Una semana más, y ante la amenaza de una segunda ola de la Covid-19 en Europa, miles de personas se han reunido en las principales capitales para protestar contra las medidas para frenar la expansión del coronavirus.
Se extienden las protestas en Berlín y Londres contra medidas draconianas mientras la prensa oficialista las criminaliza como
© CHRISTINA MANG - REUTERS
La policía interviene para desalojar a los manifestantes que intentaron asaltar el edificio del Reichstag, el sábado en Berlín.
En Berlín, la policía ha ordenado la disolución de la manifestación en la capital alemana porque sus asistentes estaban incumpliendo la normativa de seguridad y distanciamiento social. "Por desgracia no tenemos otra opción: hemos hablado con el líder de la manifestación y le hemos informado de que esta reunión va a ser disuelta por la Policía", ha hecho saber la Policía en su cuenta de Twitter.

Los agentes presentes en la marcha han constatado que sus participantes ni llevaban mascarillas ni mantenían la pertinente distancia de seguridad. Hasta ese momento había unas 18.000 personas concentradas frente a la Puerta de Brandeburgo. Entre los asistentes, algunos portaban símbolos de extrema derecha.


Comentario: Parece que había miles de manifestantes más. Por lo demás, las élites siempre dividirán a los pueblos en izquierda y derecha para seguir dominándolos.




Después de que la policía disolviera la manifestación, algunos se reagruparon en torno a la Columna de la Victoria de Berlín. En el tramo de la Avenida 17 de Junio, entre dicha Columna y la emblemática Puerta de Brandeburgo, se congregaron unas 30.000 personas -según estimaciones policiales-, en un ambiente mayoritariamente festivo, mientras en las cercanías del Reichstag se producían algunos encontronazos con los antidisturbios.

Los organizadores, Querdenken 711 (Pensamiento Lateral 711), habían planificado una larga marcha y concentración para la que se habían inscrito alrededor de 22.000 personas. Los manifestantes gritaban "Abre la puerta" y corearon "Somos el pueblo", haciéndose eco del llamado del movimiento a favor de la democracia en la antigua Alemania Oriental, mientras se acumulaban en el bulevar Unter den Linden.

La Audiencia Territorial de Berlín-Brandeburgo rechazó de madrugada el recurso presentado por la vía de urgencia por el estamento policial contra la convocatoria de la marcha. Las autoridades habían anunciado la prohibición a principios de esta semana después de que un evento de los mismos organizadores a principios de mes se disolviera porque los participantes, que suman decenas de miles, no llevaban máscaras ni mantenían la distancia requerida entre sí.

Los parisinos protestan por el uso obligatorio de mascarillas

Menos concurridas han sido las protestas en otras ciudades europeas como París y Londres. En la capital francesa, alrededor de 300 manifestantes se reunieron en la Plaza de la República en París este sábado para expresar su oposición contra las el uso obligatorio de mascarillas y de otras medidas sanitarias adoptadas para detener la propagación de la COVID-19.

La marcha fue disuelta en torno a las 17.00 hora local por las fuerzas del orden que intervinieron ya que la organizadora "no había respetado los compromisos que asumió en la declaración de la manifestación", según la Prefectura de Policía de París. La Policía interpuso 123 multas de 135 euros a manifestantes por no llevar la mascarilla y detuvo a una persona por "desacato y rebelión".

Consignas como 'No a la dictadura de la salud' y 'Que respiren nuestros hijos' han ocupado las pancartas de manifestantes como Riccardo Mereu. "Vine aquí porque creo en esta necesidad de libertad, necesidad de libertad que se ha expresado durante meses, porque hemos estado soportando leyes opresivas durante varios meses, con el autoritarismo que hemos visto desde el principio", afirma el joven.

París hizo obligatorio el uso de mascarillas en todos los espacios públicos el pasado viernes, una medida que critica otra de las manifestantes: "No creo que sea correcto que sea un decreto obligatorio. El uso de mascarillas también indujo miedo, terror, y tal vez fuerza a la gente a aceptar la obligación de vacunar con el fin de deshacerse de las mascarillas. No quiero que la vacunación sea obligatoria, también lo es", afirma Kadra.

El pasado viernes Francia reportó 7.379 nuevos casos confirmados de coronavirus, la cifra más alta desde principios de abril y un aumento exponencial pocos días antes de que millones de niños regresen a la escuela por primera vez desde marzo.

Por otro lado, en Londres, cientos de manifestantes se reunieron en la emblemática plaza de Trafalgar para protestar también contra las medidas frente al coronavirus del gobierno británico, con pancartas contra la OMS y Bill Gates y lemas como 'No hay vacunas obligatorias', 'Los medios son el virus' o 'El sentido común es la cura'.

La protesta, titulada 'Únete por la Libertad', comenzó a las 12.00 horas y llamó a poner fin a las medidas de la Covid-19 como el distanciamiento social, el uso de mascarillas y los sistemas de rastreo.

Los organizadores consideran que las medidas del coronavirus, introducidas por el Gobierno del Reino Unido para frenar la propagación del virus, constituyen una violación de los derechos y libertades de las personas.

A día de hoy, el país ha registrado un total de 333.807 casos y 41.585 fallecidos, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.