El ministerio de relaciones exteriores de Rusia comunicó el 26 de marzo que el periódico Kommersant había adquirido acceso a los documentos clasificados que fueron usados como justificación para la expulsión de diplomáticos rusos de varios países de Europa, EEUU y otros "socios estratégicos".
may johnson russian report
© Sott.net
Atrapados justo cuando estaban elaborando el reporte sobre la culpabilidad rusa...
Lo que sigue es el mencionado documento, o como nos gusta llamarlo aquí en SOTT de un modo más académico, "ese panfleto de mierda". Recomendamos cautela al abordarlo, sabemos de gente que ha sufrido descompensaciones muy serias con náuseas, dolores de cabeza, fuertes vómitos y diarrea (evidentemente quedaron intoxicados después de leer este mamarracho).


El documento tiene todas las características de un trabajo escolar hecho por un estudiante mediocre media hora antes de entregarlo. El contenido parece obtenido de tuits de oscuros personajes como Boris Johnson, o titulares de miserables pasquines como The Guardian o The Telegraph. En general utiliza un lenguaje más propio del mundo del marketing, que de un documento oficial elaborado por un Estado con información sensible de inteligencia. ¿Las pruebas o evidencias de la culpabilidad rusa?... ¡Todavía las estamos buscando!

Para serles sinceros, cuando lo leímos no sabíamos si reírnos, llorar, asustarnos, salir corriendo, darnos una ducha para quitarnos la mugre de tantas mentiras,... o todo eso junto. Por donde uno lo mire, este "volante publicitario" con pretensiones de "documento ultrasecreto de inteligencia" es chistoso y aterrador al mismo tiempo. Aún así, tal parece que lo aterrador supera ampliamente a lo chistoso, porque aunque cueste creerlo, este mamarracho fue utilizado por los líderes occidentales para justificar y tomar una decisión dramática que definitivamente traerá catastróficas consecuencias para el planeta entero.

La mayoría de nosotros, simples mortales que vivimos una vida sencilla abocados a nuestros trabajos y responsabilidades cotidianas, solemos proceder con cuidado y buen tino a la hora de tomar decisiones más mundanas y con consecuencias obviamente de corto alcance. Estos desgraciados, que tienen en sus manos el destino de decenas de millones y toman decisiones que impactan en todo el planeta, no evidencian el más elemental vestigio de prudencia, sensatez, o racionalidad, a la hora de proceder en su "trabajo".

Imagine que usted fuera un mesero que trabaja con el mismo sentido de responsabilidad que ellos,... el restaurante donde usted se desenvuelve seguramente sería conocido por los envenenamientos masivos a sus comensales. O si usted fuera ingeniero, los puentes que estén bajo su supervisión se desmoronarían tan solo con el suave suspiro de un transeúnte.

Sin duda Occidente, durante esta absurda y demencial campaña rusofóbica, ha sobrepasado límites a los que nadie hubiera pensado que podrían siquiera acercarse tan solo 20 años atrás. Durante los años recientes, al parecer han ido cayendo los velos uno a uno, y cada día se los ve operar mostrando su verdadera naturaleza depredatoria sin vergüenza ni inhibiciones.

También es cierto que, a pesar de que ya no ocultan que son unos malditos enajenados con un incontrolable deseo de dominar y someter, todavía quedan algunos (bueno, no nos engañemos, posiblemente muchos) que, sin pensar o analizar demasiado lo que ocurre a su alrededor, tragan sin masticar toda la mierda desinformativa excretada por estos dementes. Pero la cuestión es que esta vez parecen estar cruzando una línea primordial, un umbral que separa la cordura de la locura, lo aceptable de lo inaceptable, lo real de lo surreal,... lo humano de lo no-humano.

Podemos suponer que tal y como están las cosas no resulta nada fácil saber si todos ellos se creen o no sus propias idioteces, es decir esas rudimentarias mentiras dignas de la mente de un infante. El asunto es que, las crean o no, ellos parecen estar convencidos de que nosotros, todos aquellos quienes estamos bajo su "amparo", les vamos a creer cualquier burrada obscenamente estúpida que se les ocurra decirnos.

Y este es el punto más preocupante. Si ellos tienen razón, si nuestras habilidades cognitivas y nuestro raciocinio se han visto disminuidos al punto tal que ya no podemos detectar el hedor inmundo que emana de sus disparates, ¡estamos definitivamente jodidos! Y si ellos están equivocados, si son sus facultades mentales las que han descendido a nivel de "ameba", y están imposibilitados de ver que pronto muchos de nosotros veremos claramente sus mentiras,... pues quizá igual estemos jodidos, porque estamos en manos de lunáticos, y si no reaccionamos lo suficientemente rápido, pueden hacernos desaparecer a todos en un pestañeo.

Una rápida revisión al "panfleto de mierda"

Vamos a ser bien concisos, y no es porque no queramos explayarnos mucho, sino porque el documento es tan escuálido que uno no sabe por dónde empezar. Aún así, creemos que un adecuado desensamblaje de las tonterías que rellenan la diapositiva 2 y del adefesio con aspecto de panal de abeja de la diapositiva 4, merecen un apartado. Para esto recomendamos la lectura de Revisión de algunos puntos del documento británico que acusa a Rusia del envenenamiento de los Skripal y Podemos asumir activamente que Skripal fue envenenado por el gobierno británico.

Para empezar el documento está en forma de presentación de Power Point y tiene 6 diapositivas; aceptemos que es definitivamente raquítico para tratarse de la prueba irrefutable de que el maquiavélico Vladimir Putin se levantó un día y pensó:
Mmmm... ahora que se vienen las elecciones y el mundial de la FIFA, vamos a asesinar a un ex agente doble ya retirado y de ningún valor para la seguridad rusa radicado en el Reino Unido, nación por cierto con la que nuestras relaciones diplomáticas están pasando por un momento muy delicado, con un arma química elaborada hace décadas por la URSS y con nombre ruso... ¿Por qué?... ¡Porque quiero y porque puedo!"
¡En fin!...

