Científicos del Departamento de Ciencias de la Tierra y Atmósferas de la Universidad de Alberta (UBC) de Canadá, descubrieron partículas del cuarto mineral más abundante del planeta encapsulado en un diamante en la mina Cullinan, en Sudáfrica, según reseña un trabajo publicado en la revista Nature.
Flickr / James St. John
© Flickr / James St. John
Imagen ilustrativa
A pesar de que se conocía teóricamente la existencia del mineral, llamado 'perovskita de silicato de calcio' (CaSiO3), alojado en el manto inferior de la Tierra, aproximadamente a unos 700 kilómetros de profundidad, "nadie ha logrado mantener este mineral estable en la superficie de la Tierra", dijo Graham Pearson, uno de los participantes en esta investigación, en una entrevista con Radio Active de la cadena CBS.

Sin embargo, el grupo de científicos canadienses encontró pequeñas partículas de este mineral en un diamante extraído a menos de un kilómetro debajo de la corteza terrestre.

Diamantes como una "ventana" a lo desconocido

Este tipo de diamantes son poco comunes, puesto que usualmente se forman a unos 150-200 kilómetros de profundidad, en cambio, en este caso particular, tenía componentes minerales como el CaSiO3, que se originan a una profundidad mucho mayor.

Pearson, también profesor de la Universidad de Alberta, resalta la importancia de este descubrimiento, pues se observan las características únicas de los diamantes, que son "una ventana" para observar minerales como el CaSiO3, que son ampliamente abundantes en las profundidades del planeta, pero por su ubicación, totalmente inaccesibles.

Este tipo de diamantes son capaces de soportar una presión de 24.000 millones de pascales, equivalente a 240.000 atmósferas, actuando como una especie de 'ascensor' para este tipo minerales, alojados en las profundidades terrestres.