Traducido por el equipo de SOTT.net en español

¿Por qué las grandes corporaciones y los multimillonarios financian Black Lives Matter y Antifa, ambos grupos socialistas declarados? ¿Y por qué los izquierdistas aceptan su ayuda? Ambos quieren una especie de socialismo, pero sólo uno de ellos podría salirse con la suya.
© REUTERS / Brendan McDermid
Un manifestante sostiene un cartel de "Black Lives Matter" durante una protesta por la muerte de un hombre negro, Daniel Prude, después de que la policía lo asfixiara con una bolsa durante un arresto el 23 de marzo, en Rochester, Nueva York, EE.UU. 6 de septiembre de 2020
Si usted está familiarizado con las fuentes de financiación corporativas y multimillonarias detrás de Black Lives Matter y Antifa y los compromisos socialistas de estos grupos y sus líderes, probablemente se ha preguntado por qué la "clase capitalista" apoyaría un movimiento cuya doctrina es aparentemente antitética a sus propios intereses. ¿Acaso estos financiadores no son capitalistas después de todo?, ¿y no se oponen los capitalistas naturalmente al socialismo?

¿Y por qué los izquierdistas estadounidenses bailan como marionetas atadas a cuerdas tiradas por multimillonarios globalistas? ¿No entienden que en realidad están sirviendo a los amos a los que dicen oponerse?

La respuesta no es tan simple como sugiere la página web del Socialismo Mundial:
"Los objetivos del movimiento Black Lives Matter (BLM) están alineados con los de Wall Street y el gobierno de EE.UU., pero la respuesta no es que BLM/Antifa simplemente se han "vendido" a los capitalistas, ni la clase donante está cometiendo un error, o simplemente interesada en la igualdad racial. La respuesta es que las élites corporativas y multimillonarias prefieren un tipo de socialismo - a saber, "socialismo corporativo".
El socialismo corporativo

¿Y qué es el socialismo corporativo? El socialismo corporativo no es simplemente el rescate del gobierno a las empresas. Es un sistema de dos niveles de "socialismo realmente existente" en el terreno, paralelo a un conjunto de monopolios corporativos en la cima. ("Socialismo realmente existente" es un término peyorativo usado principalmente por los disidentes en los países socialistas para referirse a cómo era realmente la vida bajo el socialismo, más que en los pérfidos libros de Marx y sus epígonos).

Riqueza para unos pocos, "igualdad económica" bajo condiciones reducidas para muchos - el socialismo corporativo es una forma de neo-feudalismo.

En Wall Street y FDR, el historiador Anthony C Sutton describió el socialismo corporativo, tal como se desarrolló en el siglo XIX, y lo distinguió del socialismo de Estado, de la siguiente manera:
"El esquema del barón ladrón es también, bajo diferentes etiquetas, el plan socialista. La diferencia entre un monopolio estatal corporativo y un monopolio estatal socialista es esencialmente sólo la identidad del grupo que controla la estructura de poder. La esencia del socialismo es el control del monopolio por parte del Estado usando planificadores contratados y patrocinadores académicos. Por otra parte, Rockefeller, Morgan y sus amigos corporativos tenían como objetivo adquirir y controlar su monopolio y maximizar sus beneficios a través de la influencia en el aparato político del Estado; aunque todavía necesita planificadores contratados y patrocinadores académicos, es un proceso discreto y mucho más sutil que la propiedad estatal directa en el socialismo... Llamamos a este fenómeno de monopolio legal corporativo - control del mercado adquirido mediante el uso de la influencia política - por el nombre de socialismo corporativo".
Lo que Sutton llama socialismo corporativo podría llamarse de otra manera: "las corporaciones juegan al socialismo" o "capitalismo socialista".

Tanto para los socialistas de Estado como para los socialistas corporativos, el libre mercado es el enemigo. Ambos buscan eliminarlo. El libre mercado amenaza el sistema de control estatal en el caso del socialismo de Estado. En el caso del socialismo corporativo, el libre mercado representa un impedimento para la acumulación sin trabas de la riqueza. Los socialistas corporativos no pretenden eliminar el beneficio. Al contrario, quieren aumentarlo y guardárselo todo para ellos.