Considerando que 6 diapositivas ya eran de por sí casi una burla para la inteligencia de un molusco, los "genios" a cargo de la elaboración no tuvieron mejor idea que ocupar la primera con el sello de su santísima majestad, así que rápidamente el documento pasó de ser raquítico a esquelético.

Dejando a un lado el sello, la primera diapositiva es una línea de tiempo. No hay mucho que decir al respecto salvo que es una versión un tanto parcial de los hechos. Habría que agregar, por ejemplo, que repetidas veces el gobierno ruso pidió que se le facilitasen las pruebas y el resultado de la investigación para saber por qué se los acusaba. En los primeros días, la cancillería rusa envió al menos 4 exhortos pidiendo esta información, mientras que el gobierno británico se hizo el otario y no respondió.

Por supuesto que Rusia ignoró el ultimátum del 12 de marzo, hubiera sido imposible dar explicaciones por algo de lo que no sabían nada. Y evidentemente el Reino Unido contaba con que esto ocurriera. De ese modo "probaron" que Rusia es un Estado rebelde y hostil que hace lo que le place y no respeta el Derecho Internacional (¿a quién le hace acordar esto?).

La segunda diapositiva, titulada "Una nueva fase de la agresión rusa", ya de plano arranca mal. El título carece de objetividad; ya de por sí considera que Rusia es agresiva y que lo que sigue a continuación "prueba" que ahora lo es todavía más. En un documento serio lo más lógico hubiera sido titular "Pruebas de la agresión rusa en el envenenamiento de Sergei Skripal y su hija" o algo por el estilo. Pero claro, de haber puesto algo así, se hubieran visto en el aprieto de tener que poner en el cuerpo de la diapositiva pruebas de verdad, y como tal cosa no existe, mejor fue darle al texto la rigurosidad de un chisme de comadrona y dedicarse a calumniar.

Fíjese en esta misma diapositiva que el segundo ítem afirma que "Novichok es un grupo de agentes desarrollados sólo por Rusia". Esto no es verdad, o al menos es una verdad a medias. El Novichok fue originalmente desarrollado por la URSS en los años 70. Lo que el documento no aclara es que uno de sus creadores llamado Vil Mirzayanov, desertó y se radicó en EE.UU. en los años 90, y que de hecho publicó un libro que habla de su composición y de cómo fabricarlo. Obviamente nada ha impedido que este científico le haya entregado la fórmula a la CIA, por ejemplo.

Por otro lado, otro de los creadores del agente nervioso, llamado Leonid Rink, señaló en una entrevista el 20 de marzo que la tecnología para crear el Novichok la tiene "cualquier país que tenga armas de destrucción masiva", como el Reino Unido, EE.UU., China y "todos los países desarrollados", así como cualquier compañía farmacéutica o corporación química, aunque "es poco probable que alguien pueda reproducir la fórmula exacta". En definitiva, casi cualquiera podría tener este compuesto tóxico, incluido el Reino Unido.

Lo más curioso de esta diapositiva es que en el quinto ítem, sin mediar ninguna información incriminantoria previa, directamente sentencian que no hay dudas de la culpabilidad de Rusia. ¿En qué se estarían basando para afirmar semejante cosa? En que el Novichok fue de fabricación rusa... ¡¡¡Pero ya establecimos, y es bien sabido, que cualquiera podría tenerlo!!! ¿Entonces?... Bueno, según aclaran los cráneos de Buckingham, que haya sido Rusia quien perpetró el envenenamiento es la única explicación plausible. ¡Son muy poco imaginativos estos muchachos! Es fácil darse cuenta que es mucho más probable que el Reino Unido/EE.UU, en aras de aislar y destruir a Rusia, montaran una operación de falsa bandera con el fin de provocar un incidente diplomático y poner a todo el mundo occidental en contra del país eslavo.

Entonces... ¿eso es todo lo que tienen contra Rusia?

Evidentemente, como ni ellos mismos podían tragarse semejante mamarracho argumentativo, tuvieron que dedicar la cuarta diapositiva a dibujar un supuesto prontuario criminal de Rusia.

Si a usted le gusta la ficción compre palomitas de maíz y póngase cómodo. Para explicárselo en pocas palabras: según lo que describen los hexágonos azules, Rusia es una especie de combinación de Darth Vader, Hannibal Lecter, Freddy Krugger, Voldemort, Tony Montana, Norman Bates y Cruella de Vil,... todos ellos bien juntitos y liderados por Sauron.

De más está aclarar que no hay una mínima prueba de que Rusia sea culpable de algo de lo que allí se la acusa. Recomendamos nuevamente leer aquí Análisis del documento británico que "prueba" la culpabilidad rusa en el caso Skripal para un análisis más detallado de la diarrea desinformativa contenida en esta diapositiva. El resto de las diapositivas son básicamente relleno para abultar el documento.

Es posible que alguien en el departamento de "marketing" de Theresa May haya rechazado una primera versión de este documento, la cual sospechamos debió tener apenas dos diapositivas: la primera con el sello de su santísima majestad, y la segunda con un sólo ítem en el centro de la página con la leyenda "RUSIA LO HIZO". O algo como esto:

prueba theresa may putin skripal
La verdad, si nos daban a elegir, hubiéramos preferimos la primera versión antes que la que resultó ser la versión definitiva; al fin y al cabo el contenido sería básicamente el mismo pero nos hubieran ahorrado mucho tiempo.