Una madre de 70 años de Florida fue condenada a prisión por anteponer el bienestar de su hija a la normativa COVID-19.
lynne savage
© Acción Nueva Jax/Captura de pantalla
Lynn Savage.
Cuando la hija de Lynn Savage, Amber, se recuperaba de una operación cerebral en el Hospital Health North de Jacksonville, Florida, infringió las normas del hospital. Fue detenida y encarcelada tras negarse a dejar a su hija, informó el Western Journal.

"Mantengo mis acciones al 100%. No me arrepiento de haber hecho que me sacaran de allí esposada", dijo Savage, según WJAX-TV.
"No podía, en conciencia y de buen corazón, dejar su cama sin saber cómo iba a pasar la noche voluntariamente", dijo.
Savage llevaba en el hospital desde las 6:30 de la mañana del 4 de octubre, día en que fue detenida. Tras sufrir un derrame cerebral, su hija estaba parcialmente paralizada y no podía hablar. Comentó que un médico le pidió ayuda para calmar a su hija tras la operación.
"En cuanto me acerqué a la cabecera, se puso bien. Con toda esa gente hablando y todas esas cosas pasando y ella sin entenderlo y sin poder hablar, estaba frenética", dijo.
Sin embargo, cuando llegó el momento de abandonar el hospital, Savage se negó.

"La enfermera me dijo que el horario de visitas terminaba a las siete y que tenía que irme, y yo le dije 'no me voy a ir. Quiero quedarme aquí con mi hija'", dijo a Action News Jax. "'¿Puedes llamar al médico porque el médico es el que me quería aquí con ella?' Y ella dijo que no que no podían hacer eso, que las reglas de COVID decían que las horas de visita terminaban a las siete".

Se resistió hasta que llegaron los agentes de la oficina del sheriff de Jacksonville para llevársela.
"La oficina del sheriff se acercó. También fueron muy educados. Intentaron que me fuera, y les dije que no me iba a ir; no me voy a ir del lado de mi hija", dijo.
"La Sra. Savage es una ayudante del sheriff del condado de Stark, Ohio, jubilada desde hace veinte años. Ella declaró que entendía pero que tendría que ser retirada por la fuerza", dice un informe de arresto visto por Action News Jax. "La Sra. Savage se mostró cooperativa y la puse bajo arresto. Una vez escoltada fuera del hospital, le rogué a la Sra. Savage que entrara en razón, se marchara y volviera por la mañana cuando se abrieran las visitas a las 09:00 horas. Se negó por el principio de que si algo le ocurría a su hija Amber, estaba obligada a irse de su lado".

Savage fue llevada a las 10 de la noche, según un informe de la oficina del sheriff. Ella dijo que estuvo en la cárcel alrededor de un día.

"No es una experiencia que quisiera volver a hacer por el resto de mi vida, nunca", dijo. "Fue horrible. Era asqueroso. Era más bien un manicomio con las mujeres gritando y chillando y golpeando los barrotes y las paredes".
"Era simplemente aterrador, pero prefería estar allí a saber que me había alejado de mi hija".
La acusación de allanamiento de Savage se verá en el tribunal el 20 de octubre, según Fox5Atlanta.

En una declaración a Action News Jax, UF Health Jacksonville dijo: "Al igual que las organizaciones de atención de la salud en todo el país, hemos puesto en marcha políticas para proteger a todos del COVID-19, incluidos los pacientes, los visitantes y el personal.


Comentario: Como si el virus tuviera un horario de ataque, es inverosímil.


"La información sobre las limitaciones de las visitas se coloca en áreas visibles para los que entran en nuestras instalaciones", añadió.