EEUU no activó los protocolos necesarios para expulsar a los diplomáticos rusos ante la ONU, declaró la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova.
maria zajarova
© Sputnik/ Ramil Sitdikov
Portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa, María Zajárova.
"EEUU no tiene la capacidad para tomar medidas unilaterales contra diplomáticos que trabajan ante la ONU, para hacerlo existen protocolos correspondientes", dijo Zajárova.

Agregó que "por el momento estos protocolos no fueron activados".
"Estamos intentando entender cómo EEUU implementó esta decisión (...) nuestra representación permanente ante la ONU se ocupa de este problema", añadió la portavoz.
El 26 de marzo el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, declaró que Estados Unidos abusó de sus privilegios como país anfitrión del organismo al expulsar a 12 miembros de la misión permanente rusa.


El presidente estadounidense Donald Trump ordenó la expulsión de 60 diplomáticos rusos, incluyendo 48 empleados de la embajada y 12 personas asignadas a la sede de la ONU en Nueva York, en relación con el supuesto papel de Moscú en el envenenamiento del espía Serguéi Skripal en el Reino Unido.

Una veintena de países de la UE y otros nueve fuera del bloque comunitario, aparte de EEUU, también expulsaron a diplomáticos rusos, decisiones que Moscú calificó como "hostiles" y prometió respuestas duras.

Skripal, exoficial de Inteligencia militar rusa reclutado en los años 90 por el servicio secreto británico MI6 y naturalizado en el Reino Unido, y su hija Yulia, que es nacional de Rusia, fueron hallados inconscientes el 4 de marzo cerca de un centro comercial en la ciudad de Salisbury, en Inglaterra.

Ambos continúan en estado crítico y reciben tratamiento por intoxicación con una sustancia de acción neuroparalizante que, según los británicos, tiene procedencia rusa.

La ola de expulsiones comenzó a mediados de este mes, después de que la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, responsabilizaraMoscú de "un intento de asesinato" en Salisbury y ordenara la salida de 23 diplomáticos rusos y la cancelación de todos los contactos de alto nivel entre ambos países como represalia.

Rusia, que rechaza en términos enérgicos las acusaciones, protestó por la expulsión de sus diplomáticos rusos y advirtió que no la dejará sin respuesta.