Esta impresionante bola de fuego sobrevoló el Mediterráneo en la madrugada del 6 de febrero, a la 1:33 hora local peninsular española. Fue más brillante que la Luna llena y se produjo al entrar en la atmósfera terrestre una roca procedente de un asteroide a una velocidad de unos 72 mil kilómetros por hora. El evento se inició a una altitud de unos 116 km sobre el nivel del mar, desde donde continuó en dirección noroeste para finalizar una altitud de unos 58 km.
Bola de fuego - imagen ilustrativa

Imagen ilustrativa
Este evento ha sido registrado por los detectores del proyecto SMART (Universidad de Huelva) que operan en el marco de la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (SWEMN) desde los observatorios astronómicos de La Hita (Toledo), Calar Alto (Almería), La Sagra (Granada), Sierra Nevada (Granada) y Sevilla.