Se trata del primer caso en el Reino Unido en el que se reconoce oficialmente a la vacuna como "causa subyacente" de una muerte.
Forense,atribuye,muerte,presentadora,BBC,Lisa Shaw,
© Fotografía Familiar
Lisa Shaw.
Lisa Shaw, presentadora de la readio de la BBC en Newcastle, falleció el pasado 21 de mayo por una hemorragia cerebral, días después de recibir el primer "pinchazo" contra el Covid. La forense Karen Dilks ha determinado ahora sin parpardear y a la luz de la evidencia: "Lisa murió por complicaciones tras recibir la vacuna de AstraZeneca". Se trata del primer caso en el Reino Unido en el que se reconoce oficialmente a la vacuna del Covid como "causa subyacente" de una muerte.


Comentario: La cuestión es si reconocerán la enorme cantidad de casos de muertes y personas con la salud destruida de por vida por las inyecciones de Pfizer y Moderna.


El caso de Lisa Shaw, encaramado a la portada de The Daily Mail, ha causado preocupación en el Reino Unido, pese a la insistencia oficial en que solo se han producido 417 casos de coágulos sanguíneos en las casi 50 millones de dosis de AstraZeneca suministradas hasta la fecha.

La Agencia Regulatoria de Medicamentos (MHRA) sostiene que la proporción de casos registrados es de apenas 15 entre un millón. Aun así, se estima que hasta 72 británicos han podido morir hasta la fecha por complicaciones relacionadas con la vacuna del Covid, aunque el caso de Lisa Shaw es el primero reconocido oficialmente por un forense.

En la vista judicial de apenas una hora, el patólogo Tuomo Polvikoski recalcó cómo la presentadora de 44 años tenía un buen estado de salud antes de ser inoculada. "La evidencia clínica apoya firmemente la idea de que el coágulo cerebral fue de hecho inducido por la vacuna", declaró Polvikoski. "Es la explicación más probable".

Lisa Shaw se quejó de fuertes dolores de cabeza a las pocas horas de recibir la vacuna. Ante la persistencia de las molestias, fue ingresada días después en la Royal Victoria Infirmary de Newcastle, donde falleció de un infarto cerebral al cabo de tres semanas de haber recibido la vacuna. La autopsia detectó un nivel anomalamente bajo de trombocitos en la sangre, la forma más frecuente de coagulación detectada en pacientes en cuidados intensivos.

"Ha sido otro día difícil en unos tiempos devastadores para nosotros", reconoció el marido de la fallecida, Gareth Eve. "La muerte de Lisa ha dejado un terrible vacío para en la familia. Ella fue una esposa y madre maravilllosa. Agradecemos las muestras de apoyo del público pero pedimos que respeten nuestra privacidad en estos momentos".

La doctora Sue Pavord, de la Universidad de Oxford (que colaboró en el desarrollo de la vacuna de AstraZeneca), recalcó en una rueda de prensa ante periodistas especializados en salud que una reacción a la vacuna como la que causó la muerte de Lisa Shaw es "muy rara".
"La incidencia en los menores de 50 años es de uno entre 50.000", aseguró Pavord, que remitió a un estudio publicado en The New England Journal of Medicine con 294 pacientes dentre 18 y 79 años. La posibilidad de coágulos es comparativamente más alta entre los menores de 40 años, lo que llevó a las autoridades británicas a recomendar la inoculaciones con Pfizer o Moderna entre la población más joven.