Todo el mundo sabe que la comida chatarra, también conocida como 'fast food', daña nuestro organismo. Pero la seguimos comiendo. ¿Cuál es el secreto de su popularidad y qué hace exactamente con nuestra salud?
Burger
© CC0 / Photo by Engin Akyurt from Pexels
Un medio ruso ha hablado con varios dietólogos, psicólogos y especialistas del mundo de la restauración para contestar a estas preguntas.

La culpa la tiene el ambiente festivo y el marketing agresivo, afirman los psicólogos. Son locales que tienen un ambiente de alegría, y a los niños les regalan juguetes junto con las hamburguesas que compran.

2. Las hamburguesas contienen arena

"El aditivo se llama E551 y se encuentra a menudo en las hamburguesas. Es el dióxido de silicio y el componente principal de todas las rocas. Alarga la fecha de caducidad de la comida y ayuda a que los alimentos conserven su apariencia. Se añade a la pasta de dientes e incluso al hormigón, pero científicamente no hay nada peligroso en este ingrediente. Pasa sin cambios a través del tracto gastrointestinal, después de lo cual es expulsado por el cuerpo.

3. Los batidos están llenos de insectos molidos y de sus huevas

Se trata de las huevas de la cochinilla — un insecto que parasita plantas — . Se utilizan para hacer carmín, un polvo que tiñe los alimentos de un delicado color rosa. No solo se puede encontrar en la comida rápida. También es un colorante muy popular en la comida en general. Por ejemplo, se usa en los yogures.

4. La comida rápida reduce los niveles de testosterona

Recientemente, un equipo de científicos australianos ha descubierto que comer hamburguesas reduce los niveles de testosterona en los hombres, hormona que juega un papel importante en la producción de esperma. Pero, ¿la comida rápida llega incluso a provocar impotencia?

llevada a cabo en septiembre de 2019 ha demostrado que comer alimentos grasos puede acabar reduciendo temporalmente la testosterona solo en pacientes obesos. La caída en los niveles de esta hormona dura hasta unas cuatro horas después de haber consumido el alimento.

5. Las papas fritas se producen a partir de una variedad especial de papas

Los científicos han seleccionado variedades especiales para preparar papas fritas de todos los tipos: las de paquete, las finas y las horneadas. Los tubérculos son de diferentes tamaños y su proporción de agua y almidón es diferente. Los que se usan para las patatas fritas contienen mucho almidón y son muy grandes. Cuanto peor y más barata sea la variedad, más rápido se desinflará el trozo de patata, mientras que las variedades caras conservan su sabor y apariencia durante mucho más tiempo.