Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El clima extremo contribuyó a pérdidas de hasta 161 millones de libras esterlinas para los agricultores escoceses durante 2017 y 2018, en medio de temores de que este clima impredecible se convierta pronto en la norma.
Sheep farming

Sheep farmers were the hardest hit because of the unpredictable weather of 2017-2018
El clima adverso del año pasado tuvo un impacto en el ganado y los rendimientos de cultivos clave en toda Escocia, según un nuevo informe publicado esta semana.

Los ganaderos de ovejas sufrieron las mayores pérdidas de 45 millones de libras esterlinas cuando la Bestia del Este atacó durante la temporada de parición.

El mayor impacto en los productores de carne de vacuno fue el aumento del costo de la alimentación, ya que el ganado permaneció en el interior durante más tiempo durante el mal tiempo y el crecimiento de la hierba fue bajo durante el verano seco. Esto costó a los agricultores 28 millones de libras esterlinas.

Los cultivos de cereales también sufrieron un impacto significativo, con un coste para el sector de 34 millones de libras esterlinas. La producción total, la superficie cultivada y los rendimientos se redujeron en 2018 con respecto al año anterior debido a las malas condiciones climáticas en los puntos clave de la temporada.

A nivel del Reino Unido, los precios al por mayor de algunos productos básicos como las zanahorias, la lechuga y las cebollas aumentaron hasta un 80%.

Los agricultores también sufrieron daños en los edificios debido a la fuerte nieve y a los fuertes vientos que derribaron los techos y rompieron las tuberías, causando interrupciones en el suministro de agua.

Mientras tanto, NFU Mutual reportó un aumento en los incendios durante junio y julio debido al verano excepcionalmente caluroso y seco.

La Dra. Sheila George, Directora de Políticas Alimentarias de WWF Escocia, dijo que los agricultores están cada vez más en la primera línea del cambio climático, luchando con las estaciones cada vez más extremas.
"Este informe ofrece una instantánea del enorme costo financiero, pero detrás de estas estadísticas también hay un costo personal para los agricultores de todo el país", dijo.

"Este año, el suave invierno ha impulsado el crecimiento de los cultivos, pero la variabilidad ya es un gran desafío, y el cambio climático va a provocar fenómenos meteorológicos más frecuentes, extremos e impredecibles, como los que hemos visto en 2017 y 2018."

"Los extremos del año pasado pronto serán la norma, en lugar de la excepción, y eso tendrá enormes implicaciones para los agricultores y el medio ambiente. Por eso es tan importante que el gobierno escocés tome medidas ahora para apoyar a nuestro sector agrícola a adaptarse a los desafíos futuros".