Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La red eléctrica del Reino Unido es cada vez más vulnerable a los fenómenos meteorológicos extraños a medida que aumenta su dependencia de la energía eólica y solar de baja emisión de carbono, han advertido los científicos.
wind turbines
© Andrew Aitchison / In pictures via Getty
A medida que la red británica se descarboniza, el suministro de electricidad del país se vuelve más vulnerable a los fenómenos meteorológicos extremos
Durante el primer trimestre del año, el Reino Unido experimentó la racha más larga de baja producción eólica en una década, lo que provocó que la producción de los aerogeneradores se redujera drásticamente durante 11 días seguidos.

El 3 de marzo, el Reino Unido produjo sólo 0,6 GW de energía eólica, frente a los 18,1 GW de producción de ese mismo mes, según los expertos del Imperial College London.

Los investigadores descubrieron que la energía de gas intervino para cubrir el vacío en el suministro, lo que aumentó las emisiones de carbono.

Un tramo de días oscuros y quietos se conoce en Alemania como Dunkelflaute o "calma oscura del viento". Los expertos temen que, a medida que la red eléctrica del Reino Unido dependa cada vez más de la energía eólica y solar, sea más vulnerable a este tipo de eventos.

Un Dunkelflaute podría afectar a Gran Bretaña cada 20 años, advierten, y los operadores de la red deberían estar preparados con fuentes verdes de energía de reserva.

"Es hora de que Gran Bretaña se tome en serio la amenaza de los fenómenos meteorológicos extremos para nuestro sistema eléctrico", afirma el autor principal, el Dr. Iain Staffell. "Las fuentes de energía renovable han hecho que nuestro país sea más limpio y ecológico, pero como dependen del siempre cambiante clima británico, completar nuestra transición lejos de los combustibles fósiles conlleva serios desafíos".

El informe Electric Insights fue encargado por la compañía eléctrica Drax.