Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Un informe redactado por Confagricoltura Salerno explica que la lluvia incesante de los últimos días y las fuertes tormentas de granizo comprometieron el 80% de los huertos de melocotones, ciruelas, nectarinas y albaricoques en el sur de la llanura del Sele hacia Eboli.
Heavy rain, flooding in Puglia, Emilia-Romagna

Lluvias torrenciales e inundaciones en Apulia, Emilia-Romaña
Giovanni Mellone, un empresario de la llanura de Sele, informó que "los kiwis estaban muy dañados y la floración era escasa, por lo que los huertos no serán muy productivos. Algunos cultivos de albaricoque no produjeron o experimentaron una maduración tardía, y la maduración de la fruta de hueso se retrasó en general. Esta campaña de verano no será una de las mejores, ya que habrá lagunas alternadas con momentos de saturación del mercado".

Otros empresarios explican que, afortunadamente, no todas las zonas se vieron afectadas por las tormentas de granizo, pero también que gran parte del producto se perdió debido a la falta de redes antigranizo.

"El agrietamiento es un fenómeno muy extendido. Además de comprometer el producto, la alternancia de temperaturas frías y calientes reduce la demanda, ya que los consumidores no se sienten preparados para la fruta de verano cuando todavía tienen que encender la calefacción por la noche. No habíamos visto nada parecido en los últimos 40 años".

La situación del melón es drástica, ya que el frío detiene el crecimiento del fruto y provoca daños. Además, la demanda es prácticamente inexistente.

Los huertos cerca de las vías fluviales están en malas condiciones: demasiada agua está causando asfixia radicular. Los daños causados por las incesantes lluvias también se manifestarán a medio plazo.

Confagricoltura Salerno está tratando de evaluar los daños. Los cultivos protegidos (con redes e invernaderos) están mejorando un poco, pero los representantes de la organización siguen pidiendo al gobierno que declare el estado de desastre natural