Traducido por el equipo de Sott.net en español

La nueva información divulgada por el FBI ha llevado a un nuevo escrutinio sobre la posibilidad de que los "israelíes danzantes", al menos dos de los cuales eran conocidos como operativos del Mossad, tuvieran conocimiento previo de los ataques contra el World Trade Center [NdT.- El complejo de edificios de las Torres Gemelas].
Dancing Israelis arrested on 9/11

Cuatro de los ciudadanos israelíes arrestados por "comportamiento desconcertante" durante los ataques del 11 de septiembre son vistos posando casualmente juntos frente al horizonte de Manhattan mientras los ataques del 11 de septiembre estaban en progreso.
Durante casi dos décadas, uno de los arrestos más olvidados y poco conocidos que se produjeron tras los ataques del 11 de septiembre fue el de los llamados "chocadores de manos" o "israelíes danzantes". Sin embargo, nueva información divulgada por el FBI el 7 de mayo ha producido un nuevo escrutinio sobre la posibilidad de que los "israelíes danzantes", al menos dos de los cuales eran conocidos como operativos del Mossad, tuvieran conocimiento previo de los ataques al World Trade Center.

Poco después de las 8:46 de la mañana del día de los ataques, apenas minutos después de que el primer avión impactara contra el World Trade Center, cinco hombre, que más tarde fueron dados a conocer como ciudadanos israelíes, se habían posicionado en el estacionamiento del Complejo de Apartamentos Dóricos en Union City, Nueva Jersey, donde fueron vistos tomando fotos y filmando los ataques mientras celebraban la destrucción de las torres y se chocaban las manos entre ellos. Al menos un testigo ocular entrevistado por el FBI había visto la camioneta de los israelíes en el estacionamiento a las 8:00 horas de ese día, más de 40 minutos antes del ataque. La historia recibió cobertura en los principales medios de comunicación de Estados Unidos en ese momento, pero desde entonces ha sido olvidada en gran medida.

Los hombres (Sivan Kurzberg, Paul Kurzberg, Oded Ellner, Yaron Shimuel y Omar Marmari) fueron aprehendidos posteriormente por las fuerzas del orden y afirmaron ser turistas israelíes en unas "vacaciones de trabajo" en los Estados Unidos, donde trabajaban para una empresa de mudanzas, Urban Moving Systems. Al ser arrestado, Sivan Kurzberg le dijo al oficial que lo arrestó: "Nosotros somos israelíes; no somos su problema. Sus problemas son nuestros problemas, los palestinos son el problema."

Durante años, la historia oficial ha sido que estos individuos, mientras se habían comportado como "inmaduros", celebrando y estando "visiblemente felices" al documentar los ataques, no tenían conocimiento previo de ellos. Sin embargo, las nuevas copias del FBI de las fotos tomadas por los cinco israelíes sugieren fuertemente que estas personas tenían conocimiento previo de los ataques al World Trade Center. Las copias de las fotos se obtuvieron a través de una solicitud del Freedom of Information Act (FOIA, Acta de Libertad de Información) hecha por un ciudadano privado.
Dancing Israelis on 9/11
© Panamza
Una foto de alta calidad, arriba, muestra el área donde se encontraban los israelíes danzantes.
Según un ex alto funcionario de la inteligencia estadounidense que habló con el diario judío Forward en 2002, el FBI concluyó en su investigación que los cinco israelíes arrestados "estaban llevando a cabo una misión de vigilancia del Mossad y que su empresa, Urban Moving Systems de Weehawken, NJ, servía de fachada". Se determinó que al menos dos de los hombres arrestados tenían vínculos directos con el Mossad después de que sus nombres aparecieran en una base de datos de agentes de inteligencia extranjeros de la CIA y el FBI. Según uno de sus abogados, uno de ellos, Paul Kurzberg, había trabajado anteriormente para el Mossad en otro país antes de llegar a los Estados Unidos. Otro de los detenidos, Oded Ellner, declaró posteriormente ante la televisión israelí que los cinco israelíes habían estado en Nueva York en ese momento "para documentar el suceso", es decir, el ataque al World Trade Center.

