Traducido por el equipo de SOTT en español

El enorme esfuerzo mundial para promover las vacunas contra la COVID juega con el miedo a contraer la enfermedad, a pesar de que son experimentales. Esto significa que no han pasado por los rigurosos, largos y costosos ensayos clínicos aleatorios que, según muchos expertos, son la norma de oro para evaluar los medicamentos.
Joel S. Hirschhorn
© WMU Cooley Law School/YouTube
Joel S. Hirschhorn
Esta ausencia fue utilizada por el gobierno para condenar y bloquear el uso de medicamentos como la hidroxicloroquina y la ivermectina.

Las pruebas de las vacunas y su aprobación reglamentaria se han precipitado. En casi toda la información que llega al público faltan algunos datos clave.

Las vacunas siguen permitiendo que el virus permanezca en el cuerpo, y el virus puede desprenderse y transmitirse a otras personas. En otras palabras, el virus puede seguir vivo en la comunidad.

Además, algunas personas vacunadas pueden sufrir todo tipo de efectos secundarios. Las vacunas están diseñadas para prevenir los efectos graves de la enfermedad y la muerte. Pero no evitan por completo que el virus viva en el cuerpo. En otras palabras, a diferencia de la mayoría de las antiguas vacunas para otras enfermedades víricas, no matan realmente el virus. El objetivo es frenar los impactos virales impartiendo cierta inmunidad.

Los defensores de las vacunas están vendiendo una seria prevención de la enfermedad de COVID. Pero existe otra estrategia de prevención muy diferente.

Como se detalla en mi reciente libro Pandemic Blunder, hay montañas de datos médicos sólidos que muestran que una serie de medicamentos, vitaminas y suplementos baratos, seguros, probados y eficaces se han utilizado en todo el mundo para detener la COVID cuando los protocolos se utilizan muy temprano.

En varios países en los que se han utilizado ampliamente, las tasas de hospitalización y muerte por COVID son notablemente inferiores a las de EE.UU. y otras naciones que han bloqueado su uso.

En general, han reducido las muertes por COVID entre un 70% y un 80%. El principal requisito es que se utilicen en los días siguientes a la aparición de los síntomas o de un test positivo. Igualmente importante es el hecho de que una gran cantidad de datos muestran que estas soluciones médicas también actúan como profilácticos, lo que significa que evitan que las personas contraigan la COVID-19.

La gente tiene derecho a elegir entre las vacunas contra la COVID y la multitud de protocolos que se han clasificado como componentes para el tratamiento temprano de la COVID en casa.

Esta elección es aún más relevante cuando se reconoce que un gran número de personas no necesita una vacuna para obtener la inmunidad contra la COVID. ¿Por qué? Porque un gran número de personas tiene inmunidad natural o inmunidad conseguida al contraer COVID. Las pruebas de la inmunidad no vacunal están en todas partes, incluidos los niños y los ancianos en residencias de ancianos que permanecieron sanos a diferencia de otros que vivían con ellos y que se infectaron y murieron con demasiada frecuencia.

Sí, hay algunos grupos que tienen buenos argumentos para vacunarse. Entre ellos se encuentran personas como yo, que son ancianos con graves problemas médicos subyacentes, e incluso personas más jóvenes que también tienen graves problemas médicos, incluida la obesidad mórbida.

He tomado la vacuna COVID porque tengo 81 años y una enfermedad cardíaca muy grave. Pero sigo tomando dos veces al día uno de los protocolos con fuerte evidencia de eficacia: zinc, quercetina, vitaminas D y C. Las personas que tienen acceso a la hidroxicloroquina y la ivermectina toman dosis regulares para la prevención, normalmente junto con el zinc y las vitaminas D y C.

Todo se reduce a una elección basada en la ciencia sobre cómo mantenerse a salvo en esta pandemia. Entre el 40% y el 50% de los estadounidenses no quieren vacunarse. Al parecer, han llegado a la conclusión de que las vacunas no son la única forma de mantenerse a salvo de la COVID. Esto es especialmente cierto para las personas más jóvenes, que han visto una cantidad considerable de datos del gobierno que muestran que incluso si se contagian de COVID no es probable que sufran impactos terribles.

El empuje de las vacunas también está vinculado a muchos políticos que argumentan mantener los desacreditados controles de contagio -como el enmascaramiento, el cierre de escuelas y los bloqueos- hasta que todo el mundo se vacune.

Esta forma de pensar no tiene tanto que ver con "seguir la ciencia" como con mantener el miedo del público y el poder político. Y nunca hay que olvidar la sabiduría de "seguir el dinero". El impulso de las vacunas COVID tiene todo que ver con que las compañías farmacéuticas ganen muchos miles de millones de dólares.