Para asegurar y apreciar los beneficios al máximo, los socialistas corporativos buscan eliminar la competencia y el libre mercado. Como escribió Sutton, para los socialistas corporativos del siglo XIX:
"El único camino seguro para la adquisición de riqueza masiva es el monopolio: expulsar a tus competidores, reducir la competencia, eliminar el laissez-faire, y sobre todo obtener la protección estatal para tu industria a través de políticos obedientes y regulación gubernamental".
La diferencia entre el socialismo estatal y el socialismo corporativo, entonces, es simplemente que un conjunto diferente de monopolistas están en control. En el socialismo estatal, el monopolio está en manos del Estado. Bajo el socialismo corporativo, los monopolistas son corporaciones gigantes. Pero ambas economías políticas se caracterizan por el monopolio.

Y ambos sistemas utilizan la ideología socialista-comunista - o las recientes encarnaciones, la "justicia social" o la ideología "woke" (despierta) - para avanzar en sus programas. Para los socialistas corporativos, el monopolio corporativo es el fin deseado y la ideología socialista está entre los medios para conseguirlo.

La ideología socialista trabaja en beneficio de los socialistas corporativos porque demoniza la competencia y el libre mercado en un esfuerzo por eliminarlos. Esto explica por qué las corporaciones capitalistas como Amazon y los donantes capitalistas megarricos como George Soros y Tom Steyer en realidad financian organizaciones con agendas explícitamente socialistas, como Black Lives Matter, y por qué Google, YouTube, Facebook, Twitter y otros gigantes de internet aparentemente favorecen a los usuarios y contenidos de izquierda e incluso socialistas sobre los usuarios y contenidos de 'derecha'.

El socialismo corporativo, los confinamientos por coronavirus y los disturbios

Podemos ver el plan socialista corporativo en acción con los confinamientos por el Covid-19 y los disturbios de Black Lives Matter/Antifa. Las draconianas medidas de cierre empleadas por los gobernadores y alcaldes demócratas y la destrucción perpetrada por los alborotadores están haciendo el trabajo que los socialistas corporativos quieren que se haga. ¿Es de extrañar que las élites corporativas favorezcan la política de izquierda? Además de desestabilizar el Estado nacional, las políticas de izquierda están ayudando a destruir las pequeñas empresas, eliminando así a los competidores.

Como la Fundación para la Educación Económica (FEE) señala, los cierres y disturbios se han combinado para nivelar un golpe de uno-dos que está dejando fuera de combate a millones de pequeñas empresas, "la columna vertebral de la economía estadounidense", en todo el país. FEE informó que:
"...7.5 millones de pequeñas empresas en EE.UU. corren el riesgo de cerrar sus puertas para siempre. Una encuesta más reciente mostró que incluso con los préstamos federales, cerca de la mitad de todos los propietarios de pequeñas empresas dicen que tendrán que cerrar para siempre. El número de víctimas ya ha sido grave. Sólo en Nueva York, las órdenes de quedarse en casa han forzado el cierre permanente de más de 100.000 pequeñas empresas".
Además, las empresas propiedad de minorías son las que corren mayor riesgo. Incluso el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo está de acuerdo: "Son el 90 por ciento de los negocios de Nueva York y están enfrentando los desafíos más difíciles".

Mientras tanto, como la FEE también señala, no hay pruebas de que los encierros hayan hecho algo para frenar la propagación del virus. De la misma manera, que no hay evidencia de que Black Lives Matter haya hecho algo para ayudar en las vidas de la gente de color. En todo caso, la campaña de motín y asesinato de Black Lives Matter y Antifa han demostrado que las vidas de los negros no son importantes para Black Lives Matter. Además de asesinar a la gente negra, los disturbios de protesta de Black Lives Matter y Antifa han hecho un enorme daño a los negocios y vecindarios de la gente de color, y por lo tanto, a las vidas de los negros.

Como las pequeñas empresas han sido aplastadas por la combinación de cierres draconianos y la locura de los disturbios, los gigantes corporativos como Amazon han prosperado como nunca antes. Los dos acontecimientos "simplemente suceden" para acercarnos al socialismo corporativo.

Como señaló la BBC News, al menos tres de los gigantes de la tecnología - Amazon, Apple y Facebook - han apreciado ganancias masivas durante los encierros, ganancias que sin duda fueron instigadas por los disturbios que costaron de uno a dos mil millones en daños a la propiedad. Durante los tres meses que terminaron en junio, "el beneficio trimestral de Amazon de 5.200 millones de dólares (4.000 millones de libras esterlinas) fue el mayor desde el inicio de la compañía en 1994 y llegó a pesar de los grandes gastos en equipos de protección y otras medidas debido al virus".