La publicación de las fotos del FOIA es notable porque las respuestas a anteriores solicitudes del FOIA al Departamento de Justicia, que supervisa al FBI, habían contestado anteriormente que todas las fotos tomadas por los ciudadanos israelíes habían sido destruidas en enero de 2014. Las fotos en sí mismas están fuertemente redactadas, lo que hace imposible ver las expresiones faciales de los israelíes. Sin embargo, los informes del FBI, desclasificados anteriormente aunque fuertemente redactados, afirman que los israelíes están "visiblemente felices" en casi todas las fotos, incluso cuando las torres en llamas están en el fondo. Las fotos publicadas tampoco son copias originales y en su lugar parecen ser fotocopias de fotocopias de las imágenes originales. Además, de las 76 fotografías originales reveladas por las autoridades a partir de la cámara en poder de los israelíes, sólo 14 fueron publicadas.


Sin embargo, a pesar de la gran redacción y la mala calidad, tres de estas fotos son incriminatorias. Desde 2001, aunque las fotos nunca se habían publicado hasta ahora, se sabía que uno de los israelíes arrestados, Sivan Kurzberg, aparecía en una foto "con un mechero encendido en primer plano, con los restos ardientes [de las torres gemelas] al fondo", según Steven Noah Gordon, entonces abogado de los cinco israelíes, citado en un informe del New York Times de noviembre de 2001.

La foto de Kurzberg con el mechero encendido parece ser la foto #5 en el nuevo lanzamiento de FOIA. Sin embargo, la foto publicada incluye una fecha visible del 10 de septiembre de 2001, el día antes de los ataques, al igual que otras dos fotos (las imágenes #7 y #8 de la colección), mientras que todas las demás fotos con fechas muestran sólo el mes y el año (9 '01). La publicación del FOIA no proporcionó ninguna información sobre la aparente discrepancia en las fechas.

Aunque esto podría explicarse como que la cámara en cuestión estaba programada con una fecha ligeramente inexacta, no parece ser el caso por dos razones. En primer lugar, sólo dos de las 14 fotos llevan esa fecha y, en segundo lugar, los informes desclasificados del FBI informan que un testigo presencial declaró categóricamente que Sivan Kurzberg había visitado los Apartamentos Dóricos el 10 de septiembre de 2001 alrededor de las 15.00 horas con al menos otro hombre, con el que conversaba en un idioma extranjero, y que se había identificado a sí mismo como "obrero de la construcción" ante un inquilino (página 61 del informe desclasificado del FBI).

Dancing Israelis 1

Sivan Kurzberg sostiene un encendedor prendido con Manhattan al fondo. La fecha del 10 de septiembre de 2001 se ve en la esquina inferior derecha. | Foto #5
Además, el informe del FBI señaló que una camioneta de Urban Moving Systems, la empresa que empleaba a los cinco israelíes en el momento de su detención, estaba presente y participó en el traslado de un inquilino fuera del complejo el 10 de septiembre y que todos los inquilinos tenían acentos extranjeros. Así, las imágenes 5, 7 y 8 parecen haber sido tomadas en el mismo complejo un día antes de los atentados. Kurzberg aparece en ambas imágenes que muestran la fecha visible del 10 de septiembre de 2001.

Esto plantea dos posibilidades. Primero, que hay dos imágenes de Kurzberg con un mechero encendido frente a las torres, una tomada antes del ataque y otra en el momento del ataque, y que el FBI sólo publicó una de ellas. Segundo, que Kurzberg tomó la foto con el encendedor el día antes del ataque y que su abogado tergiversó el contenido de la foto para el New York Times. Dado que el fondo de la foto, especialmente el estado de las torres, es imperceptible en la foto recién publicada, es difícil determinar cuál de las dos ocurrió.

