Traducido por el equipo de Sott.net

Los trabajadores de la ciudad salieron a la calle el lunes para protestar contra la vacunación obligatoria del alcalde Bill de Blasio para toda la plantilla municipal. Al menos 20 personas fueron detenidas durante la protesta, dijo una fuente policial.
vaccine protest brooklyn bridge new york city nyc
© Gregory P. Mango
La gran multitud de personas que protestan contra la imposición de la vacuna Covid-19 de la ciudad para los trabajadores municipales el 25 de octubre de 2021.
Días después de que el alcalde anunciara que todos los empleados del gobierno, excepto el personal de las cárceles, tendrán que vacunarse antes del viernes o serán dados de baja sin remuneración, unos 5.000 manifestantes indignados marcharon por el puente de Brooklyn hacia Manhattan.

Muchos llevaban banderas estadounidenses y coreaban "jód***, de Blasio" y "¡no obedeceremos!".

Algunos manifestantes llevaban camisetas de la policía y del departamento de bomberos de Nueva York, y varios enarbolaron banderas de Gadsden "no me pises", mientras que otros llegaron al extremo de llevar estrellas de David amarillas para comparar el requisito de inoculación con la persecución de los judíos por parte de la Alemania nazi.

"Ahora, [después] de trabajar tras innumerables emergencias: el huracán Sandy, las tormentas de nieve... Estoy amenazado. Estamos amenazados de perder nuestro medio de vida por el simple hecho de conservar la opción de proteger nuestros cuerpos", dijo la bombero Sofía Medina después de que la multitud llegara al Ayuntamiento.

"¿Por qué ahora se nos soborna y coacciona para que tomemos una medicación?... No somos ni hemos sido nunca una amenaza para la salud pública".

"Déjanos en paz y déjanos trabajar", dijo a de Blasio. "Apártate de los que queremos trabajar y llegar a tiempo".

"El alcalde de Blasio quiere pintarnos como inmorales, inseguros y un peligro para el público. A los ciudadanos de la ciudad, queremos seguir protegiéndolos", gritó Paul Schweit, que llevaba una camiseta del departamento de bomberos de Nueva York.

"Miles de buenos policías y trabajadores municipales de la ciudad van a perder sus puestos de trabajo", dijo un agente de policía. "¿La buena gente de la ciudad de Nueva York confía en que las personas adecuadas ocuparán esos puestos? Tengo miedo de lo que venga después".

El policía se preguntaba: "Bajo la autoridad del alcalde de Blasio, ¿cuál será la siguiente orden para la policía de Nueva York?".

Otro miembro de la policía de la ciudad se dirigió al Comisionado de la Policía de Nueva York, Dermot Shea, que apoya la imposición de vacunación.

"Al comisario de policía Shea: siempre hemos estado dispuestos a dar nuestras vidas en defensa de los nuestros, ¿corre usted en nuestra ayuda o se queda de brazos cruzados?", dijo un policía, dirigiéndose a los manifestantes.

La protesta contra la nueva política del Ayuntamiento se produce después de que De Blasio anunciara el miércoles que el requisito de "prueba o pinchazo" sería sustituido por una norma de vacunación directa.
nyc new york city workers protest mandate
© Rainmaker Photos/MediaPunch
Un cartel en la protesta que representa a varios departamentos de la ciudad de Nueva York.
Los empleados de la ciudad (incluidos bomberos y policías) estarán obligados a recibir su primera dosis antes de las 5 de la tarde del viernes, dijo el alcalde. Los miembros de la plantilla municipal que no hayan comenzado su serie de vacunas antes del 1 de noviembre estarán de baja sin sueldo hasta que presenten una prueba de vacunación.

Anteriormente, sólo el personal del Departamento de Educación y los trabajadores sanitarios de la ciudad estaban obligados a inocularse contra la Covid-19.

Como incentivo, los rezagados que acepten pincharse recibirán un aumento de 500 dólares en su sueldo.

Los funcionarios de prisiones tienen hasta el 1 de diciembre para recibir su primera toma, debido a la actual escasez de personal en la atribulada Rikers Island.

Algunos trabajadores de la ciudad que ya recibieron sus inyecciones dijeron a The Post que consideraban que no recibir la recompensa de cientos de dólares era una señal de "falta de respeto".

La manifestación se produce después de que una turba de antivacunas se reuniera el domingo frente al Barclays Center para apoyar a la estrella de los Nets Kyrie Irving, a quien el equipo no permite jugar porque aún no se ha vacunado.