Todos hemos escuchado hablar alguna vez de la psicología inversa. Desde los dichos populares, pasando por programas de televisión o libros, alguien ha utilizado el término, para referirse al acto de convencer a alguien de hacer o decir algo, diciéndole lo contrario a lo que se quiere decir en realidad.
psicología inversa
Esto suena a cosas de cuentos y películas, sin embargo, es algo que no solo existe, sino que es aplicada en algunos tipos de terapia psicológica. Es por esto que hoy queremos contarte en qué consiste la psicología inversa y cómo aplicarla.

¿Qué es la Psicología Inversa?

Cuando hablamos de psicología inversa nos referimos a una técnica psicológica creada por el conductista Viktor Frankl. Consiste en defender una creencia o conducta no deseada, con el fin de que la persona se incline hacia el lado que deseamos en realidad. Es decir, que quien aplica la técnica de psicología inversa, lo que hace es plantear como cierto algo que no quiere, con el objetivo de que la persona diga o haga lo contrario.

¿Suena bastante loco verdad? La efectividad de esta técnica consiste en que el ser humano tiene una tendencia natural a liberarse de las imposiciones. Desde que somos niños tenemos una fijación subconsciente por contradecir las normas. Basta tan solo con observar el comportamiento de un niño de 2 a 3 años, momento en que están asimilando las normas del mundo, para comprobarlo.

Cuando le decimos a un niño de esta edad que no haga algo, su reacción natural es hacerlo. Este comportamiento, no se queda solo en la infancia, es muy común en adolescentes y adultos, tal vez por eso dicen que lo prohibido siempre será lo mejor.

Para que puedas entender mucho mejor lo anterior, es preciso ahondar un poco en el concepto de reactancia.

¿Qué es la reactancia?

La reactancia en psicología, alude a una reacción emocional que se da en contradicción directa a las reglas o actitudes que amenazan la libertad de un individuo. La reactancia lleva al límite al sujeto y hace que fortalezca un punto de vista u opinión contraria a la indicada.

La reactancia se da generalmente cuando el sujeto ve reducido su libre albedrío y capacidad de decisión, es por esto que lo que llamamos comúnmente psicología inversa, funciona en la medida en que quien aplica la técnica es consciente del nivel de exaltación de la otra persona frente a una idea o acción determinada.

¿Cómo aplicar la Psicología Inversa?

Para aplicar psicología inversa o provocar un estado de reactancia es necesario cuáles son los móviles de ésta en la mente humana. Es por eso que debes saber que la teoría de la psicología inversa comprende 5 puntos fundamentales para dirigir la técnica:

1. Expectativa de libertad
Ésta solo se experimenta cuando la persona siente que tiene la libertad de acción o decisión. A mayor libertad percibida, mayor reactancia.
2. Fuerza de la amenaza
Mientras más grande sea la amenaza mayor es el nivel de reactancia. Si la persona siente que su libertad quedará totalmente anulada la reactancia se elevará a mayores límites.
3. Valor de la libertad
El nivel de reactancia depende también del valor que cada uno le da a la libertad. Hay mayores grados de reactancia en personas que consideran su libertad como algo sumamente importante.
4. Implicación de otras libertades
El nivel de reactancia será mucho mayor cuando el sujeto vea amenazadas varias libertades.
5. Legitimidad de la amenaza
Los niveles de reactancia dependen directamente del nivel de autoridad que el sujeto percibe en la otra persona. Si quien amenaza la libertad se percibe como alguien con mucha autoridad, el nivel de reactancia será menor.
Tips para aplicar la psicología inversa
  • Analiza muy bien los puntos tratados anteriormente para que sepas cómo debes abordar a la persona en cuestión, esto te ayudará a saber cómo proceder exactamente.
  • Si la persona siente que tiene libertad de decisión será más fácil para ella hacer lo que deseas. Si de entrada le dejas claro que no tiene poder de decisión puede que el experimento no salga para nada bien.
  • Recuerda que la psicología inversa se trata de decir lo contrario a lo que piensas pero en un tono sereno, de modo que la otra persona no perciba tu apasionamiento por la idea.
  • Cuídate de aplicarla en las personas debidas. La técnica es ideal para ese tipo de personas que tienen altos niveles de ego y son felices llevando la contraria.
  • ¡No exageres! Si usas la técnica todo el tiempo en tus hijos o pareja, llegará un momento en el que quedes al descubierto y ya no sirva para nada.
  • Espera el momento oportuno. Todo es cuestión del momento y el lugar, si aplicas la técnica en un momento indebido, no funcionará.
  • Cuando uses el argumento contrario y crees el efecto en la otra persona, presiona más, tal vez la persona se confunda y no sepa si estás siendo irónico, por eso la idea es usar el mismo tono que llevas en la conversación.
¿Para qué se usa la psicología inversa?

La psicología inversa se usa generalmente para corregir problemas de conducta bien sean individuales o grupales. También es usada en criminalística, investigaciones y marketing, e incluso en algunas terapias conductuales.

Aunque hay una discusión frente a sí es algo ético o no, la psicología inversa sigue estando en muchas esferas de nuestra sociedad.

Un ejemplo de esto son los modelos de crianza en donde muchas madres o cuidadoras usan inconscientemente la técnica con los niños. Sé que todos hemos visto cómo una mamá después de batallar con un niño por que no se quiere comer la sopa, como último recurso le dice que ella se la va a comer o se la va a dar a su hermano e inmediatamente el niño cede en su postura.

La discusión se genera desde el hecho de que muchos consideran la psicología inversa como una técnica de manipulación.

Como ves la psicología inversa sí puede traer buenos efectos sobre la conducta de los otros, sin embargo debes tener en cuenta que es un tema delicado porque nadie quiere que le rodeen sus propias libertades. Si sabes cómo y en qué momento usarla, tendrás a la mano una técnica muy eficiente para influir en los demás.