El órgano más complejo de nuestro organismo, el cerebro, controla funciones básicas como la respiración, la función de los órganos y el movimiento, así como también procesos más complejos, desde el pensamiento, al control del comportamiento y las emociones e incluso la creación de recuerdos.
Brain head
© Pixabay / Tumisu
A continuación, te enumeramos cinco cosas que probablemente desconocías sobre tu cerebro:

1. Siempre está activo

Nuestro cerebro está activo incluso cuando dormimos, la razón es sencillamente para mantenernos vivos. El cerebro se divide en cuatro pares de lóbulos a cada lado de la cabeza.

El lóbulo frontal se encarga de los procesos cognitivos como el razonamiento, el aprendizaje, la creatividad, la atención y el control de los músculos utilizados para el movimiento y el habla. También nos ayuda a crear recuerdos y aprender a regular las emociones y el comportamiento.

Los lóbulos parietales son los encargados del procesamiento sensorial y numérico, así como la información visoespacial, necesaria para el movimiento, la percepción de profundidad y la navegación.

Los lóbulos temporales también reciben información relacionada con los sonidos, incluido el lenguaje que escuchamos, así como en los procesos de memoria.

Los lóbulos occipitales están involucrados en el procesamiento visual.

En cuanto a las funciones específicas, un área del lóbulo frontal, el área de Broca está específicamente involucrada en la producción y comprensión del lenguaje.

2. Recibe información constantemente

El cerebro está recibiendo constantemente un flujo de información, controlada por dos vías, que mantienen todo bajo control. La información sensorial es lo que fluye hacia el cerebro, y la información motora es lo que fluye fuera de él.

No siempre somos conscientes de que el cerebro recibe cierta información, como sobre la posición de los músculos y articulaciones, nos damos cuenta solo cuando la postura resulta incómoda.

Sin embrago, cuando se trata de información motora saliente como acciones voluntarias, somos conscientes de la función. Si bien, hay acciones motoras involuntarias, como la respiración o los músculos que mueven los alimentos a través de nuestro sistema gastrointestinal.

3. Alrededor de un 20% de la sangre del cuerpo va al cerebro

El cerebro recibe entre el 15 y el 20% de la sangre del corazón en reposo, pero muchos factores como la edad, el sexo o el peso pueden afectar.

En el caso de un varón promedio, una media de 70 mililitros de sangre son impulsados alrededor del cuerpo por latido cardíaco. Por lo tanto, el cerebro recibe aproximadamente 14 mililitros por latido cardíaco, lo cual es esencial para llevar oxígeno a las células cerebrales.

Al interrumpirse el suministro de sangre al cerebro se produce un derrame cerebral, y este suele ser más frecuente en el lado izquierdo. Esto es importante ya que el lado derecho del cerebro controla el lado izquierdo del cuerpo y viceversa. Por lo tanto, las personas diestras podrían tener más probabilidades de sufrir una pérdida de funcionalidad después de un accidente cerebrovascular.

4. La cirugía cerebral no duele

Estar despierto durante una cirugía cerebral es en realidad más común de lo que la gente podría pensar. Esto se debe a que el cerebro no tiene receptores de dolor especializados llamados nociceptores. Lo único que puede producir dolor es una incisión a través de la piel, el cráneo y las meninges (las capas de tejido conectivo que protegen el cerebro). Según los casos se aplica anestesia local o general para esta parte de la operación.

A menudo, las cirugías relacionadas con las áreas del cerebro responsables del movimiento, el habla o la visión, requieren que el paciente sea sometido a anestesia general y luego se despierte para que estas funciones puedan evaluarse a medida que avanza la operación, indica el profesor y director del Centro de Aprendizaje de Anatomía Clínica, de la Universidad de Lancaster, Adam Taylor.

5. Un daño cerebral puede cambiar nuestra personalidad

Muchas de las cosas que se saben del cerebro ha sido a causa de accidentes. Uno de los casos más famosos es el de Phineas Gage, el cual sufrió un accidente laboral en el que una varilla de metal le atravesó el cráneo, el daño provocado en el lóbulo frontal hizo que se volviera infantil, irrespetuoso e impulsivo.

También se sabe que personas que perdieron la visión después de dañarse el lóbulo occipital por un trauma, crecimiento tumoral o accidente cerebrovascular, aún pueden mantener algunos aspectos de la vista a través de la llamada 'visión ciega'. Algunos incluso afirman que pueden "ver" ciertas emociones y describen cómo les hace sentir, lo que demuestra cuán altamente interconectadas están las funciones cerebrales.

Aún así, todavía tenemos que determinar qué hacen algunas áreas del cerebro y cómo se comunican con otras partes del órgano.