Dancing Israeli pointing at WTC

Uno de los israelíes señala lo que presuntamente es el World Trade Center en Manhattan, el 11 de septiembre de 2001 | Foto #2
Sin embargo, en cualquiera de los dos escenarios, Kurzberg había simulado la quema del World Trade Center el día antes de que se produjeran los ataques. El hecho de que el FBI concluyera que Kurzberg era parte de una operación de vigilancia del Mossad en el momento de su detención sugiere que la inteligencia israelí también tenía conocimiento previo de los ataques.

En particular, la sección pertinente del informe del FBI que pregunta "1. ¿Tenían los ciudadanos israelíes conocimiento previo de los acontecimientos en el WTC y estaban filmando los acontecimientos antes y en previsión de la explosión?" está redactada en su totalidad, lo que sugiere que el FBI no determinó que la respuesta a esa pregunta fuera un "no" rotundo.

¿Uno de los cabos sueltos del encubrimiento del 11 de septiembre?

Si las imágenes 5 y 7 fueron tomadas el día anterior al ataque, la pregunta es ¿por qué el FBI concluyó oficialmente que los israelíes arrestados no tenían conocimiento previo de los ataques? Un informe de ABC News de junio de 2002 sugiere que la administración Bush intervino en la investigación. Ese informe afirma que "los funcionarios del gobierno israelí y de Estados Unidos llegaron a un acuerdo, y después de 71 días, los cinco israelíes fueron sacados de la cárcel, subidos a un avión y deportados de vuelta a casa [a Israel]". Si la administración Bush hubiera llegado a un acuerdo con el gobierno de Israel para encubrir el incidente, ciertamente no habría sido la primera vez que una administración presidencial estadounidense lo hubiera hecho en nombre de Israel.

Otra prueba de que intervinieron altos cargos de la administración es el hecho de que el entonces Fiscal General John Ashcroft firmó personalmente la liberación de los detenidos. Al ingresar al sector privado como cabildero y consultor en 2005, el gobierno israelí se convirtió en uno de los primeros clientes de Ashcroft.

Ciertamente parece que se ha producido un encubrimiento hasta cierto punto, entre la destrucción de los registros de la investigación y el hecho de que las conclusiones oficiales de la investigación no tienen sentido. En este último caso, el FBI -en un expediente fechado el 24 de septiembre de 2001- declaró oficialmente que "determinó que ninguno de los israelíes participaba activamente en actividades clandestinas de inteligencia en Estados Unidos". Sin embargo, esa conclusión fue directamente desmentida por los funcionarios estadounidenses un año después y por el hecho de que el propio gobierno de Israel reconoció posteriormente que los cinco israelíes habían estado involucrados en "actividades clandestinas de inteligencia en Estados Unidos".

Además, la nueva divulgación de las fotos del FOIA sugiere que otra conclusión del FBI era incorrecta, la que afirma que "ninguna de las fotos reveladas a partir de la película encontrada dentro de la cámara de 35-mm mostraba las torres gemelas antes del ataque". Esto puede explicar por qué las imágenes publicadas a través de la reciente solicitud de FOIA fueron editadas en gran medida, dejando los detalles en el fondo muy oscurecidos, lo que hace imposible determinar si las fotos fueron tomadas antes o durante los ataques con base únicamente en el estado de las torres.

¿"Turistas" con calcetines llenos de dinero, navajas y explosivos?

Más allá de las fotos y las actividades observadas de los llamados "israelíes danzantes", vale la pena revisar otras circunstancias sospechosas relacionadas con su detención que muestran claramente que los hombres en cuestión no eran en lo absoluto los "turistas" que habían afirmado ser. Un ejemplo citado con frecuencia es el hecho de que uno de los hombres, Oded Ellner, tenía un "saco blanco parecido a un calcetín lleno de 4.700 dólares en efectivo", así como mapas de la ciudad con ciertos lugares destacados y navajas para cortar cartón. Además, la camioneta en la que fueron arrestados los israelíes carecía "extrañamente" del "equipo utilizado habitualmente en las tareas diarias de una empresa de mudanzas", según el FBI, y se encontraron residuos de explosivos en la camioneta.

