El fuego en Moria (Grecia) se inició tras enfrentamientos entre los inmigrantes provocados por la negativa de 36 positivos de coronavirus que se negaban a ser trasladados a un centro de aislamiento.
Un gran incendio en Grecia arrasa con el campo de refugiados más grande de toda Europa
© AFP
Inmigrantes en el campo de refugiados de Moria durante el incendio
Ocurrió lo que todos los profesionales de la inmigración temían: el campamento de identificación y acogida de inmigrantes de la isla de Lesbos, conocido como Moria por su cercanía a un pueblo con este nombre, ha sufrido un grave incendio que comenzó a medianoche.

En el campamento, que fue creado por las fuerzas armadas para acoger a 3.000 personas originalmente, vivían ahora más de 12.000 (nadie conoce el número exacto). En todo caso, se trata del mayor campo de refugiados de Europa.

Más de la mitad estaba alojada hasta anoche en contenedores, por familias y nacionalidades, y el resto en tiendas de campaña y casitas de uralita en los olivares cercanos.

Fuego provocado

El fuego comenzó en la parte exterior del campamento y ha alcanzado también a los contenedores de su interior. Desde medianoche los inmigrantes comenzaron a huir de las llamas dirigiéndose a la carretera que lleva a la capital, Mitilini, a unos 5 kilómetros de distancia. El ministro de Migración y Asilo, Notis Mitarakis, declaró a mediodía en Atenas que «todo indica que los incendios se iniciaron como consecuencia del descontento de algunas personas (del campamento) por el aislamiento impuesto» tras detectarse, con 1.900 controles, 36 casos positivos de Covid que fueron inmediatamente aislados con sus familias para evitar mas contagios. Ahora con el incendio estas personas se han mezclado con el resto de la población inmigrante.

Del campamento se conoce que los contenedores de las oficinas de administración e identificación no han sido quemados, pero si se han registrado daños en las instalaciones de los servicios de asilo y servicios médicos que habían sido instalados gracias a una donación del Gobierno holandés.

La policía y los bomberos estudian el inicio del incendio, que comenzó en distintos puntos del campamento al mismo tiempo por la noche (a las 24.00 horas) y con mucho viento. Confirman, así mismo, que al llegar los primeros coches de los bomberos al lugar fueron recibidos por grupos de jóvenes que les impedían el paso, tirándoles piedras y palos. Una hora antes un grupo de jóvenes había incendiado muchos cubos de basura, un tipo de manifestación de descontento bastante usual, lo mismo que las violentas peleas entre hombres jóvenes desesperados (las más frecuentes, sirios y árabes en general contra afganos).

Un gran incendio en Grecia arrasa con el campo de refugiados más grande de toda Europa
© AFP
Dos inmigrantes, en el campamento de Moria tras el incendio
El secretario general de Recepción de Solicitantes de Asilo del Ministerio de Migración, Manos Logothetis, considera que la catástrofe es casi total y, siguiendo la orden del viceministro de Protección Civil, Nikos Jardaliá, la isla de Lesbos ha sido declarada en estado de emergencia por razones de salud pública.

Todos los migrantes que se encontraban en el campamento de Moria han sido concentrados por la policía en una zona cercana mientras se estudia dónde serán trasladados. La policía ha colocado dos barreras en la carretera para impedir que puedan llegar a Mitilini.

Los 408 menores no acompañados (de los 900 a principios de año que ya han sido acogidos por distintos países europeos) y todos los grupos de personas vulnerables ya se encuentran a salvo en lugares seguros o en hoteles de la isla. En principio, los menores no acompañados ya han sido evacuados a otra parte de Grecia. Se conoce que de los más de 12.000 inmigrantes, al menos 4.000 son niños y el 70% provienen de Afganistán, siendo el resto de mas de sesenta países. Los sirios son minoría.

El ministro de Política Migratoria y Asilo, Notis Mirarakis, ha agradecido al personal del Ministerio de Migración, a la policía y a los bomberos su trabajo en condiciones adversas y ha anunciado que la prioridad es «el asentamiento de personas en nuevos alojamientos temporales», dejando claro que no será cerca de Moria y que «necesariamente no se alojarán todos juntos»..

Mitsotakis no tolerará la violencia

En unas declaraciones televisadas poco mas tarde, el primer ministro conservador, Kiriakos Mitsotakis, ha lamentado el incendio, pero ha sido categórico: «Nada puede convertirse en una coartada para las reacciones violentas a los controles médicos. Y, aún más, por disturbios de esta magnitud».

Mitsotakis insistió que la situación en Moria no puede continuar porque «es al mismo tiempo una cuestión de salud pública, humanidad y seguridad nacional». Recordó que se trata de un problema europeo, que afecta gravemente a Grecia y dejó claro que ningun migrante abandonará la isla y será instalado en tiendas de campaña (salvo los menores no acompañados y los mas vulnerables). Y que la población local recibirá ayudas, un gesto para calmar a los residentes de la isla que viven agobiados y asustados por tanto flujo migratorio y se sienten amenazados.

Apoyo de países europeos y ONG

El Ministro Mirarakis ha agradecido la preocupación y oferta de ayuda tanto de la Comisión Europea como de varios países comunitarios, así como la de la Embajada de Afganistán en Grecia. La Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), por su parte, ha reaccionado rápidamente dando las gracias a las autoridades locales, incluyendo a los bomberos y servicios de emergencia por su ayuda, destacando que en principio no se han registrado muertos.

Pero también ofrecen su apoyo, destacando las necesidades que tiene la población de Moria, entre ellas los más de 4.000 niños y otros grupos vulnerables, como los 407 menores no acompañados. Y recuerdan que habían sido informados de la tensión existente entre locales y solicitantes de asilo que querían ir a la capital.

Un gran incendio en Grecia arrasa con el campo de refugiados más grande de toda Europa
© Reuters
Un inmigrante se cubre la cara entre los restos del campamento en la isla de Lesbos