El famoso telescopio Hubble logró capturar una imagen de la colisión de dos galaxias a 230 millones de años luz de la Tierra. La instantánea arroja luz sobre el proceso que siguen cuando colisionan y, por tanto, sobre el destino que le espera a la nuestra, la Vía Láctea, cuando colisione con Andrómeda dentro de unos 3.000 millones de años.
Dos galaxias colisionan
© CC BY-SA 3.0 / ESA/Hubble & NASA, A. Adamo et al.
Dos galaxias de la constelación de Hércules colisionan
La imagen del Hubble corresponde a la constelación de Hércules y captura dos galaxias en proceso de fusionarse tras colisionar y convertirse en el objeto NGC 6052, catalogado por primera vez en 1784 por el astrónomo William Herschel. En aquel momento, Herschel lo catalogó como una simple galaxia irregular con forma extraña, y no como la colisión de dos galaxias.

Los científicos estudian cómo colisionan las galaxias por la acción de la gravedad para entender qué pasará cuando la nuestra, la Vía Láctea, colisione con la galaxia más cercana, Andrómeda. Cuando lo hagan no afectará de ninguna forma a la Tierra, ya que las distancias entre las estrellas del interior de la galaxia son enormes.

"Las colisiones entre estrellas son algo muy raro, la verdad, porque las estrellas están separadas las unas de las otras y porque las galaxias están en su mayoría vacías. En algún momento, estas galaxias se fusionarán completamente para formar una sola galaxia estable", señala la NASA.

El legendario telescopio Hubble se lanzó al espacio en 1990. Desde entonces ha recibido multitud de visitas para actualizar y modernizar sus cámaras y reemplazar sus componentes para ponerlo al día. La última visita se realizó en 2009 para instalar en él la Wide Field Camera 3, que es la que ha tomado esta fotografía. Está previsto que el telescopio nos siga dando sorpresas hasta bien entrado el 2020. Su sucesor, el telescopio espacial James Webb, se espera que comience su aventura espacial en 2021.