Traducido por el equipo de Sott.net

La Oficina de Turismo de Viena acaba de abrir una cuenta en OnlyFans, afirmando que la plataforma, conocida principalmente por sus contenidos para adultos, seguía siendo el único lugar donde las obras de arte al desnudo de los museos de la ciudad podían tener "la libertad que merecen".
toilet of venus artwork vienna
© Reuters
Un visitante observa la obra maestra de Peter Paul Rubens "El baño de Venus" durante una exposición en Viena.
La capital austriaca es "sede de algunas de las obras de arte más famosas del mundo, muchas de las cuales contienen desnudos". Las redes sociales más destacadas tienen políticas que prohíben o censuran dichas obras", explicó la oficina de turismo.

"Con nuestra cuenta de OnlyFans queremos dar a estas obras de arte la libertad que merecen, también en las redes sociales".

Viena ha estado bromeando con su paso a OnlyFans, basado en la suscripción en otras plataformas, con un clip en el que se mostraban las partes más decentes de las obras de Peter Paul Rubens, Egon Schiele y otros artistas cuyas obras se exponen en los museos de la ciudad, y se preguntaba al público si quería ver más.


El Museo Albertina, el Museo Leopold, el Museo de Historia del Arte y el Museo de Historia Natural forman parte del proyecto OnlyFans. Anteriormente se convirtieron en "víctimas de esta nueva ola de mojigatería", que dio lugar a la inclusión de obras de arte famosas en las listas negras de las redes sociales y a sanciones impuestas a cualquier cuenta que las publicara, dijo la oficina de turismo.

En julio, el Museo Albertina vio bloqueada su cuenta de TikTok por compartir una obra del fotógrafo japonés Nobuyoshi Araki, en la que aparecía un pecho femenino tapado. En 2019, Instagram culpó al museo de violar las normas de la comunidad cuando compartió una pintura clásica de Rubens.

Mientras tanto, el Museo Leopold se metió en problemas con Facebook e Instagram a principios de este año, después de que su clip promocional, que incluía una obra de Koloman Moser, fuera marcado como "potencialmente pornográfico" por sus algoritmos.

Sin embargo, el caso de censura más ridículo de todos ocurrió en 2018, cuando Facebook le dijo al Museo de Historia Natural que su foto de la estatuilla de la Venus de Willendorf, de 25.000 años de antigüedad, era porno y la eliminó del sitio.
venus of willendorf


Quienes se suscriban a la página OnlyFans de Viena recibirán una tarjeta turística oficial o una entrada gratuita a uno de los museos para comprobar el arte clasificado X en la vida real.