Marte podría haber tenido las condiciones adecuadas en el pasado para que allí se formaran las moléculas del ácido ribonucleico (ARN), un componente clave para la vida. Se trata de un gran avance para entender cómo pudo haber sido la vida en el planeta rojo hace 4.000 millones de años.
Revelan que la vida primitiva podría sobrevivir en la salmuera de la superficie de Marte
© Ali Jarekji / Reuters
Imagen ilustrativa
Un equipo de investigadores liderado por el científico planetario Angel Mojarro, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, cree que no se puede descartar la posibilidad de que Marte hubiese albergado vida compatible con la teoría del mundo de ARN. Se trata de un escenario hipotético según el cual la evolución en la Tierra surgió a partir de la actividad versátil de las moléculas de ARN. Es decir, el ARN se desarrolló antes del ácido desoxirribonucleico (ADN).

Siendo más frágil que el ADN, el ARN es una molécula polimérica esencial para la vida tal y como la conocemos, capaz de catalizar las reacciones químicas en las células y almacenar la información genética. Para que el ácido ribonucleico se hubiese formado primero en Marte habría sido necesario que el ambiente marciano satisficiese ciertas condiciones geoquímicas.

En su estudio los científicos estadounidenses han tratado de modelar estas condiciones, basándose en los datos obtenidos sobre la geoquímica actual de Marte. En particular, crearon las soluciones de varios metales y otras sustancias importantes para el nacimiento de la vida en el suelo marciano. Se trata del hierro, del magnesio, del manganeso y de varios ácidos que fueron hallados en el planeta rojo.

Posteriormente los investigadores introdujeron las moléculas genéticas en varias soluciones para ver cuánto tiempo el ARN tardaba en degradarse. Resulta que el ácido ribonucleico fue más estable en las aguas poco acidas con una alta concentración de iones de magnesio en las que el pH oscilaba alrededor del 5,4. Los científicos consideran que los basaltos volcánicos de Marte son ambientes que podrían haber tenido estas condiciones.

Si bien los resultados del estudio no permiten comprobar de forma concluyente que el ARN podría haberse formado en Marte, los científicos no pueden descartar esta posibilidad. No lo hacen también porque ahora no se puede decir con certeza cuál es la geoquímica del suelo marciano.
"El trabajo presentado destaca la importancia de los metales y el pH derivados de las composiciones variables de la roca madre y las condiciones atmosféricas hipotéticas para la estabilidad del ARN [y] avanza nuestra comprensión de cómo los entornos geoquímicos podrían haber influido en la estabilidad de un mundo de ARN potencial en Marte", escribieron los autores en su estudio, citado por el portal Science Alert.