Sobre el residuo de explosivos, el informe desclasificado del FBI dice:
"Se realizó un registro de la camioneta y de las personas en el momento de la parada del vehículo. El vehículo también fue registrado por un perro rastreador de bombas entrenado que dio un resultado positivo en cuanto a la presencia de rastros de explosivos. Se tomaron muestras del interior del vehículo y se enviaron al laboratorio del FBI para su posterior análisis. Los resultados finales aún están pendientes".
En total, el FBI informó que cuatro artículos relacionados con explosivos fueron encontrados en la camioneta y están etiquetados en el informe como "Muestra de tela (residuo de explosivos)", "Hisopos de control - SA [ - ] Guantes de control", "Hisopos de control - (trajes antibombas)" y "Muestras de mantas para residuos de explosivos". Además, una cinta VHS y algunas fotografías encontradas en la camioneta "fueron enviadas al examinador del laboratorio [redactado] (Unidad de Explosivos)".

Además de la extraña naturaleza de algunas de las posesiones de los israelíes en la camioneta y en su persona, la compañía que las empleaba, Urban Moving Systems, era de especial interés para el FBI, que concluyó que la compañía era probablemente una "operación fraudulenta". En un registro de las instalaciones de la empresa, el FBI observó que "se encontraron pocas pruebas de una operación comercial legítima". El informe del FBI también señala que había un "número inusualmente grande de ordenadores en relación con el número de empleados de una empresa tan pequeña" y que "una investigación más detallada identificó varios pseudo-nombres o alias asociados con Urban Moving Systems y sus operaciones".

La presencia del FBI en el sitio que fue registrado de Urban Moving Systems atrajo la atención de los medios de comunicación locales y luego fue reportada tanto en la televisión como en la prensa local. Un antiguo empleado de Urban Moving Systems se puso en contacto más tarde con la División de Newark con información que indicaba que había renunciado a su empleo en Urban Moving Systems como resultado de la gran cantidad de sentimientos antiestadounidenses presentes entre los empleados de Urban. El exempleado declaró que un empleado israelí de Urban había dicho incluso una vez: "Danos veinte años y nos haremos cargo de tus medios de comunicación y destruiremos tu país" (página 37 del informe del FBI).

El FBI volvió a registrar los locales de Urban Moving Systems un mes después, pero para entonces encontró que:
El edificio y todo su contenido habían sido abandonados por... el propietario de Urban Moving Systems. Esto se estaba haciendo aparentemente para evitar un proceso penal después del arresto de cinco de sus empleados el 11/09/2001 y la subsiguiente confiscación de los sistemas informáticos de su oficina por parte de miembros del FBI-NK el 13/09/2001 o alrededor de esa fecha".
El propietario de la empresa, Dominik Otto Suter, ciudadano israelí, había huido a Israel el 14 de septiembre de 2001, dos días después de haber sido interrogado por el FBI. El FBI le dijo a ABC News que "Urban Moving pudo haber estado proveyendo cobertura para una operación de inteligencia israelí". Sorprendentemente, desde al menos 2016, Suter ha estado viviendo en el área de la bahía de San Francisco, donde trabaja para un contratista de grandes compañías tecnológicas como Google y Microsoft. Según la base de datos de registros públicos Intelius, en 2006 y 2007 Suter también trabajó para una empresa de telecomunicaciones -Granite Telecommunications- que trabaja para el ejército de Estados Unidos y varias otras agencias del gobierno de Estados Unidos.

Además de Urban Moving Systems, otra compañía de mudanzas, Classic International Movers, fue de interés como parte de la investigación sobre los "israelíes danzantes", lo que condujo al arresto y la detención de cuatro ciudadanos israelíes que trabajaban para esta compañía de mudanzas independiente. La División de Miami del FBI había alertado a la División de Newark que se creía que Classic International Movers había sido utilizada por uno de los 19 supuestos secuestradores del 11 de septiembre antes del ataque, y uno de los "israelíes danzantes" tenía el número de Classic International Movers escrito en un cuaderno que fue confiscado en el momento de su detención. El informe afirma además que uno de los israelíes de Classic International Movers que fue arrestado "estaba visiblemente perturbado por el interrogatorio de los agentes sobre su cuenta personal de correo electrónico".

