Traducido por el equipo de Sott.net

Un juez federal de Texas ordenó a United Airlines que detenga temporalmente su plan de dar a los empleados no vacunados la baja no remunerada si han solicitado una exención para la imposición de la vacuna Covid-19 de la compañía.
United Airlines employees
© Nam Y. Huh/AP
En esta foto de archivo del 14 de octubre de 2020, empleados de United Airlines trabajan en los mostradores de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional O'Hare de Chicago.

United Airlines anunció el 6 de agosto que la aerolínea, con sede en Chicago, iba a exigir la vacunación de todos sus 67.000 empleados en Estados Unidos. En ese momento, la aerolínea dijo que alrededor del 90% de los pilotos y el 80% de los asistentes de vuelo ya habían sido vacunados.


Pero para la pequeña parte de los empleados que se negaron a vacunarse contra el coronavirus y solicitaron una exención médica o religiosa a United, la compañía dijo que daría a esos trabajadores la baja no remunerada.

Seis empleados interpusieron una demanda federal por esta política, argumentando que la baja no remunerada no es un acuerdo razonable, sino una acción laboral adversa.

El juez de distrito Mark Pittman respondió a esa demanda el martes dictando una orden de restricción temporal para que United no retire de la nómina a ningún trabajador que solicite esas exenciones. Eso es sólo hasta que pueda escuchar los argumentos del caso en una fecha posterior.

La orden de restricción temporal de Pittman expira el 26 de octubre.

United Airlines emitió un comunicado, según los informes:
"Los requisitos de vacunación funcionan y casi todos los empleados de United en Estados Unidos han optado por inocularse. Para algunos de nuestros empleados a los que se les aprobó una adaptación, estamos trabajando para poner en marcha opciones que reduzcan el riesgo para su salud y seguridad, incluyendo nuevos regímenes de pruebas, reasignaciones temporales de trabajo y protocolos de enmascaramiento".
Continúan las protestas contra las imposiciones por Covid-19

Protest against COVID-19 vaccine mandates in New York.

American Airlines, Alaska Airlines y JetBlue también se unieron a United Airlines en la exigencia de vacunar a los empleados contra la Covid-19.

Las investigaciones han demostrado que en los lugares de trabajo con obligaciones de vacunación se registran tasas de vacunación del 90% o superiores, e incluso los más reticentes han optado por inocularse.

Sin embargo, una minoría de personas está entablando batallas por estas imposiciones que aparecen en el lugar de trabajo, así como en otras facetas de la vida cotidiana.

Las principales ciudades, incluida Los Ángeles, están aplicando estrictas ordenanzas de prueba de vacunas para restaurantes, gimnasios y otros establecimientos. Los empleados del condado de Los Ángeles también estaban obligados a vacunarse antes del 1 de octubre.

Pero el sheriff del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, dijo que no tiene intención de cumplir la imposición.

El mundo del deporte también se ha visto afectado por la negativa de una gran estrella a vacunarse.

El base estrella de los Brooklyn Nets, Kyrie Irving, no podrá entrenar ni jugar en los partidos, probablemente debido a la imposición de la vacuna Covid-19 de la ciudad de Nueva York para los atletas profesionales. Irving esquivó varias preguntas de los periodistas a principios de este mes sobre su estado de vacunación.

El rechazo a estas imposiciones es también un problema mundial.

Este fin de semana, el estricto requisito de Italia de que los trabajadores muestren una prueba de la vacuna contra el coronavirus llevó a los opositores a protestar. Las manifestaciones se tornaron violentas y algunos manifestantes causaron daños en Roma.

United Airlines ha dicho que, en su mayor parte, su imposición de vacunación ha sido un éxito. La compañía ha dicho que más del 99% de sus empleados con sede en Estados Unidos ha cumplido con el requisito de la compañía de vacunarse o ha solicitado una exención religiosa o médica.