Las ventas de Amazon aumentaron un 40 por ciento en los tres meses que terminaron en junio. Según informa TechCrunch, Facebook y sus plataformas WhatsApp e Instagram registraron un aumento del 15 por ciento en los usuarios, lo que supuso unos ingresos de 17.740 millones de dólares en el primer trimestre.

El total de usuarios de Facebook subió a tres mil millones de usuarios de Internet en marzo, o dos tercios de los usuarios de Internet del mundo, un récord. Los ingresos de Apple se dispararon durante el mismo período, con un aumento de las ganancias trimestrales del 11 por ciento interanual hasta los 59.700 millones de dólares. "Walmart, el mayor supermercado del país, dijo que las ganancias aumentaron un cuatro por ciento, a 3.990 millones de dólares", durante el primer trimestre de 2020, según informó el Washington Post.

Estas mismas corporaciones son también grandes partidarias de Black Lives Matter y grupos afiliados. Como informó CNET,
"Google ha comprometido 12 millones de dólares, mientras que tanto Facebook como Amazon están donando 10 millones de dólares a varios grupos que luchan contra la injusticia racial. Apple promete la friolera de 100 millones de dólares para una nueva Iniciativa de Equidad y Justicia Racial que 'desafiará las barreras sistémicas a la oportunidad y la dignidad que existen para las comunidades de color, y en particular para la comunidad negra', según el CEO de Apple, Tim Cook".
¿Es sólo una coincidencia que el número de pequeñas empresas se haya reducido casi a la mitad por los cierres de Covid-19 y los disturbios de Black Lives Matter/Antifa, mientras que los gigantes corporativos han consolidado su control sobre la economía, así como su poder sobre la expresión individual en Internet y más allá? O, ¿los cierres y los disturbios prueban que el socialismo corporativo está en marcha? ¿Y el "capitalismo woke" es sólo una campaña de relaciones públicas para apaciguar a los activistas y a los negros con el fin de conseguir favores y evitar la cultura de la cancelación? O, ¿el capitalismo woke expresa realmente intereses globalistas y socialistas corporativos? ¿Cómo sería una política que sirva a tales intereses?

El socialismo corporativo y el izquierdismo contemporáneo

Para beneficiar el programa globalista de los socialistas corporativos, los de los monopolios o casi monopolios, un determinado credo político probablemente promovería la libre circulación de la mano de obra a través de las fronteras nacionales y, por lo tanto, sería internacionalista en lugar de nacionalista.

Los monopolios corporativos mundiales o los aspirantes a monopolios probablemente se beneficiarían de la creación de tipos de identidad completamente nuevos para nuevos nichos de mercado, y por lo tanto acogerían con agrado y fomentarían el pluralismo de género, el transgénero y otros morfismos de identidad. La perturbación de categorías estables de identidad de género erosiona y contribuye al desmantelamiento de la familia, el último bastión de influencia entre las masas y el poder corporativo.

En última instancia, la corporación capitalista mundial se beneficiaría de un singular monopolio gubernamental globalizado con un conjunto de leyes, y por lo tanto promovería un internacionalismo sin fronteras bajo un gobierno mundial, preferiblemente bajo su completo control, también conocido como globalismo. Y los socialistas corporativos se beneficiarían de la eliminación de las pequeñas empresas.

¿Cómo se alinea esto con el izquierdismo contemporáneo? Tiene los mismos objetivos. El izquierdismo fomenta la inmigración sin restricciones. Alienta el pluralismo de género y el transgenerismo y llama abiertamente a la disolución de la familia. Busca destruir la memoria histórica, la cultura heredada, el cristianismo y el Estado nacional. Apunta a un monopolio mundial del gobierno. Y desprecia la pequeña empresa y la libre empresa.

Por tanto, las políticas de izquierda se alinean perfectamente con los intereses globalistas de las corporaciones monopolistas. Y los socialistas corporativos son los beneficiarios de su "activismo".
Sobre el autor

Michael Rectenwald es autor de diez libros, incluyendo el más reciente, Beyond Woke. Fue profesor de artes liberales en la Universidad de Nueva York de 2008 a 2019. Sígalo en Twitter @TheAntiPCProf