Una pista de baile llena de gente

Mientras que el caso de los "israelíes danzantes" ha sido tratado durante mucho tiempo como un caso atípico después del 11 de septiembre, lo que a menudo se pasa por alto es el hecho de que cientos de ciudadanos israelíes fueron arrestados después de los ataques.

Según un reporte de FOX News de diciembre de 2001, 60 israelíes fueron detenidos o encarcelados después del 11 de septiembre, y la mayoría fueron deportados, y un total de 140 israelíes fueron arrestados y encarcelados en todo el año 2001 por las autoridades federales. En ese reporte se afirma que las detenciones, que aparentemente incluían a los "israelíes danzantes", estaban relacionadas con una investigación de "una operación organizada [israelí] de recopilación de información destinada a "penetrar en instalaciones del gobierno".

El informe también agregó que la mayoría de los detenidos, además de haber servido en las Fuerzas de Defensa Israelíes, tenían "experiencia en inteligencia" y trabajaban para compañías israelíes especializadas en espionaje telefónico. Algunos de los detenidos también eran miembros activos del ejército israelí; y varios de ellos, entre ellos los "israelíes danzantes", habían fallado en las pruebas de polígrafo cuando se les preguntó si habían estado vigilando al gobierno de Estados Unidos.

Vea | Reportaje de FOX News de diciembre de 2001 sobre el espionaje del Mossad antes del 11-S (en inglés)


Un aspecto clave de ese informe, compilado por el periodista Carl Cameron, también afirma que los investigadores federales sospechaban ampliamente que la inteligencia israelí tenía conocimiento previo de los ataques del 11 de septiembre. En el informe, Cameron declaró:
Es posible que los israelíes hayan reunido información de inteligencia sobre los ataques por adelantado y no la hayan compartido. Un investigador de alto rango dijo que hay "vínculos", pero cuando se le preguntó por los detalles, se negó rotundamente a describirlos, diciendo: "Las pruebas que vinculan a estos israelíes con el 11-S están clasificadas". No puedo hablarles de las pruebas que se han reunido. Es información clasificada".
Un intercambio entre Cameron y el anfitrión Brit Hume incluido en el informe es particularmente revelador:
HUME: "Carl, ¿qué hay de esta cuestión del conocimiento previo de lo que iba a pasar el 11 de septiembre? ¿Cuán claros son los investigadores de que algunos agentes israelíes pueden haber sabido algo?"

CAMERON: "Bueno, es una información muy explosiva, obviamente, y hay una gran cantidad de evidencia que dicen que han recolectado. Nada de esto es necesariamente concluyente. Es más, cuando ponen todo junto una gran pregunta que surge para ellos es, "¿Cómo pudieron no haberlo sabido?"; casi una cita directa, Brit."
El 11-S como una gran y reconocida victoria israelí

Si los "israelíes danzantes", y más ampliamente el Mossad y el gobierno israelí, tuvieron conocimiento previo del 11 de septiembre, ¿por qué guardarían silencio y no intentarían advertir al gobierno estadounidense o al público de los próximos ataques? En el caso de los "israelíes danzantes", ¿por qué los israelíes celebrarían tal ataque?

Uno de los "israelíes danzantes" detenidos, Omer Marmari, dijo a la policía lo siguiente acerca de por qué veía los ataques del 11 de septiembre con buenos ojos:
"Israel tiene ahora la esperanza de que el mundo nos comprenda. Los estadounidenses son ingenuos y es fácil entrar en Estados Unidos. No hay muchos chequeos en Estados Unidos. Y ahora Estados Unidos será más duro sobre quién entra en su país".
Aunque la declaración de Marmari puede sugerir una razón por la que algunos de los "israelíes danzantes" estaban tan "visiblemente felices" en sus fotografías, también hay otras declaraciones hechas por altos políticos israelíes que sugieren por qué el gobierno israelí y su agencia de inteligencia se negaron a actuar sobre la base de un aparente conocimiento previo del ataque.

