Traducido por el equipo de Sott.net

El gobierno ruso ha recibido la orden de prohibir la apertura de bares, discotecas y restaurantes hasta altas horas de la noche, como parte de las medidas destinadas a frenar el aumento de las infecciones por coronavirus en todo el país y una racha de muertes sin precedentes.
moscow russia residents masks
© Pavel Golovkin, File/AP Photo
El 33,5% de los 146 millones de habitantes de Rusia ha recibido al menos una inyección de la vacuna contra el coronavirus, y sólo el 27,4% se ha vacunado completamente.
En una lista de instrucciones firmada por el presidente Vladimir Putin el domingo, se ordenó a los altos funcionarios que introdujeran una serie de nuevas medidas de salud pública. Entre ellas, "la introducción de una prohibición de celebrar espectáculos y eventos, y de prestar servicios de hostelería por la tarde y noche". Según la directiva, los locales tendrán que cerrar entre las 11 de la noche y las 6 de la mañana cada día.

russia deaths covid october 2021
© Australian News review
El gobierno tiene ahora hasta el 30 de noviembre para informar al Kremlin, tras lo cual las disposiciones se revisarán mensualmente. Varias regiones rusas introdujeron disposiciones similares a principios de año para hacer frente a un fuerte aumento del número de casos de Covid-19, y tanto Moscú como San Petersburgo volvieron a probar medidas similares durante el verano, antes de eliminar las restricciones por completo.

El lunes, las autoridades anunciaron que se habían registrado un total de 37.930 pruebas positivas del virus en las últimas 24 horas, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia el año pasado. Se dice que al menos 1.069 personas han muerto en el mismo periodo de tiempo, lo que se acerca al máximo histórico registrado la semana pasada.

Putin ya ha aprobado un plan para prolongar las vacaciones nacionales, y varias regiones han pedido a los trabajadores que se queden en casa con el sueldo completo durante al menos una semana más. Mientras tanto, tiendas, bares, restaurantes y otros negocios no esenciales de la capital han recibido la orden de cerrar por completo, y el presidente ha declarado que el país tenía que "romper la cadena de propagación del virus".

El alcalde de Moscú, Sergey Sobyanin, dijo a los residentes: "La situación se ajusta al peor escenario posible. En los próximos días alcanzaremos picos históricos en la incidencia de Covid-19".

En la práctica, "el trabajo de todas las empresas y organizaciones en el territorio de la ciudad de Moscú debe ser suspendido, con la excepción de las organizaciones que aseguran el funcionamiento de la infraestructura de la ciudad, las empresas que trabajan a ciclo continuo, y aquellas en las que las actividades no pueden ser terminadas", añadió.