Aunque los neandertales usaron fuego de forma regular, durante años los arqueólogos se han preguntando si fueron capaces de hacer fuego o si consiguieron el fuego de otras fuentes naturales. Sin embargo, nueva evidencia geoquímica sugiere que los neandertales poseían la capacidad cultural para, por así decirlo, organizar sus propias barbacoas en la época paleolítica.

neandertales
© James Ives
Una representación de un artista muestra a neandertales alrededor de una fogata.
Me cuesta admitirlo, pero si yo estuviera perdido en la naturaleza y necesitaba hacer fuego sin unas astillas o un mechero, bueno, estoy seguro de que pasaría una noche muy fría. En realidad, la habilidad de poder hacer fuego me recuerda a la magia. Por lo tanto, imagina lo que significó para los primeros humanos.

En un momento determinado, nuestros ancestros utilizaron el poder del fuego para mantener el calor, hacer comida, producir nuevos materiales, mantener lejos a los depredadores o iluminar cuevas oscuras. Y por supuesto, también proporcionó una nueva actividad social: reunirse alrededor de una fogata.

Los estudios arqueológicos sugieren que varias especies de homininis empezaron a usar fuego hace por lo menos 1,5 millones de años, pero nadie sabe cómo consiguieron ese fuego. Esta habilidad, o la capacidad de hacer y controlar fuego, se conoce como pirotecnología, y cambió el paradigma. En general, se había pensando que solo nuestra especie, Homo sapiens, poseía esta habilidad.

No obstante, nueva evidencia presentada esta semana en Scientific Reports sugiere que los neandertales también tenía la capacidad para hacer fuego. Investigadores de la Universidad de Connecticut demostraron que así era con evidencia de los análisis isotópicos y los hidrocarburos. De acuerdo con los investigadores, los neandertales tenían pobre acceso a los incendios forestales, lo cual significa que la única forma de conseguir fuego era hacerlo ellos mismos.

"Se asumía que el fuego era la especialidad del Homo sapiens, pero ahora sabemos que otros humanos antiguos, como los neandertales, podían hacer fuego", afirma Daniel Adler, uno de los autores del nuevo estudio y profesor adjunto de antropología en la Universidad de Connecticut, en una declaración. "Al final, quizá no somos tan especiales".

Sabemos que los neandertales y otros homininis usaron fuego porque existe evidencia arqueológica para demostrarlo, como restos de los fosos de fuego o los huesos quemados de diferentes animales. Pero también existe evidencia que muestra que los neandertales tenían los materiales necesarios para hacer fuegos, específicamente bloques de dióxido de manganeso. Pequeñas cantidades de este material pueden ayudar a las personas a hacer fuego, ya que se puede encender en temperaturas más bajas que otros materiales.

Dicho esto, hay evidencia de Francia que afirma que el fuego que hicieron los neandertales está relacionado con periodos de temperaturas más cálidas, o épocas en las cuales los bosques estaban llenos de materiales inflamables y en las que había más probabilidades de impactos de relámpagos. Se ha citado este y otros casos como ejemplos de que los neandertales no tenían habilidades pirotécnicas, dado que era fácil que consiguieran fuego de los arbustos en llamas.

Para el nuevo estudio, Adler y sus compañeros tenían como objetivo realizar una prueba de hipótesis, o determinar si el uso de fuego por los neandertales estaba asociado con los incendios forestales.

Una parte crítica de la investigación era una molécula llamada hidrocarburo aromático policíclico, o PAH por sus siglas en inglés. Se liberan PAHs cuando se queman materiales orgánicos, y pueden proporcionar un historial de fuego a lo largo de la escala geológica temporal. También vienen en dos variedades. Los lPAHs tienen PAHS de un peso molecular menor, mientras que los hPAHs tienen PAHS con un peso molecular alto. Los lPAHs pueden atravesar largas distancias, mientras que los hPAHs se mantienen en la zona local.

Para el estudio, los investigadores analizaron lPHAs dentro de la cueva Lusakert 1 en Armenia, una cueva neandertal, y consideraron que eran evidencia del uso de fuego. Los hPHAs fuera de la cueva, por el otro lado, eran evidencia de incendios forestales. Los científicos también analizaron los datos isotópicos de plantas fosilizadas, específicamente de la cera encontrada en las hojas, para determinar cómo eran las condiciones climáticas de aquella época.

Se analizaron 18 capas sedimentarias de hace 40.000 y 60.000 años de la cueva Lusakert 1. Los hHPAs en estas capas, junto con otros datos arqueológicos, indicaron que los neandertales habían usado el fuego de forma extensa en la cueva. Durante el mismo periodo, sin embargo, se produjeron pocos incendios forestales fuera de la cueva. Además, los datos isotrópicos demostraron que no había condiciones en el medioambiente, como la sequedad excesiva, que facilitaban la creación de fuego.

Esto condujo a que los autores rechazaran la hipótesis que afirmaba que el uso de fuego por los neandertales "dependía de su ocurrencia natural en el entorno regional", de acuerdo con el estudio. De hecho, la investigación indica que los neandertales usaron fuego de forma frecuente "durante periodos en los cuales se producían pocos incendios forestales", escribieron.

Alex Brittingham, un químico y autor del estudio, describió los hallazgos de la siguiente manera: "Parece que pudieron controlar el fuego [y no dependían] de los incendios forestales".

Los investigadores se enfrentaron a un desafío a la hora de recoger todos los datos y asegurarse de que pertenecían a la misma época.

"En un contexto arqueológico como el que existe en la cueva Lusakert, nos vemos obligados a responder todas las preguntas utilizando escalas temporales más largas", le dijo Brittingham a Gizmodo en un email. "Así que todo los datos que presentamos en la publicación, ya sea [información del clima] deducido por la cera en las hojas, los datos de fuego de PAHs o datos de la ocupación humana de líticos, se basan en un promedio de tiempo. Por lo tanto, cuando comparamos estos conjuntos de datos independientes, lo hacemos con diferentes capas estratigráficas".

Al final, el estudio presenta evidencia indirecta, en lugar de evidencia directa como bloques de dióxido de manganeso u otras pistas, que apoya la idea de que los neandertales dominaban la pirotecnología. Se necesitará más evidencia para que la teoría sea más aceptada, pero el estudio es un buen primer paso.

Otra potencial limitación del estudio es la posibilidad de que los materiales sedimentarios se movieron a lo largo de los años, o que se degradaron o diluyeron debido a la erosión.

"Sin embargo, dado la buena preservación de los otros hidrocarburos en la zona, no creemos que esto sea un problema", le dijo Brittingham a Gizmodo.

El hecho de que los neandertales tenían la capacidad de crear fuegos no es una gran sorpresa. Estos homininis demostraron que poseían el pensamiento abstracto con sus pinturas rupestres. También crearon herramientas y fabricaron su propio pegamento, así que está claro que eran muy creativos y trabajadores. Además, pudieron vivir en Eurasia durante 360.000 años, un logro impresionante. Las ideas de que sobrevivieron durante tanto tiempo sin la habilidad de hacer fuegos o que su extinción se debe a que no tenían capacidades pirotécnicas parecen ser las que son improbables.