Cuando se le preguntó, el día de los atentados del 11 de septiembre, cómo afectarían los ataques a las relaciones entre Estados Unidos e Israel, Benjamin Netanyahu (el actual primer ministro israelí) dijo al New York Times que "Es muy bueno", antes de añadir rápidamente "Bueno, no muy bueno, pero generará simpatía inmediata". Luego predijo, al igual que Marmari, que los ataques "fortalecerían el vínculo entre nuestros dos pueblos, porque hemos experimentado terror durante muchas décadas, pero Estados Unidos ha experimentado ahora una hemorragia masiva de terror".

Netanyahu, en una conversación franca grabada en 2001, también se hizo eco de la afirmación de Marmari de que los estadounidenses son ingenuos. En esa grabación, Netanyahu dijo:
"Sé lo que es Estados Unidos. Estados Unidos es algo que se puede mover fácilmente. Se movió en la dirección correcta. ...No se interpondrán en nuestro camino. No se interpondrán en nuestro camino... El 80 por ciento de los estadounidenses nos apoyan. Es absurdo."
Además, también el día de los atentados del 11 de septiembre, Netanyahu, que en ese momento no estaba en el poder político, celebró una conferencia de prensa en la que afirmó que había predicho los ataques al World Trade Center por parte del "islam militante" en su libro de 1995, Fighting Terrorism: How Democracies Can Defeat Domestic and International Terrorism (Combatir el terrorismo: Cómo pueden las democracias el terrorismo doméstico e internacional). En ese libro, Netanyahu había planteado que "militantes" vinculados a Irán detonarían una bomba nuclear en el sótano del World Trade Center.

Durante su conferencia de prensa el día de los ataques, Netanyahu también afirmó que los ataques del 11 de septiembre serían un punto de inflexión para Estados Unidos y los comparó con el ataque de 1941 contra Pearl Harbor. La declaración de Netanyahu se hace eco de la infame línea del documento "Rebuilding America's Defenses" (Reconstruyendo las defensas de Estados Unidos), escrita por el grupo de reflexión neoconservador, el Project for a New American Century (Proyecto para un nuevo siglo estadounidense, o PNAC). Esa línea dice: "Además, el proceso de transformación [hacia una política exterior neo-reaganiana e hiper-militarismo], aunque traiga un cambio revolucionario, es probable que sea largo, sin algún evento catastrófico y catalizador, como un nuevo Pearl Harbor".

En 2008, el periódico israelí Maariv informó que Netanyahu había declarado que los ataques del 11 de septiembre habían beneficiado enormemente a Israel. Se le citó así: "Nos estamos beneficiando de una cosa, y es el ataque a las Torres Gemelas y al Pentágono, y la lucha estadounidense en Irak."

En efecto, no hace falta decir que las secuelas del 11 de septiembre, en las que Estados Unidos encabezó un esfuerzo destructivo en todo el Medio Oriente, han beneficiado a Israel. Muchos de los esfuerzos de "construcción de naciones" de Estados Unidos después del 11 de septiembre han reflejado notablemente el documento de política "Una ruptura limpia: Una nueva estrategia para asegurar el reino", que fue escrito por neoconservadores estadounidenses, entre ellos miembros del PNAC, para el primer mandato de Netanyahu como primer ministro.

Ese documento pide la creación de un "Nuevo Medio Oriente", entre otras cosas, "debilitando, conteniendo e incluso haciendo retroceder a Siria" y "quitando a Saddam Hussein del poder en Irak, un importante objetivo estratégico israelí por derecho propio". Como se sabe ahora, ambos objetivos principales se han cumplido desde entonces, cada uno con una fuerte participación israelí.