta el aeropuerto", concluyó Revazishvili.
"Temprano en la mañana del 20 de febrero, a las 8, escuché el sonido de disparos provenientes del conservatorio. 3 o 4 minutos después, el grupo de Mamulashvili abrió fuego desde las ventanas del tercer piso del Hotel Ukraina. Estaban disparando en pares. Después de cada disparo, se trasladaban a otra habitación y volvían a disparar. Cuando todo terminó, nos dijeron que saliéramos. Ese mismo día, Bezho y yo volamos a Tbilisi."

Koba Nergadze
El exoficial del ejército georgiano nunca recibió el dinero prometido. Hoy teme la venganza de sus antiguos "colegas".

Koba Nergadze y Alexander Revazishvili están dispuestos a confirmar sus palabras en un tribunal ucraniano. Sputnik ha obtenido copias de un testimonio oficial que entregaron a los abogados Alexander Goroshinsky y Stefan Reshko, que representan los intereses de antiguos miembros del comando policial Berkut. Sputnik también tiene copias de los billetes de avión que confirman la llegada de Nergadze y Revazishvili a Kiev durante los eventos del Maidán.